Inclúyeme avanza

La importancia de protocolos de prevención y acción en situaciones de emergencia para personas con discapacidad

viernes, enero 19, 2018

Por: Claudia García de A.   y Alma Diaz

En el presente escrito, abordaremos particularmente, el Derecho de las Personas con Discapacidad frente a las Situaciones de Riesgo y Emergencias Humanitarias (artículo 11 de la CDPD, 2006), pues de acuerdo con este derecho y a nivel mesosistema y exosistema (familia, amigos, centros escolares, centros de día o noche, centros de trabajo y la comunidad), fundaciones como Fundación Inclúyeme, deben, en medida de lo posible, realizar acciones para garantizar la seguridad y la protección de las personas con discapacidad en emergencias cotidianas y masivas como situaciones de riesgo o desastres naturales, entendiendo que estos últimos pueden ser terremotos, inundaciones, incendios, entre otros (PAP, 2015).



La Organización de las Naciones Unidas (ONU, 2017), nos indica que, en los últimos años, las Personas con Discapacidad ante situaciones de emergencias o desastres son más vulnerables y tienen más probabilidad de rezagarse o de ser abandonados ante situaciones críticas masivas; además, en los procesos de acción de emergencia cotidiana o masivas, se ven limitadas por cuestiones de accesibilidad, planificación y preparación ante estas eventualidades. Se sufre discriminación por motivos de discapacidad, por el simple hecho de que no se les tiene contemplado o en cuenta en los protocolos de emergencias.


En Fundación Inclúyeme, se interviene desde el acceso y uso de información y/o formación, es decir,  desde intercambio de información de particularidades de cada departamento y roomies, hasta la capacitación a personal operativo para que lo repliquen con los usuarios del servicio; así como su aplicación en la realización de simulacros de diversas situaciones y niveles de emergencia; actualmente hemos establecido protocolos con las funciones, actividades y tareas de cada uno de los involucrados: Direcciones de Vida Independiente y de Familias, Facilitadores Senior y Titular y roomies de todos los departamentos y sus familias.


A este sentido, contamos con dos ejemplos claros sobre la realización de acciones a seguir en caso de emergencias cotidianas y masivas de desastre. El primero, los relacionados con las eventualidades de la vida diaria y aplicables a emergencias menores hasta emergencias de salud significativas que implican traslado al hospital, y el segundo, desastres naturales, desde protocolos de seguridad, comunicación y desalojos de departamentos como los terremotos ocurridos en septiembre de 2017.



Cabe destacar que Fundación Inclúyeme, siempre se ha enfocado en la prevención, desde el acceso a la información y acciones de juicio común y social en esos momentos. Sin embargo, a raíz del nuevo modelo del Programa de Vida Independiente basado en la modalidad de roomies y la protocolización de diversos procedimientos basados en planteamientos de la Convención, se ha destacado un poco más en la visión y misión institucional, ambas basadas en el desarrollo de habilidades de personas con discapacidad que fortalezcan su proceso de inclusión y participación, desde el ejercicio de sus derechos como ciudadanos independientes y de gran aporte social.

 

En este caso, particularmente el desarrollo de habilidades adaptativas, de salud-seguridad y autodirección, a nivel conceptual y práctico, pues dentro de cada uno de los departamentos se trabajan dichas habilidades, desde el traspaso de información y realización de simulacros, brindamos a los roomies acceso y uso de estrategias relacionadas a su autodeterminación en diferentes momentos y niveles.


Ejemplo de estos momentos y niveles, es que a los rommies se les hizo partícipes de la toma de conciencia y decisiones en relación con los Protocolos de Seguridad en emergencias cotidianas y emergencias masivas. Con base en el desarrollo y funcionalidad de sus habilidades adaptativas de salud-seguridad y autodirección, se les invitó a contribuir en la creación de los protocolos de seguridad, destacando el qué hacer ante una emergencia menor y qué hacer ante emergencia masiva, trabajando desde el sentido de pertenencia al departamento y visión de roomies (trabajo colaborativo), destacando actividades de llenado de su ficha médica, documentos necesarios, qué hacer y a quién llamar, resaltando la importancia de los cuidados de salud particulares o accidentes mínimos y eventuales, participando en simulacros o fungiendo como responsable de curar accidentes mínimos o incluso convertirse en co-facilitador temporal ante la necesidad de apoyo en sus funciones como responsable y apoyar en las acciones a seguir en caso de una emergencia cotidiana o masiva, particularmente los temblores.


Bajo estos cambios y nuevas acciones de toma de consciencia y participación de todo el personal incluido los roomies, es que a continuación exponemos los protocolos de seguridad construidos a raíz de las experiencias vividas durante el segundo semestre del 2017, específicamente, protocolos en caso de emergencias cotidianas (acciones de salud y médicas) y de emergencias masivas (como acciones en un temblor). No se especifican situaciones particulares dado que el procedimiento a seguir será muy parecido.

 

Primer protocolo de emergencias médicas

Primer protocolo ante desastres naturales

•  Ante una emergencia médica, el facilitador titular trata de controlar la situación.

 

• Se notifica a la Dirección de Vida Independiente o Médica, quienes darán las primeras indicaciones y localizarán a la familia.

 

• El facilitador titular deberá seguir las primeras indicaciones al pie de la letra.

 

• El facilitador titular deberá apoyarse de los mismos usuarios y del facilitador titular vecino (en caso de tenerlo, en su defecto con los roomies).

 

• El facilitador titular deberá esperar la llamada de direcciones que darán las nuevas indicaciones de los familiares, y seguirlas directamente.

 

• En caso de ser necesario el traslado al hospital (ambulancia), la responsabilidad del facilitador titular solo cubre el ingreso hospitalario, la familia es encargada de llegar y tomar las decisiones.

 

 

• Los roomies quedan a la supervisión del facilitador vecino, en caso de no tener, tranquilizarlos de que se quedarán solos y que a la brevedad llegará alguien del personal de Fundación Inclúyeme.

 

• Cualquier eventualidad se resuelve bajo juicio común valorando costo-beneficio y se contempla para futuras situaciones o emergencias médicas.

 

• La dirección de Vida Independiente y la dirección de Familias localizan a familiares para ver procederes y particularidades con cada roomie, una vez obtenida la información y tomadas las decisiones, se baja la información al facilitador senior y éste al titular.

 

• El facilitador senior se coordina con instituciones de día y trabajo de los roomies para verificar procederes y particularidades de cada uno. Una vez obtenida la información, reporta a la dirección de Vida Independiente y se toman decisiones, una vez realizadas se baja la información al facilitador titular.

 

• Los facilitadores titulares de cada departamento localizan directamente a sus usuarios para identificar que están bien y saber el proceder verificando si ya se comunicaron con familiares, si continúan en el trabajo, si se dirigen a casa o si llegan directamente al departamento, etc. Una vez obtenida la información sube a los canales de comunicación.

 

 

• Hay toma de decisiones y retroalimentación constante entre todos los involucrados del personal de Fundación Inclúyeme, roomies y su familia. Principalmente en la necesidad de desalojo, reubicación o seguimiento.

• Cualquier eventualidad se resuelve bajo juicio común valorando costo-beneficio.

 

 

En todo este proceso ya hubo un trabajo previo en acceso y uso de la información, fichas médicas, base de datos de roomies, familia, y emergencia, instituciones de día, procedimientos mínimos, entre otros, además de complementarse con las medidas preventivas, realizadas en cada uno de los departamentos, así como la realización de simulacros de situaciones reales y supuestas.

 

 

Cabe destacar, que también realizamos dinámicas después de las situaciones de emergencia médica o desastres naturales, pues los efectos a nivel psicológico, emocional y conductual influyen directamente en el nivel de funcionamiento de las personas con discapacidad, siendo necesario más tiempo y herramientas para regresar a su estilo de vida normal. Por lo que es importante brindar apoyo desde diversas estrategias o técnicas como mediación, proyectivas o de expectativas en situaciones hospitalarias y estrategias de técnicas más elaboradas como las  de los primeros auxilios psicológicos Debriefing o Defusing aplicables inmediatamente y en el proceso apoyando a la persona con discapacidad a visualizar señales de alarma, niveles de activación, sus factores protectores y factores de riesgo, sus pautas de autocuidado y psicoeducativas necesarias, así como la importancia del rol de sí mismo, su familia y asociación, en este caso Fundación Inclúyeme, y sus centros de día.


Cerraremos comentando, que las propuestas protocolarias de seguridad dependen de las características de cada fundación, de la cultura de prevención y de capacitación, de los mismos beneficiarios del servicio y sus familias, entre otras; deben tenerse en cuenta porque más que ser un asunto de derecho, llevarlos a cabo como prevención primaria, secundaria y terciaria ayudará a la participación de las personas con discapacidad en la planificación de acciones, antes durante y después de situaciones de emergencias cotidianas o masivas, de riesgo y situaciones humanitarias en general.






Comentarios
El anuncio no tiene comentarios.
Escribe tu comentario
 
 
 
Captcha Image
Comentario 
Trackback Link
http://www.incluyeme.org/BlogRetrieve.aspx?BlogID=18055&PostID=1519100&A=Trackback
Trackbacks
El anuncio no tiene trackbacks.