¿Dar o no educación sexual? Esa es la cuestión…

El tema de sexualidad pone nervioso a muchos y más cuando hablamos de discapacidad intelectual. Se cree que las personas con discapacidad intelectual son asexuales, que no necesitan dar rienda suelta a sus deseos, que su sexualidad debe ser reprimida y esto es un error. Ellos y ellas sienten amor, desean ser acariciados y acariciar, tienen curiosidad sobre su cuerpo, tienen respuestas corporales ante ciertas imágenes o fantasías, se excitan y quieren disfrutar del placer, pero muchas veces existen prejuicios que los alejan de la posibilidad de hacerlo.

La educación sexual es fundamental y se requiere de un compromiso de padres y educadores para hablar de temas como la pubertad y sus cambios, el amor y el desamor, la intimidad, el placer, el respeto por uno mismo y por el otro, el conocimiento de su propio cuerpo, higiene, masturbación, la relación sexual, el embarazo y sus riegos, métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual.

México es el país latinoamericano número uno en abuso sexual infantil de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y las personas con discapacidad son cuatro veces más vulnerables, por lo que hablar sobre este tema es vital para su sano crecimiento.

Pero así como les enseñamos a protegerse y a detectar un abuso, debemos educar hacia el placer y la diversión (con responsabilidad); este es un derecho promovido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) durante 2006 en la Convención sobre los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad.

Cuando he dado conferencias pregunto: ¿Han leído sobre sexualidad? quizá el 50 por ciento se atreve a levantar la mano, y al preguntar: ¿Dónde han leído sobre ello? la mayoría responde que en revistas. Eso no es educación. (Y así pretendemos informar y guiar a nuestros hijos).

Muchas personas no saben cuáles son sus derechos sexuales, cómo detectar una infección o cuáles son sus zonas erógenas. Tenemos que sentirnos a gusto y cómodos con nuestra propia sexualidad, aprender y gozar sin tabús, sin miedos, sólo así lograremos transmitir un mensaje positivo y sano.

Algunas propuestas para abordar el tema de sexualidad con niños y adolescentes son:

-Informarnos sobre la discapacidad específica (sus limitantes reales), conocer las etapas psicosexuales de los niños y la información que deben tener.
-Dejar de pensar por ellos, de adivinar e interpretar y comenzar a comunicarnos abiertamente en el tema.
-Utilizar libros y videos que puedan ser vistos, cuestionados y discutidos.
-Hacer grupos de iguales y por medio del juego realizar ejercicios de elecciones, simulaciones, actuaciones, dibujos y actividades con temática sexual.
-Un apoyo para trabajar con el tema de higiene, partes privadas y abuso son las muñecas y muñecos.
-Los dilemas escritos en tarjetas o en pizarrones los ayudan a prever situaciones de riesgo.
-Utilizar material de apoyo para ser lo más específico posible (toallas sanitarias, tampones, condones, geles, pastillas anticonceptivas, DIU, etc.)

Hoy vemos personas con discapacidad intelectual viviendo en pareja y/o en matrimonio, disfrutando de una vida juntos y batallando con ella de igual manera. También se incluyen materias de sexualidad en maestrías y licenciaturas de Educación Especial. Aun así, observamos a educadores y padres negando la posibilidad de una sexualidad sana y natural, con miedos y prejuicios, conocemos a padres que esterilizan a sus hijos por temor a un embarazo. Por ello hago una invitación a que sigamos hablando de este tema, aprendiendo y promoviendo los derechos sexuales y la educación sexual a todos y todas por igual.

Recordemos que las personas con discapacidad intelectual son seres que tienen necesidades afectivas y sexuales, y su discapacidad no los exime de esto.

Si desean saber más de este tema pueden escribirme a:
Mail: sexologa@cc.com.mx
Twitter @fortunadichi
Facebook Fortuna Dichi Sexóloga

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

1 comentario en “¿Dar o no educación sexual? Esa es la cuestión…”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.