Hacemos lo que nos gusta

“El ocio es la madre de todos los vicios” frase muy popular que nos han dicho, la hemos hecho nuestra y la hemos creído. Probablemente en la connotación histórica, social y cultural del siglo XX, tenía su sustento para propagarlo.

Sin embargo, a finales de ese siglo que nos dejó e inicio de este XXI, se le comenzó a conocer al ocio con otra percepción, gracias al movimiento de personas con discapacidad en México y en el mundo que pedían se le dejará de ver como minusválidos o desvalidos, y comenzaron a demandar que respetarán sus derechos de libre elección que corresponden a su autonomía, lo que ahora conocemos como autodeterminación. De aquella agitación se derivó la frase “Nada de nosotros sin nosotros”.

La palabra ocio proviene del latín otium y significa reposo. Son aquellas actividades que se realizan sin presiones externas, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. Es la disposición del tiempo libre a través de la elección propia a otras acciones

Es pues, la oportunidad que la persona con discapacidad o autismo tiene para hacer, realizar o ejecutar aquello que tanto le gusta, disfruta y entretiene; por el simple hecho de querer hacerlo. Correr, nadar, cantar, bailar, recitar, cocinar, cuidar las plantas, ver pelis. Algunas de las condiciones que se requiere para que sea considerado como tiempo de ocio, es que la actividad no corresponda a un fin terapéutico. Tampoco tener nociones técnicas y profesionales para llevarlo a cabo. Simplemente hacemos lo que nos gusta.

Por supuesto que se corre el riesgo de perder la posibilidad de ejercitar la autodeterminación y darle paso a la ‘madre de todos los vicios’ o conductas no apropiadas en nuestros chicos con discapacidad o autismo. Para ello convendría seguir el siguiente esquema:

El ocio está dentro de la programación del tiempo de nuestra agenda diaria y 

semanal. Se divide en ocio activo, donde el participante es receptor y emisor de estímulos; y el ocio pasivo, donde el involucrado es solamente receptor.

En ambos casos los beneficios son los mismos: Placer y disfrute personal, fomentar las relaciones interpersonales, la participación en la comunidad, potenciar el desarrollo personal, empoderar la autonomía a través de la elección de actividades, ejercitar la autodeterminación. Primero Persona

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.