Inclúyeme avanza

Ser y crecer como Facilitador de Fundación Inclúyeme

lunes, diciembre 10, 2018

Por Cristian Figueroa

La vida cotidiana en nuestro país es diversa y cambiante, el proceso de integración a la vida social, escolar, recreativa, laboral y  profesional de cualquier persona es el resultado de un amplio esfuerzo individual y colectivo que depende de redes de apoyo que permitan una vida independiente. Sin embargo estas dificultades representan grandes barreras para las personas que viven con discapacidad intelectual, una condición social de vida que aún en nuestro país representa un gran reto para la inclusión y mejoramiento de la calidad de vida y que atienda las necesidades de las personas con discapacidad intelectual.


Ser facilitador no es sinónimo de cuidador.


Si bien es cierto que existen barreras para las PcD, nuestra labor como profesionales significa alejarnos de los paradigmas paternalistas y establecer vínculos de apoyo social y emocional para romper con estereotipos y metodologías que antes no permitían el acceso a una calidad de vida.


Mi paso como facilitador en Fundación Inclúyeme ha consolidado un compromiso de acción social con PcD, generando y/o potenciando herramientas que les permita acceder al derecho universal de vivir de manera autónoma e independiente.


Cuando ingrese a la fundación y conocí al grupo de PcD con las que iba a convivir mi primer tarea fue identificar la diversidad de contextos, personalidades, historias de vida, habilidades y problemáticas con las que iba a caminar, supuse que lidiar con toda esa complejidad iba significar un fracaso rotundo en las intervenciones del día a día, por esta razón fue necesario establecer un proceso constante de comunicación y confianza que me permitiera identificar necesidades que puedan mejorar el crecimiento individual.


Dador de ojos y oídos.


Un trabajo arduo en el ejercicio profesional como facilitador representa la necesidad de mantener una autocrítica constante que pueda fortalecer ojos y oídos para mirar y escuchar a quienes por razones sociales y culturales se les ha negado el derecho de ser vistos y escuchados. Por tal razón las intervenciones estáticas y paternalistas se verán rebasadas por los contextos de realidad.


En el proceso de formación para la autodirección y autonomía que requieren las PcD ha sido necesaria mucha paciencia, empatía, establecimiento de vínculos de comunicación y de buenos consejos, no de indicaciones y reglas ajenas que no permitan la toma de decisiones y logren visibilizar las consecuencias de sus actos.


El reto más grande como profesional ha sido el fortalecimiento de habilidades que permita a las PcD identificar su realidad, apropiarse de su persona y hacerse cargo de sus decisiones, este proceso les ha dado la pauta para mirar hacia el futuro y generar metas hacia el mejoramiento de su calidad de vida.


El acceso a la vida independiente para las PcD es un derecho y  un reto para nuestra sociedad. Lograr más espacios de inclusión es una meta, la tarea a seguir es de integración no de aislamiento, y debe ocurrir en todos los ámbitos existentes en nuestro país.

Susana.

lunes, noviembre 12, 2018

Por: Mara Sabio Ruiz


Se han puesto a pensar ¿qué pasa con aquellos niños y jóvenes con discapacidad que han sido maltratados y/o abandonados y son retirados de sus familias, quedando a cargo del Estado?


Tal vez solamente se queda uno con la imagen del “pobre niña / niño con discapacidad y además, sin familia”. No imaginamos que esos niños se convierten en adultos, en situaciones de vida limitadas a modelos de atención asistencial, en donde en el mejor de los casos, cuentan con TECHO, COMIDA y CUIDADOS MÉDICOS; pero ni hablar de derechos, inclusión y participación social.


Hace 2 años llegó a nuestra Fundación Inclúyeme una persona que vino a romper esquemas y a ampliar visiones.




En septiembre de 2016, DIF CDMX se acercó a nosotros para pedir ayuda, orientación y apoyo.  Tenían a su cuidado a una chica de 25 años, víctima de abuso del caso Internacional de Casa Esperanza (caso de una casa hogar en donde vivían en condiciones inhumanas) y rescatada por Disability Rights, junto con decenas de jóvenes.


La chica no lograba ser acomodada en ninguna otra casa, por lo que vivió cerca de 1 año en un cuarto de hotel, prácticamente sin interacción con otras personas, pero el destino le tenía preparado algo que cambiaría por completo su vida.


Susana (por ponerle un nombre) se integra al Programa de Vida Independiente de Fundación Inclúyeme, viviendo los 7 días de la semana en un departamento con otras chicas y su facilitador.


En este espacio, con un programa personalizado ha ido desarrollando poco a poco habilidades de cuidado personal, de comunicación y socialización, preparación de alimentos, uso de la comunidad. Actualmente está desarrollando las habilidades necesarias para poder contar con un trabajo remunerado y así día a día va logrando mayor autonomía.




El camino no ha sido fácil, fue un cambio radical para ella. El vivir en un ambiente de respeto, digno, con derecho de opinar, de ser escuchada, de ser tomada en cuenta y tratada como una PERSONA es ahora parte de su realidad.


Tan es así, que cuando la Comisión de Derechos Humanos del D.F. platicó con ella el año pasado para darle seguimiento a su caso, Susana expresó “ahora soy feliz”


Con su apoyo podremos seguir dando OPORTUNIDADES para todos.

Desinstitucionalización, cambiando la vida de las PcD

viernes, septiembre 28, 2018
Por Eduardo Velasco Soto

“Yo no sé caminar, sé volar, Yo no sé hablar, sé escuchar la música y las palabras de Joan Manuel Serrat. Yo no sabré subir, sé escalar y no sabré andar, pero me sé sentar a contemplar una puesta de sol en la montaña y en el mar. Yo no sabré ver, pero sí mirar los ojos de mi perro que no pueden hablar” – Gabriela Brimmer


Inicio mi texto con este pensamiento el cual nos dice que no tenemos que ser perfectos para poder disfrutar nuestro mundo.


El trabajo con personas con discapacidad es muy enriquecedor, nos permite tener otra visión con respecto a la percepción de nuestro mundo.


Cuando recibí la invitación por parte de Fundación Inclúyeme a formar parte de este proyecto desinstitucionalización con chicos con discapacidad, me emocioné por el amplio abanico de posibilidades de trabajo que podríamos realizar con ellos, y la verdad es infinita.


Mi experiencia en el tiempo que llevo es muy grata, tanto a nivel personal, como profesional. Cada usuario aporta su personalidad y vivencias, y en el trabajo día a día nos van sorprendiendo con las habilidades que van adquiriendo y se vuelve muy enriquecedor.


Con el conocimiento de que emocionalmente no es conveniente crear lazos afectivos para no perder la visión del objetivo del trabajo, es una situación inevitable debido a que vas creando un ambiente de confianza que permite que los usuarios se vayan sintiendo cómodos y facilite el trabajar con ellos.


Dentro de nuestros talleres que estamos aplicando se busca potencializar las habilidades y destrezas que los usuarios  tienen dentro de sus centros, estas actividades nos permiten  brindar una nueva dinámica de trabajo que les facilite a los trabajadores  encontrar nuevas formas de trabajo con los usuarios y sacar el máximo provecho al trabajar con grupo pequeños en un inicio, que este trabajo tenga una replica y se pueda realizar de manera conjunta con los trabajadores para los demás usuarios del centro .


Trabajamos en áreas como la vida independiente, uso de la comunidad y la socialización.


Objetivos Generales

  • • Desarrollo del personal en distintos aspectos de su vida, que le permita, dentro de sus limitaciones, una autonomía propia como persona.

  • • De forma paralela incentivar las relaciones humanas del individuo y el desarrollo de su autoestima.

  • • Dentro de este taller también se llevará a cabo un "Programa de apoyo en los hábitos de higiene", cuyo objetivo básico es desarrollar la autonomía personal de cada uno con respecto al aseo.



CREAR SU INDEPENDENCIA


TALLER DE HABILIDADES DE LA VIDA DIARIA (H.V.D.)

  • • Situarse en la semana.

  • • Situar en el futuro acontecimientos que se repiten periódicamente.

  • • Situar en el futuro ciertos acontecimientos excepcionales.

  • • Señalar el acontecimiento más importante del día.

  • • Localizar un acontecimiento pasado.


TALLER DE REFUERZO DE LOS CONOCIMIENTOS ADQUIRIDOS.

  • • Reforzar las actividades incluidas en el resto de talleres que necesiten más apoyo.

  • • Aumentar su capacidad de razonamiento, de centrar la atención y potenciar su desarrollo intelectual.


Objetivos Generales:

  • • Incrementar las habilidades sociales de los usuarios

  • • Incrementar la autoprotección ante posibles situaciones de riesgo.

  • • Proveer a los usuarios de conocimientos sobre sí mismos y su sexualidad.

  • • Ayudar a los usuarios a comprender los cambios que ocurren durante.


Etapas del Programa Sensibilización

Conocimiento personal

  • • Identificación como una persona única, con personalidad propia.

  • • Reconocerá su propio sexo, así como el de terceras personas.

  • • Identificación de estímulos sociales específicos de cada sexo.

  • • Valor como persona.

  • • Reconocimiento en sí mismo de capacidades y habilidades.

  • • Aumentar el nivel de autoestima.

  • • Uno mismo y la comunidad.

  • •Reconocer en sí mismo y a terceras personas como: bebe, niño, joven, adulto.

  • • Identificara actividades y responsabilidades que las personas de ambos sexos llevan a cabo en los diferentes ámbitos.


Relaciones Humanas.

  • • Reconocer el comportamiento a manifestar en las diferentes relaciones. Amistad y familia conversación, juegos y paseos, platicar sentimientos, abrazos contacto físico.
  • • Extraños.
  • • Quién es una persona extraña.
  • • Por qué ser precavidos con extraños.
  • • Autocuidado.
  • • Aprenderá a solicitar ayuda en la calle al dirigirse a gente extraña. Reconocer aproximaciones de personas que pueden atentar contra su integridad personal.
  • • Reconocerá acciones que, de llevarlas a cabo, puedan representar un riesgo o una sanción para él.
  • • Edad Adulta.
  • • Reconocer los comportamientos esperados para un adulto en la sociedad.
  • • Mayor libertad en preferencias laborales, pareja, arreglo personal, manejo del tiempo libre.


Se aprende de su sonrisa se aprende de su capacidad de asombro y me enorgullece ser parte de su aprendizaje para que sigan siendo felices y tengan las herramientas para poder seguir creciendo en este país incluyente que queremos tener.

La Evaluación para PcDI y su importancia

viernes, septiembre 07, 2018

Por: Mariana Torres Oaxaca


Todos hemos escuchado alguna vez que las personas con discapacidad intelectual necesitan apoyo para realizar sus actividades, pero alguna vez nos hemos preguntado ¿a qué se refieren con esto?, y más aún, tenemos claro ¿qué es un apoyo?, ¿cómo debemos apoyar? y si ¿debemos darle nuestro apoyo en todo momento?


Para poder entender esto, tendríamos en primer lugar que tener claro que, como se plantea desde el paradigma social, la discapacidad más allá del diagnóstico que se tenga, es creada por la misma sociedad que limita e impide que las personas puedan incluirse, es decir, la discapacidad está presente en el momento en que una persona con limitaciones interactúa con las barreras presentadas por la sociedad,   por lo que el foco de atención no debería ser la condición de vida de las personas con discapacidad, sino las acciones que como sociedad podemos llevar a cabo para lograr disminuir las barreras que impiden el desarrollo pleno de las mismas.


Y ¿cómo disminuimos esas barreras? ¡Creando apoyos!, pero ¿qué son los apoyos? De acuerdo con la  Asociación Americana de Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo, AAIDD, (anteriormente denominada Asociación sobre Retraso Mental, AAMR) (2002 / 2004, P.186), los apoyos se definen como “recursos y estrategias cuyo propósito es promover el desarrollo, la educación, los intereses y el bienestar personal que mejoran el funcionamiento individual”, los apoyos pueden ser físicos, verbales, visuales o tecnológicos, es decir, son acciones (dar indicaciones verbales,), objetos (Tablet, fotografías), modificaciones en infraestructura (rampas), etc., que ayudan a mejorar las condiciones del contexto en el que las personas con discapacidad se desenvuelven para volverlos más adecuados.



Una vez que sabemos qué son los apoyos, entonces habría que comenzar a crearlos y aplicarlos, pero para esto es importante saber qué tipo de apoyos vamos a utilizar, cuándo requieren estos apoyos, es decir, qué actividades pueden realizar por sí mismos y en qué actividades necesita apoyo y por cuánto tiempo se le debe dar ese apoyo, es decir, la frecuencia, tiempo y tipo de apoyo.


Para obtener toda esta información de manera precisa, es necesario realizar una evaluación. Viendo esta necesidad, en 2004 un grupo de investigadores (Thompson, Bryant, Campbell, Craig, Hughes, Rotholz, y Wehmeyer) desarrollaron una escala con la que se pudiera determinar la Intensidad de Apoyos para Adultos con discapacidad, y es así como surge el SIS (Support Intensity Scale for Adults), traducido al castellano en 2007 (Verdugo, Arias e Ibáñez). Este instrumento nos permite tener una visión completa y desglosada de las necesidades de apoyo en diferentes ámbitos de su vida diaria, además de funcionar como auxiliar en el


Aunado a esto, una de sus grandes ventajas es que puede ser aplicado nuevamente después del desarrollo del programa, lo que permite tener evidencia del impacto de este, mostrando hasta qué punto las limitaciones funcionales se han reducido y en qué medida han aumentado las habilidades y conductas adaptativas de la persona con discapacidad, lo que repercute directamente en una mejora en su calidad de vida.



Pero ¿quiénes pueden dar esos apoyos? ¡TODOS! Cualquier persona que interactúe de manera directa con una persona con discapacidad puede (y debe) dar los apoyos necesarios para su participación plena. Pongamos un ejemplo:


Digamos que Raquel es una joven de 22 años con discapacidad intelectual. Después de aplicar el SIS, se puede observar que requiere de apoyo constante en el área de higiene y cuidado personal, específicamente para bañarse y peinarse ¿qué tipo de apoyo se le daría? Bien podría pensarse en un inicio que el apoyo debería ser físico, es decir, ayudarla a enjabonarse, secarla, peinarla, etc., pero ¿qué pasaría si en lugar de eso, brindamos apoyos para volverla una mujer independiente? Entonces podríamos pensar en darle apoyos visuales, es decir, darle el proceso de baño y peinado con fotografías que podrían ser pegadas en la regadora y junto al espejo, de esta manera ella sabría que el paso 1 para bañarse es, por ejemplo, asegurarse de tener una toalla a la mano, después templar el agua, posteriormente ponerse jabón en el cabello y enjuagar hasta que deje de salir espuma, etc., y hacerlo de misma manera con el proceso para peinarse, y de esta manera, promover que sea una adulta más independiente.


También podríamos pensar en Jaime, un adulto de 29 años quien además de tener discapacidad intelectual, tiene grandes dificultades de comunicación. Los resultados de su evaluación indican que requiere de grandes apoyos para poder relacionarse con personas y hacer uso de los servicios de su comunidad, como ir al cine o comprar en la tiendita de la esquina. ¿Qué apoyo requeriría? Podría pensarse que hay que acompañarlo a todos lados para poder hablar por él y de esa forma que pueda interactuar en su comunidad, pero ¿qué pasaría si en lugar de eso se le dota de apoyos tecnológicos, como un tablero de comunicación y se le enseña a usarlo para poder pedir en el cine unas palomitas, comprar alimentos en la tiendita de la esquina o relacionarse con sus compañeros de trabajo? Entonces estaríamos promoviendo que Jaime sea un adulto independiente que participa dentro de su comunidad.


Lo anterior quiere decir que los apoyos pueden ser tan complejos o tan sencillos como cada persona lo requiera, lo importante es dar los apoyos que cada uno necesita de acuerdo con sus habilidades, lo que les permitirá tener un desarrollo pleno dentro de su comunidad.


Asociación Americana de Retraso Mental (2004). Retraso Mental. Definición, clasificación y sistemas de apoyo (10° edición). (Traducción de M. A., Verdugo y C. Jenaro). Madrid: Alianza Editorial. (Trabajo original publicado en 2002).


Thompson, J.R., Bryant, B., Campbell, E.M., Craig, E.M., Hughes, C., Rotholz, D.A., Wehmeyer, M. L. (2004).Supports Intensity Scale user’s manual. Washington, DC: American Association on Mental Retardation.

Donar, debe convertirse en un acto de unión y fraternidad.

viernes, agosto 10, 2018


Por: Ariadna Laguna, Procuración de Fondos de Fundación Inclúyeme

Procuración de fondos, Movilización de recursos, Canalización de donativos, Desarrollo institucional, etc., al final… Las actividades que se requieren para atraer donaciones a una Organización de la Sociedad Civil parecieran que son las mismas, le pongamos el nombre que le pongamos al Área. Y no se trata sólo de nombrarla intentando que sea el nombre más creativo, el más adecuado o el menos “agresivo” desde la percepción de los donantes; lo que ocurre adentro, a veces con sólo una persona o con más de cinco en organizaciones más robustas, podría definirlo como algo mágico.


Actualmente, conseguir que las personas o las empresas donen a alguna causa social es una labor titánica, no hemos crecido con una cultura de la filantropía y a veces, al no conocer por completo el destino final de nuestras buenas intenciones nos puede generar desconfianza. Por otro lado, destinar parte de nuestros ingresos a donativos tampoco resulta fácil, de pronto vemos a chicos boteando o intentando acercarse a nosotros para platicarnos de alguna causa ¿qué hacemos? La mayoría de las veces les damos la vuelta y hasta nos cruzamos del otro lado de la calle. Esto por el lado de las personas, pero si hablamos de las empresas, es aún un poco más complicado, es una labor que requiere de la virtud de la paciencia para no desistir al buscar una cita o para esperar a que nos envíen los añorados documentos para solicitar recursos y entrar a una lista de espera con otras organizaciones.



Con todo esto que comento no intento acrecentar el pesimismo para recaudar fondos o para reforzar las ideas de que en México la gente no dona, mi intención es presentar una realidad que día a día vivimos los que nos dedicamos a esta gran labor de ser el portavoz de una causa. Para mí, es completamente gratificante tener la dicha de tener bien puesta la camiseta de la organización en la que me encuentro y poder crear ideas y estrategias de cómo lograr acercarme a los donantes.


Soy Fundación Inclúyeme, y en esta organización no sólo nos distinguimos por tener un modelo vanguardista de Vida Independiente para personas con discapacidad intelectual o por llevar en alto el estandarte de difundir el paradigma social de la discapacidad en México, además, somos un equipo de trabajo comprometido con nuestra causa y en especial, en los temas relacionados con la vinculación y la procuración de recursos económicos que nos permitan continuar con nuestra labor y beneficiar a más y más personas con discapacidad intelectual.


Cada día pensamos y nos aventuramos en nuevas formas de recaudar, porque no sólo se trata de pedir dinero para preservar la operación diaria o para que la sociedad se sensibilice en materia de discapacidad. La magia que hay dentro de Inclúyeme para reforzar el apoyo de nuestros donantes que ya son como familia porque no dejan de creer en nosotros o la que ocurre al encontrarnos por primera vez con posibles donantes es muy significativa y gratificante. Nuestros actuales donantes y los nuevos, deben estar seguros de que los recursos se destinan con transparencia hacía los Programas con los que beneficiamos a personas con discapacidad intelectual y sobre todo, deben saber que están siendo parte del cambio social que nuestro país necesita.



Sin la gestión de recursos, nuestra labor y la de todas las Organizaciones de la Sociedad Civil no sería posible. Donar, debe convertirse en un acto de unión y fraternidad, que hable de una sociedad que sigue manteniendo unido el tejido social y el sentido de pertenencia; las personas, las empresas y el gobierno debemos caminar en un mismo sentido, que no sea sólo el de ayudar al prójimo, sino el de confiar y no perder el deseo de construir entre todos un país más incluyente, tolerante y con el ímpetu de lograr el desarrollo social y económico.

Antes y después de Fundación Inclúyeme

viernes, agosto 03, 2018


Por: Mariana Rodríguez.

 

Los seres humanos vivimos, casi siempre, en burbujas; nuestra burbuja individual, la burbuja de nuestro círculo social y la burbuja de nuestro trabajo, y aunque a veces esa burbuja se estire un poco más de lo usual cuando hacemos algo fuera de nuestra rutina o vida cotidiana, la burbuja no se rompe y vuelve a la normalidad en poco tiempo.



Me di cuenta de esto cuando empecé mi servicio social en Fundación Inclúyeme. Fue entonces, en algún punto de mi existencia, que observe un video sobre la inclusión laboral en las personas con discapacidad y le di un “like” o “share” en las redes sociales, jamás fue algo que estuviera presente en mi vida, ni mucho menos que peleara por ella o hiciera algo al respecto. Como dice Adela Fiallo:



 “La pobreza, la insalubridad, el desempleo, el analfabetismo, … en que vive un gran parte de la población mundial, también, son parte del medio ambiente.”

Y la cruel verdad es que jugamos a ignorar este medio ambiente. Esta gran burbuja en la que millones de personas coexisten, decidimos pretender que no existe y que no afecta a nuestras burbujas. Si Ambiente alude igualmente al conjunto de factores que definen un medio dado; entonces vivimos en ambientes fragmentados. Son pocos los mexicanos (si hablamos de México) y los humanos (si hablamos del mundo) que tenemos presente la situación en la que se encuentran las personas con discapacidad. Es más, me atrevo a decir que cuando pensamos en una vida independiente, un trabajo decente con salario mínimo, o la justicia de igualdad de éstos dos, a la mayoría no se les ocurriría si quiera incluir dentro de estos pensamientos a una persona con discapacidad, tal como una persona con Síndrome de Down o Autismo. Me incluyo dentro de estas personas, o me incluía hasta hace poco.



Me parece que este fue el principal objetivo de mi servicio social, tratar de agrietar nuestra burbuja lo suficiente como para permitir que nuevos conceptos se filtren y nos lleguen. La inclusión laboral en México sin duda está en pañales, puesto que aun con la tecnología como aliada para crear conciencia dentro de nuestra sociedad, la ayuda y el nivel de aceptación es mínima. De acuerdo con Fritjof Capra “Lo que necesitamos, es un cambio fundamental en nuestros pensamientos, percepciones y valores”, y exactamente esto es lo que podría permitir que nuestros ambientes fragmentados dejen de quebrarse y comiencen a unirse.



El problema es que hemos favorecido más a los aspectos y cualidades negativos sobre los positivos. Anteponiendo siempre lo que me conviene a mí, sobre lo que nos favorece a todos. Muchas veces para las empresas no es rentable contratar a personas con discapacidad, porque no hay una cultura o simplemente por ignorancia es más fácil para muchos ignorar a estas personas y su situación. Personalmente creo que esto se debe al interés por el poder, competitividad y el exceso de vanidad. Es más fácil ignorar lo que no nos agrada esperando que milagrosamente desaparezca, que darle la cara y ayudar.



Es por eso que organizaciones como Fundación Inclúyeme crean programas con los cuales se pretende hacer el cambio, y lo hacen desde  varios frentes, en la incidencia publica, con programas de co-inversión con instituciones públicas como el DIF CDMX para des-institucionalizar a personas con discapacidad y lograr su inclusión social, programas como Vida Independiente con el cual se logra la independencia de adultos con discapacidad intelectual, y, por supuesto el que más me llamó la atención, el programa A la Medida donde se participa directamente con las empresas en este cambio de chip donde se acompaña a la empresa con la capacitación adecuada para lograr que puedan incluir personas con discapacidad en puestos clave dentro de éstas.



Mi visión cambió por completo en este tiempo, aún falta mucho por hacer en muchos ámbitos, pero cada vez son más personas las que trabajan para que todo vaya cambiando para que más empresas se sumen, para crear leyes justas y, sobre todo, para que los derechos de las personas con discapacidad sean respetados y puedan ser incluidos y sean partícipes como uno más dentro de la comunidad. Hoy puedo decir que soy una persona antes y después de Fundación Inclúyeme.



 

La espera

viernes, junio 22, 2018


Por: Mara Ruíz Sabio

¿Cuánto puede significar un “espera, con calma” para una persona que desde los 6 años ha estado en ESPERA?… En espera de una explicación, en espera de estabilidad, en espera de algo diferente a lo que estaba viviendo todos los días, una espera de 19 años.


Hace 365 días, aproximadamente, conocí a un joven bien peinado, de estatura mediana, cabello lacio y negro, piel morena. Vestía pantalones de mezclilla, camisa a cuadros, saco y tenis. Su actitud mostraba nerviosismo, ansiedad e impaciencia.


Él ESPERABA ansioso nuestra llegada. Tenía una cita en la que se presentaría como “Dodo” ante un comité de 5 personas desconocidas, las cuales sólo teníamos un objetivo ese día: conocer a chicos que pudieran ser candidatos a un Programa de Des-institucionalización, el cual buscaba contribuir a la vida de los jóvenes una mayor inclusión.


El primer encuentro no fue tan esperanzador. Las dificultades en la conducta estaban siendo barrera para que Dodo pudiera participar en el proyecto en cuestión. Las visitas subsecuentes nos permitieron tener una mayor visión de quién era este joven; Dodo tuvo una infancia muy complicada, rodeado de violencia, abusos, violaciones a sus derechos, ilusiones y desilusiones, inestabilidad de residencia e incertidumbre. 


Reflexión: ¿Las barreras habrán sido su vida misma y sus conductas una respuesta a éstas?

Y, a pesar de todo lo vivido, Dodo no deja de ESPERAR…



Las primeras entrevistas fueron complicadas debido a la dificultad en su expresión verbal. Su habla se encuentra afectada, y al parecer ésta ha ido empeorando con el tiempo (no se sabe la razón).


“…ayuda, vida diferente, trabajo, tacos, salir, conocer, camión, yo querer aprender…Esas palabras las puede decir y son claras para los oyentes…”


Escuchar a este joven mencionar con tal claridad lo que deseaba en su vida fue más que suficiente para saber que él podría beneficiarse del programa que estábamos ofreciendo. Tal vez podríamos aportar “algo” a su vida, algo a su ESPERA …


Dodo, es un joven de 25 años que vive en un Centro de Acogimiento residencial (Casa Hogar). Desde los 6 años fue separado de su familia (por ser víctima de maltrato) y llevado a una casa hogar para niños pequeños. Desde sus primeros años de vida ha tenido que aprender a adaptarse a las situaciones que le presenta la vida, sin poder participar en ella; recibir, disfrutar del momento, agradecer, soportar y acomodar son habilidades y valores que le permitieron llegar a ser quien es ahora.


"… lo que no te mata, te fortalece”, dicen por ahí...


Al paso de los años, Dodo crecía y tenía que cambiar de residencia debido a la edad o a cierre de la institución. En este largo camino vivió buenos y malos momentos. Fue adquiriendo fuerza, personalidad y también mucho enojo y rencor; Dodo siempre en la ESPERA de algo diferente, de algo mejor.


A lo largo del tiempo, han habido personas importantes para Dodo, las cuales han sido cómplices de nuevas esperanzas, de mayores responsabilidades, de expectativas diferentes, ahora bien, hay tanto que contar respecto a la vida de Dodo que espero, algún día, él mismo pueda relatar su propia espera. Lo que sí puedo compartir con ustedes es mi experiencia de vida desde que lo conocí.



Dodo es una de esas personas que provocan el verbalizar un pensamiento que he escuchado en varias ocasiones: “este chavo, si hubiera tenido oportunidades, su vida hubiera sido diferente”.


Es ahí en donde uno DEBE conectar el pensar, el decir y el hacer, es cuando como equipo de profesionales y grupo de humanos sensibles con obligaciones morales y éticas debemos reaccionar y ser parte de ese cambio del “qué hubiera pasado…” al “qué pasaría si…”.


Desde hace 10 meses, aproximadamente, Dodo, con el apoyo de DIF CDMX, directivos y maestros del Centro de Acogimiento, Fundación Inclúyeme y profesionales externos, inicia un proceso de des-institucionalización, el cual pretende brindarle herramientas y apoyos que le permitan tener un proyecto de vida más inclusivo con apoyos. El apoyo emocional y el acompañamiento en el desarrollo de habilidades cognitivas y sociales han sido los servicios considerados como prioritarios y fundamentales para este proceso, y así construir una base emocional más fortalecida para poder resistir y aguantar las nuevas vivencias y experiencias de vida, encaminadas hacia la inclusión, hacia una vida con mayor participación con apoyos.


A partir de junio de este año, Dodo inicia un programa de desarrollo de habilidades para el uso de la comunidad y se integrará a un centro de capacitación laboral en donde podrá adquirir habilidades que le permitan, en un futuro, incluirse al trabajo.  


La ilusión, los nervios y el miedo están presentes en Dodo.  La espera sigue presente en él, siempre esperando algo mejor.

La discapacidad vista desde un enfoque sociocultural

viernes, junio 08, 2018

Por: Carmen G. Avendaño León

Comprender la discapacidad como una condición Social, ante la inminente necesidad de la creación y puesta en marcha de programas especializados que atiendan las diversas demandas de las personas con discapacidad; nos permite alejarnos significativamente de los paradigmas ASISTENCIALISTAS que aún persisten con respecto a la atención integral de las PcD.

Para lograr potencializar la autonomía e independencia de las PcD se requiere conformar “REDES INTEGRALES Y MULTISCIPLINARIAS DE APOYO” integradas por ciudadanos comprometidos con la sociedad, padres de familia y profesionistas que tengan amplia consciencia sobre el trabajo que se requiere hacer para la implementación total de programas integradores que permitan el acceso al DERECHO UNIVERSAL de la VIDA INDEPENDIENTE a las PcD.

Por estas razones es que el equipo de Fundación Inclúyeme trabajamos día a día sin perder de vista los objetivos que nos permiten lograr cambios significativos en el arduo proceso de integración de las PcD.

Algunos de los objetivos fundamentales del diseño e implementación de herramientas didácticas, programas integrales y adecuaciones curriculares en las que trabajamos son:

A)
Luchar por una “SOCIEDAD INCLUYENTE”, en donde los intereses se compartan, la vida sea cooperativa y se promuevan modos de convivencia entre individuos en múltiples espacios, conformar ambientes compatibles y atrayentes para la diversificación de la población, así como velar por los intereses individuales sin olvidar la importancia de la participación social.

B)
Formación de ESPÍRITU COLECTIVO: Con base en las perspectivas, intereses y necesidades de la sociedad; crear métodos útiles para la ejecución de acciones INTEGRADORAS directas e indirectas que repercutan en la alineación de hábitos y herencias culturalmente funcionales y crecientes. En donde la INCLUSIÓN actué como transformador directo de los procesos PSICOSOCIALES, CULTURALES, ECONÓMICOS E INTELECTUALES.

C)
Una de las funciones sociales de LA CREACIÓN DE HERRAMIENTAS DIDÁCTICAS es: Estimular (dentro de múltiples ambientes Físicos que condiciona al individuo por medio de hábitos) la implementación de diversas maneras y apreciaciones (que en conjunto definen sus actividades) sociopsicológicas regidas por conductas emocionales y mentales, en las cuales se actué directamente y en conjunto para simplificar, ordenar, idealizar, ampliar e igualar las condiciones y el conocimiento para todos los individuos, así como su desarrollo óptimo en los procesos de autodeterminación. Las adecuaciones actuarán entonces, como generadores de experiencias reflexivas.

Todos estos factores, han de estar encaminados a la formación de ambientes integrales en los que la sociedad trabaje como “ACTIVAMENTE INCLUYENTE”; para lo cual es necesario que acepte, conozca, y desarrolle estrategias de trabajo INTEGRAL para generar una sociedad diversa y democrática en la que se ejerza el DERECHO UNIVERSAL a una vida DIGNA E INDEPENDIENTE.

Fundación Inclúyeme y la importancia de comunicar nuestro mensaje

viernes, mayo 18, 2018

Por Redacción Inclúyeme


Hasta hace 20 años era prácticamente un logro posicionar a una organización   en la mente de las personas y que estas se enteraran de la labor social que se realizaba. Resultaba imposible  si no contabas con un gran presupuesto para invertir en medios de comunicación masiva como televisión, radio y prensa. La alternativa era  imprimir  miles de folletos para poder compartir el mensaje.


Hoy vivimos otros tiempos. La era digital ha hecho las cosas más fáciles debido a que los canales de comunicación también se han ido modificando y el internet ha tenido mucho que ver, en estos tiempos todo gira alrededor de las redes sociales el mensaje es más directo y sin intermediarios, tú decides qué y cómo decirle a tu público qué haces y cómo lo haces y de esto depende el impacto que tienes en ellos.


Veamos esto más claro: de acuerdo con datos del 13° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2017, elaborado por la Asociación Mexicana de Intenert, cada vez hay más personas haciendo uso de la herramienta, en promedio hay un crecimiento de 5 puntos por año:

Usuarios de Internet hasta el 2016

70 millones de mexicanos tienen acceso a la red

51% son mujeres

87% entra a redes sociales

Tiempo promedio conectado al día es de 8 horas


En inclúyeme estamos a la vanguardia en este tema y desde hace unos años nuestros mensajes los hemos replicado en las distintas redes sociales.

Impacto de Fundación Inclúyeme

49 mil seguidores en redes sociales

13 mil visitas mesnuales en el sitio web


Este año contamos con el apoyo de especialistas en el tema para llevar nuestro mensaje y difundir nuestras acciones en forma creativa. La intención es incrementar el número de seguidores sin descuidar los canales tradicionales de comunicación.

Presencia de Fundación Inclúyeme

Entrevistas

Opniones                             

Reportajes

Presencia en medios de comunicación a nivel nacional.

CAMPAÑAS DE INSTITUCIONES BANCARIAS CON REPERCUSIÓN EN 18 MILLONES DE PERSONAS


Por esta razón, echamos mano de todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance.


Los objetivos principales son:

- Dotar de información a quienes la necesitan.

- Sumar apoyos a favor de la inclusión social y la vida independiente de las Personas con Discapcidad Intelectual (PcDI) y dentro del Espectro Autista.

-Fomentar la inclusión laboral de Personas con Discapacidad Intelectual (PcDI) y dentro del Espectro Autista.


Empleo con Apoyo

viernes, mayo 04, 2018

Por: Sylvia Rochin Páez.


Un trabajo o una actividad productiva no solo tiene como finalidad ganar dinero, el trabajo es importante en el desarrollo social y personal del ser humano, le da un sentido a la vida de la persona al tener una motivación para esforzarse y tener una rutina diaria, participando y aportando a la sociedad.


El trabajo es una de las principales vías de satisfacción personal y de inclusión social, todos tenemos derecho a contar con un trabajo digno, independiente de nuestra condición.


La obtención de un empleo se hace indispensable para tener calidad de vida, autonomía y vida independiente, se tenga o no una discapacidad.


La condición de discapacidad no debería ser un obstáculo para el desarrollo pleno de una persona, sin embargo, para que las personas con discapacidad se incorporen a la planta productiva del país requieren de ciertos apoyos para estar en igualdad de circunstancias.


El Empleo con Apoyo o EcA nace hace más de treinta años, en la década de los 80´s en Estados Unidos como un modelo de inserción laboral para personas con discapacidad severa.


El EcA, busca la inclusión laboral de las personas con discapacidad al ámbito laboral regular o normalizado, brindando los apoyos necesarios dentro y fuera del entorno laboral para conseguir la plena inclusión del trabajador en el puesto.


Características

La persona con discapacidad se incluye en un empleo regular o normalizado

En condiciones lo más similares posibles a las de los compañeros de trabajo sin discapacidad que desempeñan puesto igual o similar

• Remuneración desde el primer momento como a cualquier otro trabajador

• Contempla la posibilidad de la adaptación del puesto de trabajo (ajustes razonables y necesarios)

• Implementación de apoyos a lo largo de la vida laboral de la persona para posibilitar el mantenimiento del puesto y el rendimiento requerido; este apoyo fluctúa en tiempo e intensidad a lo largo de la inclusión laboral

• Las personas con discapacidad ocupar un lugar central en la toma de decisiones durante todo este proceso buscando el empoderamiento de las PcD

• Busca eliminar las barreras que dificulten su participación como ciudadanos de plenos derechos

• Como parte de los apoyos, se brinda monitoreo y seguimiento, antes, durante y después de la inclusión socio laboral.

• Reportes periódicos documentando el proceso


El EcA por lo tanto, es válido para cualquier persona en condición de discapacidad: trabajadores con discapacidad intelectual, física, psicosocial, visual y auditiva. La elección de esta metodología va a depender de los apoyos que necesite la persona con discapacidad en función de las demandas y exigencias del puesto de trabajo



Apoyos de Monitores y Seguimiento


Estos apoyos de monitoreo y seguimiento deben brindar de manera directa, tanto a las PcD, como a las empresas empleadoras donde se incluyan los trabajadores en condición de discapacidad. ¿Cuándo?

  • Antes de la inclusión
  • Durante el proceso de inclusión
  • Después de incluido


Los apoyos de monitoreo y seguimiento se deben brindar tanto al trabajador con discapacidad como a su entorno, es decir, a los compañeros de trabajo y jefes dentro de la empresa. El monitoreo y seguimiento debe ser un proceso continuo y sistemático mediante el cual se van analizando los retos y oportunidades a los que se está enfrentando tanto el trabajador con discapacidad como la empresa a lo largo del proceso de inclusión socio laboral.


El monitoreo y seguimiento permiten ir analizando los retos y oportunidades a los que se está enfrentando el trabajador y la empresa, como resultado, se recomiendan medidas correctivas o preventivas para optimar los resultados.


En la práctica, hemos podido comprobar y documentar, en más de 50 inclusiones qué, estos apoyos de monitoreo y seguimiento hacen la diferencia para lograr inclusiones exitosas y permanentes beneficiándose tanto la PcD como la empresa.


En resumen, ¿Qué se logra con el EcA?

Se consiguen importantes logros como son:

• Brindar un acompañamiento y asesoría especializado sobre los ajustes razonables y/o necesarios a implementar antes, durante y después de la inclusión según se van requiriendo, tanto a la empresa como las PcD.Que las PcD dejen de ser parte de la población inactiva y se conviertan en población activa y productiva del país
• La permanencia de la PcD en su empleo
• La promoción y crecimiento profesional de las PcD dentro de la empresa
• Favorece la plena inclusión laboral y social con un enfoque de derechos humano
• El acompañamiento se transforma en buenas prácticas y genera aprendizajes dentro de las empresas para abrirse a más inclusiones. 


Algunas empresas donde hemos implementado esta metodología de manera conjunta con muy buenos resultados Fundación Inclúyeme y T-Ac-Zora Consultoría en Inclusión son: La Suprema Corte de Justicia de la Nación, Laboratorios Boehringer Ingelheim y Bendita Paleta, solo por mencionar algunos ejemplos representativos.


BIBLIOGRAFÍA

-Asamblea General de las Naciones Unidas. (2006). Convención Internacional sobre los Derechos de la Persona con discapacidad. http://www.un.org/spanish/disabilities/default.asp?id=497

-Empleo con Apoyo. Modelo de intervención DOWN ESPAÑA.

-EUSE (European Unión of Supported Employment). (2005).

-Ministerio de Sanidad Política Social e Igualdad. Estrategia Española sobre Discapacidad 2012-2020: http://sid.usal.es/libros/discapacidad/26112/8-4-1/estrategia-espanola-sobrediscapacidad-2012-2020.aspx

-OMS (Organización Mundial de la Salud). (2011). Informe Mundial sobre Discapacidad.

-Real Decreto 870/2007, de 2 de julio, por el que se regula el programa de empleo con apoyo como medida de fomento de empleo de personas con discapacidad en el mercado ordinario de trabajo. Boletín Oficial Del Estado (BOE) 168, 30618-30622.