Inclúyeme avanza

ESTRATEGIA ABRIENDO ESPACIOS Y CENTROS DE EVALUACIÓN DE HABILIDADES PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD, DEL SERVICIO NACIONAL DE EMPLEO.

viernes, abril 06, 2018
Por la Lic. María Gabriela Bravo Williams


El Servicio Nacional de Empleo de la STPS tiene entre otros objetivos: diseñar y conducir mecanismos estratégicos de consejería y vinculación laboral para promover activamente la participación de empleadores a fin de mejorar e incrementar las ofertas de empleo dirigidas a los grupos en situación vulnerable, como lo es la población de personas con discapacidad intelectual, motriz, visual, auditiva y personas con múltiple discapacidad.


La estrategia ABRIENDO ESPACIOS es el marco desde donde se realizan acciones de información, orientación, concertación empresarial y evaluación de habilidades con el propósito de corresponder a las necesidades de empleabilidad de las personas con discapacidad que solicitan la intervención del Servicio Nacional de Empleo para colocarse en un puesto de trabajo.


En los Centros de Evaluación de Habilidades para personas con discapacidad realizamos la evaluación de desempeño de las personas para identificar sus mejores opciones de ocupación en diversas actividades de trabajo. Disponemos de un equipo especializado denominado Muestras de Trabajo VALPAR que permite identificar la capacidad de respuesta frente a actividades aprendidas o nuevas para la persona, así como su nivel de adaptación, destrezas físicas, seguimiento de instrucciones y algunas más que serán aprovechadas para correlacionarlas con los requerimientos de las vacantes captadas en la Bolsa de trabajo del SNE.



El perfil laboral de las personas con discapacidad, que se obtiene en los Centros de Evaluación de Habilidades del SNE, es un facilitador en el proceso de vinculación laboral porque ofrece certeza de sus capacidades y aptitudes actuales a las partes involucradas en el proceso: buscador de empleo-consejero de empleo-empleador.

La principal ventaja de contar con el perfil laboral de las personas, al momento de promover su vinculación laboral es:

Conciliar eficientemente las capacidades, los intereses y aptitudes de las personas con discapacidad con las ofertas de empleo que correspondan o en los programas que ofrece el Servicio Nacional de Empleo.


Toda acción del SNE para apoyar a las personas solicitantes de empleo, es gratuita y se brinda a través de:

Oficinas del Servicio Nacional de Empleo y Sistema Estatal de Empleo

Servicio por teléfono al 01 800 8412020, con atención de 8:00 a 22:00 horas los 365 días del año.

Acceso a Bolsa de trabajo.

Portal Abriendo Espacios www.abriendoespacios.gob.mx

Bécate: capacitación para el trabajo

Iniciativas de ocupación por cuenta propia: fomento al autoempleo

Ferias de Empleo

Periódico de ofertas de empleo, Revista informativa.

Rose Mary y su proceso de desinstitucionalización.

viernes, marzo 23, 2018

Por: Lic. Mara Ruíz Sabio

El día en que tuve la fortuna de conocer a Rose Mary fue una mañana de un viernes del mes de mayo. Ese día me di cuenta de la ceguera en la que había vivido todo este tiempo en experiencia profesional. Estar frente a una población vulnerable por su condición de vida, la cual estuvo llena de violencia y/o abandono, por su discapacidad y modelo de vida Institucionalizado. 


Esa mañana, junto con mis compañeras del equipo de Calidad de Vida de Fundación Inclúyeme, llegamos al Centro de Acogimiento Residencial para personas con discapacidad intelectual llamado FADEM. El motivo de la visita fue el de conocer el espacio, al personal y a la población para iniciar un proyecto de Coinversión entre DIF-CDMX y Fundación Inclúyeme; el propósito era el de llevar a cabo el proceso de desinstitucionalización de personas adultas con discapacidad intelectual a cargo de DIF-CDMX.


El personal nos expresó inquietud respecto a una chica que llevaba viviendo con ellos más de 10 años y que presentaba mucha tristeza y enojo respecto a su futuro. Desde los 6 años había vivido en diferentes casas hogar ella había sido víctima de violencia y ahora, a sus más de 26 años deseaba algo más para su vida. El personal del Centro mencionó que, a pesar de que no le faltaba “nada” dentro del Centro de Acogimiento, los servicios que le pueden brindar ahí ya le “quedan cortos”, no les son suficientes en relación con lo que necesita y desea; el Centro ya no podía ofrecerle nada más a pesar de que buscaban desarrollar distintas habilidades en sus usuarias, pero en un modelo institucionalizado.




En ese momento surgió una gran inquietud por conocer a esta chica de la cual hablaron por más de una hora. Nos llevaron a la cocina para poder ver el taller de repostería cuando la vi ahí descarapelando almendras con una velocidad increíble, ella era Rose Mary.


Enseguida pudimos como equipo percibir que era una candidata al programa que estábamos iniciando. Durante los dos primeros meses se llevó a cabo un proceso de valoración de habilidades adaptativas, intensidad y tipo de apoyos, por último, su nivel de calidad de vida metodología llevada a cabo en Fundación Inclúyeme. Al mismo tiempo se hizo una evaluación Psico-emocional para poder contar con información de la situación socioemocional de Rose Mary.


En estos dos meses tuve la oportunidad de conocerla en varios contextos: llevando a cabo su rutina de limpieza de ropa en domingo muy temprano, apoyando a sus compañeras más pequeñas y enseñando a otras destrezas de vida en el hogar. Fue maravilloso poder compartir con ella una aventura en la calle en donde queríamos llegar a una plaza para poder comer algo juntas fuera del contexto del Centro para poder ver su comportamiento en otro ámbito. Fue sorprendente ser testigo de su interacción en el supermercado, la forma en la que ha construido conceptos matemáticos funcionales en situaciones de compra-venta, a pesar de no haber podido consolidar estudios y conocimientos académicos formales.  Aunque su lenguaje expresivo no es muy claro, fue capaz de hacer todo lo posible para poderse dar a entender y expresar sus pensamientos, emociones, opiniones e ideas más profundas y sensibles. Su capacidad de comprender y adaptarse a nuevas experiencias es aplaudible y admirable.

 

Después de varias visitas y de reunir la información recabada, se presenta un proyecto que cambiaría la vida Rose Mary y en el cual ella participó, opinó y aceptó, claro que junto con el personal del Centro quienes mostraron, y han mostrado hasta hoy en día, motivación, interés y compromiso para que esta nueva aventura fuera posible. A partir del mes de septiembre Rose Mary comienza a recibir apoyos de tipo emocional, en habilidades sociales y habilidades cognitivas, para así estar mejor preparada y con mayores herramientas para enfrentar la vida fuera del Centro de Acogimiento.


Al mismo tiempo,  inició con un programa de Prácticas laborales supervisadas en un restaurante esto la enfrento a retos aún más grandes tuvo que aprender a usar el transporte, camión, suburbano, Metrobús, etc., aprendió ubicarse en los espacios externos, a organizar sus tiempos, administrar dinero, tuvo que adquirir habilidades de comunicación en la comunidad, usar el celular como medio de comunicación y  para su seguridad, todo lo anterior sumado a su capacitación laboral donde aprendió a ser puntual, seguir instrucciones y  llevar a cabo las tareas encomendadas.




Las primeras tres semanas asistía a sus prácticas con acompañamiento del personal de FADEM y supervisión de Inclúyeme. Solamente estaba dos horas a la semana. Poco a poco fue aumentando las horas de práctica, así como los días. Los apoyos fueron disminuyendo poco a poco, nunca olvidaré el día en el que se fue sola en el tren suburbano desde Tlalnepantla hasta la estación de Buenavista, ¡FUE TODO UN LOGRO! Las llamadas y mensajes entre el personal de FADEM e Inclúyeme como equipo del proyecto, “mordiéndonos las uñas” del nervio hasta que vimos a Rose Mary caminando orgullosa y segura, escuchando música a través de sus audífonos, dirigiéndose hacia el punto de encuentro acordado previamente. Fue un momento muy emocionante.


En cada uno de los pasos dados por Rose Mary hay una dosis de fortaleza, de resiliencia, de enseñanza y lección de vida. Gracias a programas como el de Coinversión entre DIF-CDMX y Fundación Inclúyeme. Hoy en día Rose Mary es una mujer con un camino de preparación hacia una vida inclusiva, productiva, con oportunidad de ejercer sus derechos, de poder ser más autónoma y de recibir los apoyos que requiere para fortalecerse cada vez más.


En el mes de Febrero Rose Mary fue contratada formalmente por un Restaurante, siendo su esfuerzo, capacidad y calidad de su trabajo lo que hizo que esto sucediera. En unas semanas iniciará en el “Programa Vida Independiente” de Fundación inclúyeme en el que comenzará a quedarse una noche en un departamento con otras chicas y un facilitador, siendo éste el inicio de vivir fuera del modelo institucionalizado. 


Aún hay mucho que aprender, que enseñar, que mostrar y que apoyar en el camino.  Nuevos retos están por llegar a la vida de Rose Mary.

¿Cuál es la importancia del deporte para las personas con discapacidad?

viernes, febrero 09, 2018

Por: J. Eduardo Velasco Soto

Ya sea saliendo a correr o jugando un partido de fútbol con los amigos, practicar algún deporte te hará estar más sano y más feliz gracias a los beneficios de la actividad física. “Esa parte del cuerpo que se ha dormido para siempre, no debe contagiar con su sueño a las demás. No es sencillo, es muy difícil pues ya no contará con "palabras", o con "pasos", o tal vez con "miradas". Al aceptar al ejercicio y al deporte, se estará dando "vida" a la parte del cuerpo que clama por vivir. Es rehabilitación, es integración.”


Para las personas con discapacidad, se debe estimular para que puedan obtener mayor independencia y auto realización posible, con el objetivo de vivir una vida social plena.  En el momento que excluimos o reducimos la participación de una persona con desventajas físicas de la práctica de algún deporte, se le está negando una fuente de relación y formación que está contra las leyes de colaboración y el derecho de incluirse.



De este modo, los beneficios del deporte y la actividad física en personas con discapacidad se pueden englobar en los siguientes apartados:
FISICO: Mejora y mantiene la condición física (resistencia, velocidad, fuerza, movilidad) y la coordinación (orientación, equilibrio, reacción, percepción, adaptación, ritmo); previene las enfermedades por falta de movilidad, y favorece la seguridad y flexibilidad de la persona con discapacidad en su vida diaria.
PSICOLÓGICO-PERSONAL: Cuidando y trabajando valores y aspectos personales tan importantes como la autoestima, la superación, la independencia, el reto, la valía personal, la libertad, el afán de superación, la responsabilidad, la honestidad, la autodisciplina, la perseverancia, sentirse útiles, etc.
SOCIAL: A través del deporte y la actividad física se puede fomentar aspectos fundamentales para el desarrollo social de la persona con discapacidad como: las habilidades sociales, las relaciones con personas en igualdad de circunstancias, el seguimiento de instrucciones y las reglas del deporte, la cooperación, el reconocimiento, la tolerancia, la lealtad, la honestidad, la empatía, la motivación, el trabajo en equipo, etc.
COMUNICACIÓN: El aumento de la comunicación entre de la persona con discapacidad se ve favorecido gracias a su incorporación a la vida social por el deporte. Impacta de forma positiva en su iniciativa y capacidad de elección que normalmente se ve mermada por las personas que le rodean.
INTEGRACIÓN: Como fin de este compendio de beneficios que hemos enumerado brevemente y que en su conjunto nos lleva a una integración positiva en una comunidad cada vez más competitiva que ve cómo poco a poco este colectivo va avanzando en sus objetivos: ser aceptados e integrados plenamente en su comunidad.


También el deporte y la actividad física puede desarrollar un sentimiento de libertad para la persona con discapacidad y permitir una manifestación de infinidad de emociones que necesitan mostrar tales como: la ira, la confusión, la angustia, la desilusión o la frustración entre otras, así como el miedo o la alegría de enfrentarse a nuevas situaciones por experimentar. Por ello, el deporte puede ser una herramienta muy útil que se encuentre al alcance de todos.


En el deporte adaptado, tanto el deportista como en los técnicos requieren de motivación y de interés por la práctica deportiva.


Es importante tener en cuenta que la familia, los amigos y la comunidad forman parte fundamental del proceso de integración en todos los aspectos. Contribuirá a que el deportista con discapacidad se beneficie de los efectos positivos de dicha práctica que además incluye una rehabilitación continua y con seguimiento de su bienestar físico, ya que las personas con discapacidad necesitan de la aprobación, apoyo e implicación de la comunidad en su integración global como individuo, para sentirse arropado, útil y valorado en la realización de la actividad física por la sociedad.



CONCLUSIONES


El deporte en personas con discapacidad no alcanzará la importancia que se merece mientras la sociedad siga poniendo límites. Siguen existiendo esos prejuicios que no benefician a nadie y sin embargo perjudican mucho a este colectivo. El deporte que practica la población discapacitada tiene también una función educativa. 


Podemos, por tanto, utilizar la actividad física como un medio de aprendizaje, no sólo de habilidades físicas sino también como una forma de salud general junto con una rehabilitación, la cual es muy necesaria en los efectos progresivos de enfermedades que lesionan la mayoría de los sistemas del cuerpo, potenciando la autonomía de los practicantes y facilitando las relaciones sociales.


Del mismo modo que las personas sin discapacidad encuentran en el deporte un medio de facilitación social, la población discapacitada encuentra en la práctica deportiva beneficios tanto físicos como psicológicos, sintiéndose competentes en aquella práctica que realizan y sirviendo ésta como un factor potenciador de la autoestima y de competencia social. Así mismo, los profesionales que trabajan con personas con discapacidad necesitan adaptar algunas técnicas que dependen totalmente de la persona con discapacidad, facilitando que se cubran las necesidades de la población con la que trabajan, y mejorar sobre todo el desempeño funcional, aunque limitado, pero funcional.


Eduardo Velasco se desempeña como facilitador del Programa Vida Independiente de Fundación Inclúyeme.

La importancia de protocolos de prevención y acción en situaciones de emergencia para personas con discapacidad

viernes, enero 19, 2018

Por: Claudia García de A.   y Alma Diaz

En el presente escrito, abordaremos particularmente, el Derecho de las Personas con Discapacidad frente a las Situaciones de Riesgo y Emergencias Humanitarias (artículo 11 de la CDPD, 2006), pues de acuerdo con este derecho y a nivel mesosistema y exosistema (familia, amigos, centros escolares, centros de día o noche, centros de trabajo y la comunidad), fundaciones como Fundación Inclúyeme, deben, en medida de lo posible, realizar acciones para garantizar la seguridad y la protección de las personas con discapacidad en emergencias cotidianas y masivas como situaciones de riesgo o desastres naturales, entendiendo que estos últimos pueden ser terremotos, inundaciones, incendios, entre otros (PAP, 2015).



La Organización de las Naciones Unidas (ONU, 2017), nos indica que, en los últimos años, las Personas con Discapacidad ante situaciones de emergencias o desastres son más vulnerables y tienen más probabilidad de rezagarse o de ser abandonados ante situaciones críticas masivas; además, en los procesos de acción de emergencia cotidiana o masivas, se ven limitadas por cuestiones de accesibilidad, planificación y preparación ante estas eventualidades. Se sufre discriminación por motivos de discapacidad, por el simple hecho de que no se les tiene contemplado o en cuenta en los protocolos de emergencias.


En Fundación Inclúyeme, se interviene desde el acceso y uso de información y/o formación, es decir,  desde intercambio de información de particularidades de cada departamento y roomies, hasta la capacitación a personal operativo para que lo repliquen con los usuarios del servicio; así como su aplicación en la realización de simulacros de diversas situaciones y niveles de emergencia; actualmente hemos establecido protocolos con las funciones, actividades y tareas de cada uno de los involucrados: Direcciones de Vida Independiente y de Familias, Facilitadores Senior y Titular y roomies de todos los departamentos y sus familias.


A este sentido, contamos con dos ejemplos claros sobre la realización de acciones a seguir en caso de emergencias cotidianas y masivas de desastre. El primero, los relacionados con las eventualidades de la vida diaria y aplicables a emergencias menores hasta emergencias de salud significativas que implican traslado al hospital, y el segundo, desastres naturales, desde protocolos de seguridad, comunicación y desalojos de departamentos como los terremotos ocurridos en septiembre de 2017.



Cabe destacar que Fundación Inclúyeme, siempre se ha enfocado en la prevención, desde el acceso a la información y acciones de juicio común y social en esos momentos. Sin embargo, a raíz del nuevo modelo del Programa de Vida Independiente basado en la modalidad de roomies y la protocolización de diversos procedimientos basados en planteamientos de la Convención, se ha destacado un poco más en la visión y misión institucional, ambas basadas en el desarrollo de habilidades de personas con discapacidad que fortalezcan su proceso de inclusión y participación, desde el ejercicio de sus derechos como ciudadanos independientes y de gran aporte social.

 

En este caso, particularmente el desarrollo de habilidades adaptativas, de salud-seguridad y autodirección, a nivel conceptual y práctico, pues dentro de cada uno de los departamentos se trabajan dichas habilidades, desde el traspaso de información y realización de simulacros, brindamos a los roomies acceso y uso de estrategias relacionadas a su autodeterminación en diferentes momentos y niveles.


Ejemplo de estos momentos y niveles, es que a los rommies se les hizo partícipes de la toma de conciencia y decisiones en relación con los Protocolos de Seguridad en emergencias cotidianas y emergencias masivas. Con base en el desarrollo y funcionalidad de sus habilidades adaptativas de salud-seguridad y autodirección, se les invitó a contribuir en la creación de los protocolos de seguridad, destacando el qué hacer ante una emergencia menor y qué hacer ante emergencia masiva, trabajando desde el sentido de pertenencia al departamento y visión de roomies (trabajo colaborativo), destacando actividades de llenado de su ficha médica, documentos necesarios, qué hacer y a quién llamar, resaltando la importancia de los cuidados de salud particulares o accidentes mínimos y eventuales, participando en simulacros o fungiendo como responsable de curar accidentes mínimos o incluso convertirse en co-facilitador temporal ante la necesidad de apoyo en sus funciones como responsable y apoyar en las acciones a seguir en caso de una emergencia cotidiana o masiva, particularmente los temblores.


Bajo estos cambios y nuevas acciones de toma de consciencia y participación de todo el personal incluido los roomies, es que a continuación exponemos los protocolos de seguridad construidos a raíz de las experiencias vividas durante el segundo semestre del 2017, específicamente, protocolos en caso de emergencias cotidianas (acciones de salud y médicas) y de emergencias masivas (como acciones en un temblor). No se especifican situaciones particulares dado que el procedimiento a seguir será muy parecido.

 

Primer protocolo de emergencias médicas

Primer protocolo ante desastres naturales

•  Ante una emergencia médica, el facilitador titular trata de controlar la situación.

 

• Se notifica a la Dirección de Vida Independiente o Médica, quienes darán las primeras indicaciones y localizarán a la familia.

 

• El facilitador titular deberá seguir las primeras indicaciones al pie de la letra.

 

• El facilitador titular deberá apoyarse de los mismos usuarios y del facilitador titular vecino (en caso de tenerlo, en su defecto con los roomies).

 

• El facilitador titular deberá esperar la llamada de direcciones que darán las nuevas indicaciones de los familiares, y seguirlas directamente.

 

• En caso de ser necesario el traslado al hospital (ambulancia), la responsabilidad del facilitador titular solo cubre el ingreso hospitalario, la familia es encargada de llegar y tomar las decisiones.

 

 

• Los roomies quedan a la supervisión del facilitador vecino, en caso de no tener, tranquilizarlos de que se quedarán solos y que a la brevedad llegará alguien del personal de Fundación Inclúyeme.

 

• Cualquier eventualidad se resuelve bajo juicio común valorando costo-beneficio y se contempla para futuras situaciones o emergencias médicas.

 

• La dirección de Vida Independiente y la dirección de Familias localizan a familiares para ver procederes y particularidades con cada roomie, una vez obtenida la información y tomadas las decisiones, se baja la información al facilitador senior y éste al titular.

 

• El facilitador senior se coordina con instituciones de día y trabajo de los roomies para verificar procederes y particularidades de cada uno. Una vez obtenida la información, reporta a la dirección de Vida Independiente y se toman decisiones, una vez realizadas se baja la información al facilitador titular.

 

• Los facilitadores titulares de cada departamento localizan directamente a sus usuarios para identificar que están bien y saber el proceder verificando si ya se comunicaron con familiares, si continúan en el trabajo, si se dirigen a casa o si llegan directamente al departamento, etc. Una vez obtenida la información sube a los canales de comunicación.

 

 

• Hay toma de decisiones y retroalimentación constante entre todos los involucrados del personal de Fundación Inclúyeme, roomies y su familia. Principalmente en la necesidad de desalojo, reubicación o seguimiento.

• Cualquier eventualidad se resuelve bajo juicio común valorando costo-beneficio.

 

 

En todo este proceso ya hubo un trabajo previo en acceso y uso de la información, fichas médicas, base de datos de roomies, familia, y emergencia, instituciones de día, procedimientos mínimos, entre otros, además de complementarse con las medidas preventivas, realizadas en cada uno de los departamentos, así como la realización de simulacros de situaciones reales y supuestas.

 

 

Cabe destacar, que también realizamos dinámicas después de las situaciones de emergencia médica o desastres naturales, pues los efectos a nivel psicológico, emocional y conductual influyen directamente en el nivel de funcionamiento de las personas con discapacidad, siendo necesario más tiempo y herramientas para regresar a su estilo de vida normal. Por lo que es importante brindar apoyo desde diversas estrategias o técnicas como mediación, proyectivas o de expectativas en situaciones hospitalarias y estrategias de técnicas más elaboradas como las  de los primeros auxilios psicológicos Debriefing o Defusing aplicables inmediatamente y en el proceso apoyando a la persona con discapacidad a visualizar señales de alarma, niveles de activación, sus factores protectores y factores de riesgo, sus pautas de autocuidado y psicoeducativas necesarias, así como la importancia del rol de sí mismo, su familia y asociación, en este caso Fundación Inclúyeme, y sus centros de día.


Cerraremos comentando, que las propuestas protocolarias de seguridad dependen de las características de cada fundación, de la cultura de prevención y de capacitación, de los mismos beneficiarios del servicio y sus familias, entre otras; deben tenerse en cuenta porque más que ser un asunto de derecho, llevarlos a cabo como prevención primaria, secundaria y terciaria ayudará a la participación de las personas con discapacidad en la planificación de acciones, antes durante y después de situaciones de emergencias cotidianas o masivas, de riesgo y situaciones humanitarias en general.

La importancia de la sana alimentación y el ejercicio

viernes, diciembre 29, 2017


Por: Carlos Arturo Mendoza Aguilar


En nuestra sección Inclúyeme Avanza, para hablar de una sana alimentación combinada con el ejercicio, invitamos a Carlos, facilitador del Programa Vida Independiente para que nos platique sobre su trabajo con algunos usuarios del programa, en este tema en particular.


La sana alimentación es un factor muy importante en los departamentos de Fundación Inclúyeme. La buena nutrición beneficia en su salud, mejor calidad de vida y en la formación de buenos hábitos alimenticios, evitando el sedentarismo.

Seguro nos gustaría que nuestras familias gozaran de una vida saludable; es lo que buscamos en Fundación Inclúyeme, formando hábitos de buena alimentación y ejercicio físico en nuestros usuarios, es el camino hacia un estilo de vida, intentado conseguirlo a través de una nutrición adecuada, evitando desequilibrios en su alimentación para prevenir enfermedades y males generados por la mala nutrición. Se pretende llevar de la mano una buena alimentación con el deporte, para mejor en el rendimiento y desempeño en sus actividades diarias.

Es importante el trabajo multidisciplinario que se lleva a cabo para el desarrollo de los planes alimenticios de cada uno, enseñándoles a llevarlos lo mejor posible, desde la elección correcta de sus alimentos, hasta las porciones adecuadas que deben consumir en las distintas horas de comida.

También, es muy importante personalizar el diseño de las dietas para cada persona y sus distintas necesidades, así como los distintos ejercicios que se pueden implementar.

Se podrían dar algunos consejos con base en una buena alimentación:

- Comer alimentos variados

- Tratar de mantener un peso ideal

- Comer frutas y verduras

- Evitar grasas saturadas, sal y azúcar en exceso

- Comer regularmente, sin saltar comidas

- Tomar el agua adecuada


El ejercicio regular es una de las mejores formas de mantener nuestra salud física y mental, complementado a una buena nutrición. El incluir el ejercicio en el día a día de los usuarios puede ser una tarea difícil, pero con paciencia y con programas adecuados que les fomenten poco a poco el hábito de hacer ejercicio, se puede lograr la meta. Buscamos fomentar el ejercicio como distracción y gusto por él y no como una obligación; es muy importante elegir actividades divertidas para cada quien y acorde a sus capacidades, sin poner en riesgo su salud.

En mi opinión, el llevar una vida saludable, integrada por el ejercicio y una buena alimentación tiene muchos beneficios en el ámbito de la discapacidad, en específico en el departamento de Pilares de Fundación Inclúyeme, los cambios han sido notorios con sus inquilinos.

Podría mencionar el gran avance en diferenciar una comida balanceada a una comida saturada por carbohidratos, grasas y azúcares, haciendo diferencia entre desayuno nutritivo y una cena más ligera baja en grasas y calorías. Como ya mencionaba antes, en cuanto a la selección de sus alimentos en el supermercado, es interesante el cambio en sus hábitos, cuando ya deciden una cena con cereales o una ensalada en lugar de un pan dulce y en el desayuno preparan un platillo balanceado por todos los grupos alimenticios en proporciones correctas.

En cuanto a la integración del ejercicio en sus vidas diarias, fue un reto muy importante, ¿cómo lograr que lo hagan por gusto y no por obligación? Iniciamos por hacer actividades de poca intensidad física, pero agradables para ellos, con poca duración; posteriormente se incrementó la intensidad y el gusto por hacer ejercicio diario, volviéndolo un momento emotivo para ellos.


Es muy gratificante, como facilitador, ver sus cambios físicos y de salud, reduciendo la frecuencia con la que se enferman, una mejora en sus actividades diarias, estar en sus pesos correctos y la disminución en su estrés diario; todo esto gracias a una buena alimentación y ejercicio en su vida diaria.

Carlos Arturo Mendoza Aguilar es licenciado en Pedagogía, por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuenta con siete años de experiencia en el área de educación especial, se ha desempeñado como subdirector del departamento de diseño en El Quintanaroense y The International News paper, así como terapeuta en el Centro Educativo Domus, A.C, actualmente es facilitador del Programa Vida Independiente de Fundación Inclúyeme.

Ocio en la discapacidad intelectual

viernes, diciembre 01, 2017

Por: Jair Solís Moreno, facilitador del Programa “Vida Independiente” 


Hoy en nuestra sección Inclúyeme Avanza, Jair, uno de los facilitadores del programa “Vida Independiente” nos cuenta qué tan importantes son las actividades de ocio para los inquilinos de este programa desde el punto de vista facilitador – inquilino para comprender más la importancia de este tema.

 

La discapacidad intelectual, en la actualidad, sigue siendo un tema arduo y complicado, pero gracias al trabajo y lucha de diversas personas a través de los años, se ha logrado un cambio favorable.


Hoy en día, somos más los que nos preocupamos por el tema de discapacidad; y nos interesamos en cómo garantizar que las personas se integren en todos los ámbitos de la vida social y puedan sentir la igualdad y el respeto que todos merecemos.

 

Por ello, considero que los espacios de ocio y recreación para personas con discapacidad son fundamentales en su desarrollo personal, (cabe resaltar que el ocio es un derecho, por lo cual nadie puede estar privado de este).

 


Sin duda; creo, a través de mi experiencia, que el ocio brinda bienestar personal al ofrecer diversas oportunidades fuera de una rutina habitual, porque permite a individuos y grupos seleccionar actividades y experiencias que se ajusten a sus propias necesidades, intereses y preferencias, permitiendo una integración social.

 

El ocio facilita y garantiza las condiciones básicas de vida en las personas con discapacidad intelectual, tales como creatividad, seguridad, canalizar emociones, interacción social, valores e independencia.

 

Sabemos que las sociedades son complejas, incluso son el primer obstáculo con el que nos encontramos afuera, en ocasiones llega a ser problemático y en otras, ayuda a sensibilizar y a ver la discapacidad con otros ojos.

 

Por ello, concluyo que en estos tiempos donde nos podemos llegar a sentir absortos y saturados, es preciso tomar tiempos de ocio y recreación, pese a los inconvenientes a los que se puedan encontrar las personas con discapacidad, es una experiencia necesaria para llegar al desarrollo óptimo de habilidades, además es un derecho humano fundamental que provee bienestar y mejor calidad de vida.

 

Visión desde la experiencia de un usuario

 


¿Qué es el ocio para mí?

Para mí, el tiempo de ocio en sus diversas formas (ya sea platicar, algún deporte, ver televisión, salir al cine, conocer lugares nuevos, u otras atracciones y usar el internet, entre otras) me ayuda a canalizar mis emociones de una manera más segura.

 

Esto es bueno porque logro controlar mejor mi intensidad en varias áreas de mi conducta como regular mis porciones al comer, mis tiempos de actividad, de diversión, mis valores, mi propia seguridad, en la forma de hablarle a mis compañeros y, lo más esencial, mi total independencia.

 

¿Cómo me apoya?

Una de las cosas en la que sigo trabajando es precisamente en respetar el límite de tiempo al hacer las cosas, y tener una mejor relación en cualquier lugar social, y personalmente creo que trabajarlo en el ocio me ha ayudado a aplicarlo en todo lo demás.

 

Bien se sabe que no hay un solo camino para llegar al resultado deseado, pero mis facilitadores y yo sabemos que no siempre son los caminos que aparentan ser más rápidos los mejores caminos. A veces el mejor camino no siempre es en línea recta.

 

Pertenezco a la Fundación Inclúyeme A.C. como un usuario de sus servicios y recibo el tiempo necesario y experiencias de los facilitadores que me acompañan.

Fundación Inclúyeme pide al gobierno mexicano cumplir con recomendaciones internacionales en discapacidad

viernes, octubre 27, 2017

Por: el equipo de redacción de Fundación Inclúyeme.

El Estado Mexicano, incluyendo al Gobierno, los legisladores y la sociedad, tienen asignaturas pendientes con los 7.2 millones de personas con discapacidad (PcD) que requieren de una serie de servicios para eliminar las barreras que no les permiten el pleno gozo de sus derechos.

 

Es prioritario el pleno respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales de las PcD, y en este sentido, el Estado no ha cumplido cabalmente los compromisos internacionales que contrajo en materia de discapacidad al ratificar la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, promovida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

 

Consciente de lo anterior, Enrique Grapa, presidente de Fundación Inclúyeme, ha tomado la iniciativa en dos direcciones: por una parte, propone la modificación de la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad Intelectual ante la Cámara de Diputados, apoyado por 14 organizaciones de la sociedad civil y 10 expertos; y por otra, está gestionando la ampliación presupuestal para los programas relacionados a la discapacidad.  

 

En sus propias palabras, menciona que falta armonizar la Convención con las leyes mexicanas; se trata de hacer cambios en la Ley de Inclusión y Desarrollo de PcD, puesto que no siempre se les reconoce la personalidad jurídica y las aptitudes para ser titulares de derechos y obligaciones, mismos que pueden exigir jurídicamente. El punto de fondo es que falta un sistema de apoyos para ejercer el derecho, en vez de negar el mismo, lo cual hay que corregir.

 

Además, propone que las PcD puedan tomar todas las decisiones que afectan a sus vidas, como lugar de residencia, rutina diaria, relaciones personales, ropa, nutrición, higiene y cuidado de la salud; así como derechos religiosos, culturales, sexuales y reproductivos. Todo ello con base en su sistema de apoyos y no por la imposición de decisiones de personas ajenas a ellos.

 

Lo anterior es parte de una iniciativa que presentó ante el Grupo Técnico de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, y espera que se incluya, deseablemente, en el Pleno de la Cámara de Diputados para ser votado en noviembre o diciembre de este mismo año.

 

En cuanto a Vida Independiente para Personas con Discapacidad Intelectual, Enrique y el grupo, proponen el derecho a ser incluido en la comunidad como ser social y con el acceso a todos los servicios ofrecidos a sus miembros para que puedan ser plenamente integrados y participar en la vida social, política y cultural, que incluye el derecho a votar y el derecho a decidir dónde y con quién vivir. Todo lo anterior, debe ser en igualdad de condiciones que los demás y basado en un sistema de apoyos.  

 

Por otra parte, solicitó una ampliación presupuestal de programas relacionados con personas con discapacidad y sus organizaciones para cumplir con las obligaciones del Estado Mexicano hacia sus ciudadanos con discapacidad.

 

 

En el documento entregado también pidió hacer las gestiones necesarias en las comisiones y el pleno para votar por el incremento presupuestal propuesto que genere  mayores oportunidades de desarrollo e integración social de las PcD, lo que supone un apoyo directo para darles mayores capacidades, contribuir a mejorar sus ingresos y su calidad de vida.

Concretamente, la propuesta es un incremento de 1,225 millones de pesos para los programas, lo que representa un aumento de 2% de lo etiquetado para grupos vulnerables del presupuesto para 2018. Lo que contribuirá a desarrollar de mejor manera las recomendaciones hechas por el Comité de seguimiento de la Convención de las Naciones Unidas.

 

Datos a considerar:

  • • La exclusión de personas con discapacidad implica una pérdida de entre el 3% y el 7% de PIB en países en vías de desarrollo. (OIT)

    • El 49% de las personas con discapacidad que trabajan NO tienen prestaciones (porcentaje 20% mayor que la población sin discapacidad).

    • El 19% gana menos del salario mínimo, más del doble que su contraparte sin discapacidad.

    • El 10% de las personas con discapacidad que trabajan no reciben remuneración.

    • Están empleadas el 29.9% de las personas con discapacidad contra el 53.8% sin discapacidad.

    • Participa en actividades económicas el 39.1 % de personas con discapacidad mayores de 15 años frente al 64.7% por ciento de su contraparte sin discapacidad.

    • La presente administración en su compromiso C-084 se comprometió a proponer 41 leyes, ninguna se ha publicado.

 

Algunas de las organizaciones de la sociedad civil adheridas son: ANDARES A.B.P., Comunidad Down A.C., Daunis, Gente Excepcional, I.A.P.; Domus Instituto de Autismo A.C., La Casita de San Angel I.A.P., Olimpiadas Especiales A.C.; Clínica Mexicana de Autismo A.C., entre otras.

Incluir desde el lenguaje

viernes, agosto 25, 2017

Por Rita Romanowsky

Directora del Comité de Calidad de Vida de Fundación Inclúyeme


Pensar, decir y hacer en forma congruente, es la oración con la que a diario abordo a nuestros colaboradores, ¿qué implicaciones tiene?

Al forjar un proyecto de vida independiente para las personas con discapacidad intelectual, fue necesario revisar desde la conceptualización que tenemos de las mismas, hasta romper con prejuicios e ideas preconcebidas. El primer paso y nuestro gran reto fue alinearse a definiciones de vanguardia.

En consecuencia, el lenguaje utilizado tiene que ser acorde con estas definiciones y, bajo esta premisa, es indispensable referirnos a las personas con discapacidad como “personas”. Para los fundadores y actuales colaboradores de Fundación Inclúyeme, la palabra persona siempre va primero, en nuestro caso es el de discapacidad intelectual.

También coincidimos en eliminar los diminutivos frente a los adultos con discapacidad intelectual, es decir, no nos referimos a ellos como: “Juanito”, “Marianita”, etcétera, porque ello refuerza la idea del niño eterno. Las personas con discapacidad deben ser llamadas por su nombre y cuando sean adultos no hay que infantilizarlos, pues entonces no estarán viviendo la etapa del ciclo de vida que les corresponde.

Por último, las acciones que la Fundación ha llevado a la práctica están directamente relacionadas con lo arriba mencionado, trabajamos para que los beneficiarios sean parte de la comunidad. Nos ocupamos de abrir espacios de vivienda, trabajo y recreación en las mismas condiciones que todas las personas.

Nuestra labor va encaminada a una población merecedora de los mismos derechos que el resto de los ciudadanos, pareciera ser un asunto simple, pero constantemente nos enfrentamos a una sociedad que conceptualiza erróneamente a la discapacidad intelectual, hace un mal manejo del lenguaje, y toma acciones que no están encaminadas a la implementación de los derechos que merecen como todos los miembros de la sociedad.

Finalizo con una frase de Gandhi, que nos dice: “Cuida tus pensamientos porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos porque se convertirán en tu destino”.

Para nosotros, pensar, decir y hacer en forma congruente marcará el destino de las personas con discapacidad intelectual. ¡Inclúyete en este esfuerzo!

Impulsamos la inclusión laboral para Personas con Discapacidad Intelectual

viernes, julio 28, 2017


Capacitamos a empresas que deseen iniciar, continuar o mejorar sus contrataciones de Personas con Discapacidad.    

Por Sherezada Martínez

Fundación Inclúyeme

 

Con esta entrega terminamos la temática mensual de nuestro blog en la que abordamos capacitación e inclusión laboral para Personas con Discapacidad Intelectual y/o dentro del Espectro Autista. En este rubro Inclúyeme trabaja en 2 sentidos, el primero es una alianza con 32 Centros de Atención Especializada que consiste en promover una mayor independencia de los asistentes a través de diversas formas de colaboración.

El segundo rubro consiste en consultoría para los sectores público y privado que están interesados en ser incluyentes en sus contrataciones, les capacitamos para que lleven un exitoso proceso de Inclusión laboral para Personas con Discapacidad.

 

Con respecto a la capacitación e inclusión laboral, apoyamos a nuestros Centros Aliados con la impresión y difusión de un catálogo anual que contiene los productos con causa elaborados en los talleres productivos: tamales, bisutería, fomi, galletas, chocolates, artículos de tocador, hogar y oficina. El objetivo de este programa es contribuir a que un mayor número de personas puedan desarrollar habilidades. Hasta el momento hay mil 800 beneficiados de forma indirecta con nuestro apoyo.

 

Al elaborar productos con causa las PcDI desarrollan habilidades motrices, atención, paciencia, tolerancia, trabajo en equipo, control de emociones y otras capacidades que los prepara para cuando se incluyan en algún empleo, asimismo, conocen sus destrezas, fortalezas y aspectos a trabajar.

Con la difusión impresa y electrónica del catálogo se ha logrado que empresas realicen compras fijas, por ejemplo, una empresa de comedores vende las botanas que hacen en Capys. Confe, tiene ventas de galletas en una cadena de tiendas de conveniencia. La Casita de San Ángel le provee productos de fomi a dos importantes cadenas de papelerías.

 

El segundo rubro es el de consultoría para la inclusión laboral que proporciona capacitación para aquellas empresas del sector público o privado que deseen iniciar, continuar o mejorar sus contrataciones a personas con discapacidad.

    

En este sentido, Fundación Inclúyeme oferta servicios que contribuyen al cambio socio cultural de los colaboradores de empresas hacia la inclusión y la diversidad, nos enfocamos en temas de discapacidad, por ejemplo: manejo no discriminatorio en sus políticas, accesibilidad de infraestructura e intranet, contrataciones, acompañamiento a la inclusión laboral, capacitaciones y sensibilizaciones.

 

Estamos aliados con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) que aplica la evaluación VALPAR, sistema que identifica las necesidades, habilidades funcionales, aptitudes e intereses de personas con discapacidad para su Inclusión laboral.

 

Apoyar a empresas en sus procesos de contratación de personas con discapacidad brinda la oportunidad de contribuir a mejorar la calidad de vida ya que reciben una justa retribución económica por su trabajo y el respeto a sus derechos.

 

Fundación Inclúyeme ha hecho inclusión laboral en más de 40 empresas y actualmente pertenece a la Red de Vinculación Laboral de la STPS. También somos parte de Éntrale, Alianza por la inclusión laboral de personas con discapacidad, iniciativa del Consejo Mexicano de Negocios que nació con el propósito de cambiar paradigmas para favorecer que más personas con discapacidad en México obtengan un empleo, para lo cual vincula a empresas con organizaciones de la sociedad civil.



El uso tecnológico en el día a día de Fundación Inclúyeme

viernes, junio 23, 2017

En Fundación Inclúyeme consideramos que la tecnología es una parte integral de la vida y en la medida que la aprovechamos en nuestras actividades y procesos diarios, hacemos más sencilla y funcional la labor a la que nos dedicamos, nos comenta en entrevista el Dr. Enrique Grapa, director de la Fundación.

Los colaboradores de la Fundación aprovechamos la tecnología en muchos sentidos, aunque estamos seguros de que hay mucho más y en el futuro seguiremos incorporando el uso de soluciones innovadoras a la par que éstas se incorporan a la vida de las personas en general.

En cada uno de los nueve departamentos en los que implementamos un sistema de vida adulta independiente para personas con discapacidad intelectual, hay acceso a Internet y un equipo de cómputo a disposición de los participantes para los distintos fines que requieran; en general los usuarios entran a consultar información, o bien, sus redes sociales. Creemos importante enfatizar sobre el potencial que tienen las nuevas tecnologías en el fomento de la accesibilidad universal y en la promoción de la autonomía e inclusión de las personas con discapacidad, nos comenta Enrique Grapa.

Para Fundación Inclúyeme la tecnología es un medio para informar a la sociedad, somos ávidos participantes de Facebook y Twitter, entre ambas plataformas tenemos casi 49 mil seguidores, y de acuerdo con nuestros datos, somos la segunda institución social de apoyo a la discapacidad con más seguidores. Estamos orgullosos del avance y vamos hacia adelante porque la tecnología es una herramienta para comunicarnos con nuestros usuarios potenciales y dar a conocer a la sociedad los programas que ofrecemos, y en la medida que adoptemos el entorno tecnológico, mejor difundiremos la promoción de una mayor calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.

Un ejemplo de la importancia de la aplicación de la tecnología es allegar al público los cuestionarios para la detección temprana de autismo y asperger, en este sentido, la tecnología nos simplifica la vida y ha sido fundamental para apoyar a los familiares y amigos en la detección temprana para que intervengan lo antes posible, ya que existe una correlación entre la calidad de vida de las personas y lo oportuno que se comience a intervenir y estimular los casos de asperger y autismo.

Al interior de la Fundación, los colaboradores tenemos herramientas que nos permiten manejar toda nuestra información en un esquema de trabajo compartido, la información institucional se maneja electrónicamente, no está almacenada en una computadora personal, sino en un repositorio general y a la mano de quien requiera consultarla. En este sentido, cada uno de los que participan en la conformación de un expediente van añadiendo su parte y todo se queda en la base de datos institucional. Tenemos una organización o taxonomía electrónica donde guardamos los expedientes de nuestros usuarios, información externa, estadística, indicadores, resultados y evaluaciones de calidad de vida y todo lo relevante para nuestro accionar diario.

Nuestra meta es ampliar el modelo exitoso tantas veces como sea posible, ya sea con esfuerzos propios de la Fundación o mediante franquicias sociales que repliquen los programas y las prácticas alcanzadas. Y para cumplir esa meta es indispensable la automatización de los procesos y componentes, porque será la manera que nos permitirá replicar el modelo.

Para llegar a ser una franquicia social que promueva la calidad de vida de los mexicanos con discapacidad intelectual, se requieren 4 pilares: estrategia, procesos, recurso humano y tecnología; y sólo con estos cuatro soportes podremos tener una mesa cimentada.