¿Qué es la Discapacidad Intelectual?

La discapacidad intelectual implica una dificultad esencial para el aprendizaje y la ejecución de algunas tareas de la vida diaria, debido a limitaciones sustanciales en la inteligencia conceptual, la inteligencia práctica y la inteligencia social.

Cuando el funcionamiento intelectual de un niño es significativamente inferior al de sus compañeros de la misma edad, se le dificultará desarrollar las habilidades adaptativas que todos necesitamos para desempeñarnos con independencia en la vida cotidiana, en actividades como comunicarse, cuidar de sí mismo, realizar las tareas hogareñas, relacionarse adecuadamente con los demás, usar los servicios de la comunidad, desarrollar actividades académicas funcionales, organizar y aprovechar su tiempo libre, y finalmente, desempeñar un trabajo útil y productivo.

Los elementos clave para entender y visualizar el concepto son tres y se relacionan como los lados de un triángulo: En la base está el FUNCIONAMIENTO de la persona. Los lados de este triángulo representan a las CAPACIDADES y los ENTORNOS.

Se sitúan las capacidades del lado izquierdo del triángulo para indicar que el nivel de inteligencia y las habilidades adaptativas está relacionado con el funcionamiento de la persona. Al nombrar las capacidades se destaca que no sólo se tomarán en cuenta las limitaciones de la persona sino también sus habilidades.

El lado derecho del triángulo representa los entornos o ambientes en los que vive la persona con discapacidad intelectual, aquellos en los que aprende, juega, trabaja y socializa.

Queda claro que la relación entre las capacidades de una persona y las demandas del entorno en el que vive, determinan su nivel de funcionamiento. Pero este funcionamiento también se ve influido por la cantidad y calidad de apoyos con los que cuente la persona con discapacidad.

Esta definición relativiza la importancia de las limitaciones intelectuales al ponerlas en relación con las demandas del entorno. Si las limitaciones no tienen un efecto real en su funcionamiento no puede hablarse de discapacidad intelectual. Las personas con limitaciones intelectuales suelen tener éxito cuando se desarrollan en situaciones sociales menos complejas o con menores demandas intelectuales y pueden incluso destacar por otras capacidades que son apreciadas y valoradas en el contexto en el que viven.

La relación entre las capacidades de la persona y las demandas de su entorno determinan su nivel de funcionamiento. Cuando las capacidades son altas o cuando el entorno es óptimo la persona tendrá condiciones para funcionar de una manera autónoma. Cuando no es así, requerirá de apoyos para funcionar adecuadamente.

El primer apoyo que todos tenemos son nuestros propios recursos. Cuando estos no resultan suficientes, o no sabemos cómo emplearlos para resolver una situación o un problema, recurrimos a familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo. Esos son apoyos naturales y lo más deseable es que la persona con discapacidad encuentre en su ambiente de manera natural, como todos, la ayuda que necesita.

Para algunas personas será fundamental contar, además, con apoyos tecnológicos o físicos cuando, por sus limitaciones requiera adaptaciones que simplifiquen el uso de objetos o materiales en la vida cotidiana.

Por último están los apoyos proporcionados por los servicios de rehabilitación que, además de habilitar a la persona para desempeñarse mejor, pueden orientar a la familia, los amigos o los compañeros para dar una ayuda más eficiente a la persona.

El apoyo tiene que ser adecuado, oportuno y sólo por el tiempo necesario para que la persona adquiera autonomía en esa área. Sabemos que una persona está recibiendo el apoyo adecuado cuando éste contribuye a su desarrollo personal, social y emocional, fortaleciendo su autoestima y cuando no solamente recibe ayuda sino que se valoran sus aportaciones y se le ofrecen oportunidades en las que la persona con discapacidad también puede apoyar a los demás.

Referencias
Ararú. Mi hijo tiene discapacidad intelectual.

http://ocw.um.es/gat/contenidos/garcia/Biopatologia_infantojuvenil_y_NEEs/doc_temas/9e_mihijo_di.pdf

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.