Artículos

Resolviendo la duda sobre si el Síndrome Asperger desaparece.

viernes, abril 13, 2018

Por: Psic. Eduardo Díaz Tenopala

A partir de la aparición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su nueva versión (DSM-V), en el año de 2013, se ha generado mucha controversia con relación a si el Síndrome de Asperger desaparece como entidad diagnóstica.


El DSM-IV en el apartado de Trastornos Generalizados del Desarrollo señalaba que uno de ellos era el Trastorno Asperger. Con la publicación del DSM-V y al cambiar el término trastornos generalizados del desarrollo por el de Trastorno Espectro Autista y ya no señalar “tipos" sino hacer una clasificación de acuerdo con los apoyos que la persona requiera, ha generado, desde mi punto de vista, la errónea idea de que el Síndrome de Asperger ha desaparecido.


Incluso escuchamos que si la persona evaluada se encuentra en un nivel 1, que de acuerdo con la nueva clasificación se refiere a que requiere un apoyo no substancial, se piensa que corresponde a personas con Asperger. En mi experiencia, conozco a muchas personas con autismo que no requieren de mucha ayuda, y siguen teniendo autismo.


El síndrome es una entidad perfectamente descrita por su autor Hans Asperger en el año de 1944, como resultado de la observación de un grupo de personas que presentaban características similares de comunicación, socialización y procesos de pensamiento, por señalar las más importantes.


El DSM-V es una clasificación americana elaborada para la población y los médicos americanos, con una serie de consideraciones de salud pública y de resguardos médicos que no tendrían cabida en otros países. Aun cuando el DSM-V en la descripción del Trastorno Espectro Autista maneja mejor muchos aspectos de diagnóstico que el DSM-IV no consideraba, no se debe pensar que al no existir el síndrome de Asperger en dicha clasificación, las personas que lo presentan dejan de serlo.


No confundamos a los padres de familia. Expliquemos claramente bajo qué parámetros estamos haciendo un diagnóstico, pero sobretodo no demos por hecho situaciones que no son reales: al día de hoy, ni la Asociación Psiquiátrica Americana o ninguna otra instancia ha publicado documento alguno donde se determine que el Síndrome de Asperger ha desaparecido.


Psic. Eduardo Díaz Tenopala es Presidente de Enlace Autismo AC. y colaborador de Fundación Inclúyeme AC.

Ciudades Accesibles

viernes, marzo 30, 2018

Por Luis Quintana


“Cuando un espacio es accesible las personas no viven la discapacidad.”


¿Qué son las ciudades accesibles? Cómo estas ciudades están diseñadas impacta en el modo de vida de sus habitantes: en la forma de relacionarse, en cómo se desarrolla la actividad económica, social y, en definitiva, en la calidad de vida. 


El objetivo no es otro que garantizar la igualdad de acceso y crear ciudades que puedan ser disfrutadas por todos los ciudadanos de la misma manera. Mejorar así la calidad de vida de su población y asegurar que todos, independientemente de la edad, condición física, psíquica, intelectual o sensorial que puedan tener. La población con discapacidad debe poderse involucrar en todos los aspectos de la vida sin limitaciones: sociales, culturales, económicas o turísticas, como el resto de la población.


Las ciudades han comenzado a desarrollar una sensibilidad inclusiva hace relativamente pocos años. Las diferentes planificaciones urbanísticas puestas en marcha por las administraciones locales no han tenido en cuenta las barreras arquitectónicas ni han visto por la accesibilidad universal hasta una época reciente, esto por la creciente población de personas con discapacidad y de la tercera edad. Sin embargo, adaptar los entornos cívicos a todos los ciudadanos es hoy en día una de las máximas aspiraciones en materia de sostenibilidad.


Anteriormente, las avenidas estaban diseñadas para darle preferencia a los vehículos ya que eran amplias, de varios carriles con pocos cruces peatonales y banquetas angostas, lo que dificultaba la libre circulación de los peatones. Hoy eso se está cambiando dándole preferencia a los peatones haciendo o creando áreas de circulación amplias y libres de obstáculos. Se están evolucionando los puentes peatonales (no son funcionales para personas de la tercera edad, personas con discapacidad, familias con carriolas) por cruces seguros, plataformas elevadas y en algunos casos cruces subterráneos todo esto con el fin de garantizar la seguridad al peatón. 


Aportando otros apoyos al desplazamiento de los peatones con discapacidad visual, se coloca una guía de huella podo táctil, señalización en Braille, mapas hápticos en puntos clave de la ciudad ubicando los lugares más importantes, así como los semáforos sonoros son una excelente herramienta ya que sirven de alerta al cruzar la calle.


Cabe destacar la importancia del mobiliario urbano, ya que no solo los andadores integran una ciudad accesible, este mobiliario debe de ser el adecuado desde las bancas con respaldo, botes de basura, apoyos isquiáticos hasta los bebederos que deben tener las alturas correctas para que cualquier persona pueda ocuparlos de manera adecuada e independiente.


Por otro lado, aparte de la eliminación de barreras arquitectónicas, es importante observar las condiciones climatológicas: no es lo mismo desplazarse en silla de ruedas sobre pavimento seco, mojado o nevado, así como también es importante considerar el arbolado que se siembra en los diferentes entornos urbanísticos ya que algunos por su bajo crecimiento pueden causarle accidente a las personas con debilidad o discapacidad visual mientras otros con sus raíces levantar las banquetas y entorpecer el camino a cualquier peatón.


Es importante señalar que una ciudad NO se convierte en accesible únicamente por adaptar sus estructuras a todo tipo de personas. Los conceptos de Accesibilidad Universal, Usabilidad y Diseño para Todos no solo benefician a las personas con discapacidad, sino que benefician a toda la población, ya que su aplicación genera espacios, entornos y situaciones mucho más usables para todo el mundo. 


Recordando a Paco Cisneros “Hagamos de la inclusión un estilo de vida”.

Las personas con discapacidad y las elecciones de julio de 2018 en México

viernes, marzo 09, 2018

Mónica Paola Gudiño Espinosa.

Falta cada vez menos tiempo para las elecciones del 1o de julio de 2018, que serán las más grandes en la historia del país porque se votarán 3,326 cargos de elección popular, entre los que destacan la Presidencia de la República, 500 diputados federales, 128 senadores y 9 gobernadores: Ciudad de México, Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán.


En un país democrático como México es de suma importancia la participación de todos los ciudadanos en la vida pública y política, para expresar nuestras opiniones y hacer valer nuestros derechos. Cuando afirmo todos es incluyendo y subrayando a las Personas con Discapacidad.


Podemos afirmar que en los últimos años ha habido avances en el tema de la accesibilidad para que las personas con discapacidad ejerzan su derecho al voto, al menos en papel, algunos ejemplos son:

- el Acuerdo Nacional por los Derechos Políticos de las Personas con Discapacidad, firmado en 2010, por el que los partidos políticos registrados ante el entonces Instituto Federal Electoral se comprometieron a promover, difundir, defender, ejercer y hacer exigible la participación política de este colectivo en los procesos electorales. Dicho acuerdo contribuyó a que los mensajes oficiales en esta materia y la propaganda política fueran accesibles.

- el Programa Institucional de Accesibilidad para Personas con Discapacidad del Tribunal Electoral del Poder Judicial que tenía el objetivo de proteger el derecho de acceso a la justicia electoral y el ejercicio de los derechos político-electorales.

- el Protocolo para la Inclusión de Personas con Discapacidad como Funcionarios de Mesa Directiva de Casilla en los procesos electorales, publicado por el Instituto Nacional Electoral (INE) en mayo de 2017.  


Sin embargo, pareciera que es el único aspecto en el que se han dado avances ya que el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, en octubre de 2014, hizo 2 recomendaciones a México respecto a la participación en la vida política y pública de estas personas.


En una de ellas manifiesta su preocupación por la denegación del derecho al voto de las personas con discapacidad intelectual y psicosocial, y por el hecho de que los procedimientos, instalaciones y materiales electorales no sean accesibles. Y en la segunda, el Comité urge a México a modificar la disposición del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, para garantizar el derecho al voto de todas las personas con discapacidad y le recomienda asegurar que los procedimientos, instalaciones y materiales electorales sean accesibles, tanto en las zonas urbanas como en las rurales.


Otro hecho muy preocupante, es la falta de propuestas específicas por parte de los candidatos a la presidencia o de los partidos políticos para mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad, que de acuerdo con las cifras del Censo de Población y Vivienda 2010 realizado por el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) es sólo el 5.1% de la población de nuestro país, a diferencia de lo que ha afirmado la Organización Mundial de la Salud que las personas con discapacidad son el 15% de la población mundial.


Si tú al leer este artículo ya sabes por quién vas a votar, espero que puedas contestar qué ha declarado ese candidato o candidata sobre la discapacidad. Si no lo sabes te invito a que reflexiones más tu voto y que recordando el lema usado durante la negociación de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad “Nada sobre nosotros sin nosotros” les hagamos preguntas directas a los candidatos sobre sus propuestas de políticas públicas para mejorar la vida de las personas con discapacidad en caso de ganar las elecciones, ya sea a través de sus redes sociales o en sus oficinas de campaña.


Mónica Paola Gudiño Espinosa se desempeña como Consultora en temas de Derechos Humanos y Responsabilidad Social.

Asperger, ¿ya no existe?

viernes, febrero 23, 2018

Por: Verónica Rocha


Cuando se presenta la oportunidad, hablo de la existencia y la vigencia del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM V (por sus siglas en inglés) una herramienta Americana que permite a psicólogos y psiquiatras clasificar perfiles de salud mental, lanzado en 2013.


Cada edición ha sido sometida a una serie de cambios y modificaciones, como resultado de largas reflexiones en torno a comprender y dar mejores respuestas a las condiciones que ahí se manejan. Una de ellas es el Autismo. En el DSM IV se le encontraba dentro del Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) mientras que en el DSM V se le denomina Trastorno del Espectro Autista (TEA).


Otro cambio importante en el DSM-V es que desaparecen los niveles leve, moderado y severo para ‘medir el grado de autismo’ y dejar solo categorías para conocer la cantidad de apoyo que la persona con autismo requerirá: 1 necesita ayuda; 2 necesita ayuda notable; 3 necesita ayuda muy notable. También el Síndrome de Asperger ya no se menciona.


Ante esta situación más de uno ha dado por hecho que esta condición ha desaparecido y por lo tanto aquello que presentaba mi hijo, hermano o alumno ya no existe y ahora tiene otra cosa que habría que darle nombre.


A propósito del Día Internacional del Asperger conmemorado el pasado domingo 18 de febrero, el psicólogo Eduardo Díaz Tenopala con más de 30 años de trabajo dedicados al diagnóstico y abordajes de las Condiciones del Espectro Autista ha sido muy oportuno, pero sobretodo muy claro al decir si ‘desaparece’ o no el Asperger de nuestras vidas.

Fue a través de un artículo publicado en la página web de Enlace Autismo AC, asociación que preside, donde deja en claro que al no aparecer en el reciente Manual, no significa que la persona deja de contar con esta condición: “Aún y cuando el DSM V en la descripción del Trastorno Espectro Autista maneja mejor muchos aspectos de diagnóstico que el DSM IV no consideraba, no se debe pensar que al no existir el Síndrome de Asperger en dicha clasificación, las personas que lo presentan dejan de serlo”.


Una de las grandes bondades que Eduardo Díaz ha mostrado durante todos estos años es la solidaridad y empatía con los familiares de las personas con alguna de las Condiciones del Espectro Autista y en su escrito lo refleja: “No confundamos a los padres de familia. Expliquemos claramente bajo que parámetros estamos haciendo un diagnóstico, pero sobretodo no demos por hecho situaciones que no son reales: al día de hoy ni la Asociación Psiquiátrica Americana o ninguna otra instancia ha publicado documento alguno donde se determine que el Síndrome de Asperger ha desaparecido”. PrimeroPersona


Verónica Rocha, conductora de Telediario Laguna, periodista, columnista de Milenio Laguna, fundadora y directora general de Autismo San Roberto.

¿Qué son los Protocolos de Seguridad?

viernes, enero 26, 2018

Por: Fundación Inclúyeme 

Después del sismo ocurrido en la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre, el panorama en cuanto a seguridad cambió notablemente, por lo que éste se volvió un tema recurrente para todos.


Cuando hablamos del tema, de tomar medidas y acciones preventivas esenciales para lograr la seguridad de nuestros seres queridos, muchas veces no estamos familiarizados con estas acciones y lo desconocemos, eso nos hace vulnerables ante una eventualidad crítica, pues no sabremos cómo reaccionar, poniendo aún más en riesgo nuestra integridad y la de nuestros seres queridos, por esto es de suma importancia conocer y capacitarse sobre cómo afrontar una situación de emergencia y así salvaguardar la integridad física y mental de las personas en general. Con esta finalidad se crean los Protocolos de Seguridad (PdS), ya que con ellos podemos minimizar los riesgos dentro de un área.

 

Pero, ¿qué son los Protocolos de Seguridad?

 

Un protocolo de seguridad es un documento donde se consignan estrategias con los pasos que se deben seguir para ejecutar medidas de protección y acciones seguras dentro de un área, ciudad, etc.  En otras palabras, estas medidas te enseñan una serie de puntos que deberás ejercer para estar preparado y actuar en caso de que se presente alguna situación que te ponga en riesgo a ti, a tu familia, amigos, compañeros de trabajo y otros.


Existen diferentes tipos de Protocolos de Seguridad, dependiendo de las afectaciones provocadas por fenómenos naturales o por el hombre.

 

  1. 1. Sismo o Terremoto

  2. 2. Lluvias e inundaciones

  3. 3. Caída de ceniza del volcán

  4. 4. Incendio

  5. 5. Vientos o ráfagas fuertes

  6. 6. Protocolo de Seguridad para Personas con Discapacidad

  7.  

  8. Asimismo, es muy importante saber cuáles son y tener siempre a la mano contigo los teléfonos de emergencia:

  • 911 emergencias de la Ciudad de México 

  • 56 58 11 11 Locatel 

  • 56 83 22 22 Secretaría de Protección Civil 

  • 56 54 32 10 Sistema de Aguas de la Ciudad de México

  • 15 19 42 90 Apoyo a Personas con Discapacidad (INDEPEDI) 

 

En la CDMX se publicaron protocolos, que es de suma importancia tenerlos presentes porque en determinado momento nos pueden salvar la vida.

Protección civil  elaboró y publicó días antes del sismo del pasado septiembre un documento que se denomina “Plan familiar de protección civil” que consta de 4 partes y una nexo donde nos ayuda a identificar los riesgos dentro y fuera del hogar , así como a identificar las zonas de menor riesgo y

cómo éstas nos pueden ayudar en una situación crítica, fomenta los simulacros familiares para estar preparados en caso de una emergencia real. 


También nos dice de forma clara y sencilla cómo hacer una maleta de vida con las cosas esenciales que se  deben tener a la mano en caso de emergencia, aquí les dejamos el enlace para que puedan descargarlo y compartirlo, este pequeño documento puede salvar vidas.

 

http://www.cdmx.gob.mx/storage/app/media/plan-familiar-de-proteccion-civil.pdf


El sobrepeso y la obesidad en personas con discapacidad intelectual

viernes, diciembre 08, 2017

Por: Dra. Viridiana Arévalo


Para cerrar el año, en nuestro blog decidimos hablar sobre nutrición y discapacidad y la importancia de ésta; para esto invitamos a la directora médica de Fundación Inclúyeme, la Dra. Viridiana Arévalo.

El sobrepeso y la obesidad son condiciones que han ido en aumento en la población, incluyendo a las personas con discapacidad intelectual. Es bien sabido que los individuos con obesidad tienen mayor riesgo de distintas enfermedades. En las personas con discapacidad intelectual la mortalidad es significativamente mayor, siendo las enfermedades cardiovasculares una de las causas más frecuentes.

Para poder tomar acciones preventivas, tanto los profesionales de la salud, como las personas y familiares que conviven con las personas con discapacidad intelectual deben conocer y comprender los principales factores de riesgo.

Entre ellos pueden ser el género (hombre o mujer), el origen de la discapacidad, el ambiente en donde viven, los medicamentos que toma, la dieta y la actividad física.

Se ha determinado que las mujeres presentan una tasa de obesidad mayor en comparación de los hombres. En cuanto al diagnóstico de base, sabemos que algunas condiciones por si mismas tienen mayor tendencia hacia el sobrepeso o la obesidad.  

El hecho de que una persona con discapacidad intelectual sea parte de un programa en donde se desarrollen habilidades de autocuidado entre otras, y además cuente con supervisión, tendrá impacto positivo en el control nutricional, ya que llevan un seguimiento más estrecho en la toma de alimentos, actividad física y vigilancia estricta del peso en contraste con las personas que viven solos o con familiares que carecen de una orientación adecuada.

Los medicamentos pueden asociarse a obesidad en las personas que además de la discapacidad intelectual presentan otras condiciones asociadas y que requieren de manejo con algunos antipsicóticos, por mencionar un ejemplo.

 

Al igual que en la población en general, sabemos que hacer 5 comidas al día disminuirá la probabilidad de presentar sobrepeso u obesidad, de igual manera que realizar ejercicio en forma cotidiana. Otro aspecto importante a mencionar es que la inactividad es un elemento que  predispone a la obesidad.

El tema de la “Vida Sana” es un común denominador para todos.  Las personas con discapacidad intelectual, así como quienes convivimos con ellos debemos tomar conciencia de lo que ello implica para así prevenir y generar una mejor Calidad de Vida.

La Dra. Viridiana Arévalo es médico cirujano por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con especialidad en Genética Médica, certificada por el Consejo Mexicano de Genética y profesora de asignatura de Embriología Humana en el Departamento de Embriología de la Facultad de Medicina de la UNAM, además de trabajar de cerca con los inquilinos del Programa Vida Independiente, brindando atención y seguimiento médico.

Hacemos lo que nos gusta

viernes, noviembre 24, 2017
Por: Verónica Rocha, periodista, columnista de Milenio Laguna, fundadora y directora general de Autismo San Roberto.

“El ocio es la madre de todos los vicios” frase muy popular que nos han dicho, la hemos hecho nuestra y la hemos creído. Probablemente en la connotación histórica, social y cultural del siglo XX, tenía su sustento para propagarlo.


Sin embargo, a finales de ese siglo que nos dejó e inicio de este XXI, se le comenzó a conocer al ocio con otra percepción, gracias al movimiento de personas con discapacidad en México y en el mundo que pedían se le dejará de ver como minusválidos o desvalidos, y comenzaron a demandar que respetarán sus derechos de libre elección que corresponden a su autonomía, lo que ahora conocemos como autodeterminación. De aquella agitación se derivó la frase “Nada de nosotros sin nosotros”.

La palabra ocio proviene del latín otium y significa reposo. Son aquellas actividades que se realizan sin presiones externas, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. Es la disposición del tiempo libre a través de la elección propia a otras acciones

Es pues, la oportunidad que la persona con discapacidad o autismo tiene para hacer, realizar o ejecutar aquello que tanto le gusta, disfruta y entretiene; por el simple hecho de querer hacerlo. Correr, nadar, cantar, bailar, recitar, cocinar, cuidar las plantas, ver pelis. Algunas de las condiciones que se requiere para que sea considerado como tiempo de ocio, es que la actividad no corresponda a un fin terapéutico. Tampoco tener nociones técnicas y profesionales para llevarlo a cabo. Simplemente hacemos lo que nos gusta.

Por supuesto que se corre el riesgo de perder la posibilidad de ejercitar la autodeterminación y darle paso a la ‘madre de todos los vicios’ o conductas no apropiadas en nuestros chicos con discapacidad o autismo. Para ello convendría seguir el siguiente esquema:

¿Qué voy hacer?                 

Voy andar en bici.

¿Cuándo y dónde?

El lunes 20 de noviembre a las 5 de la tarde en el parque de mi casa.

¿Cómo?

Desde el domingo revisaré que la bicicleta esté en buenas condiciones, alistaré la ropa y accesorios adecuados. Invitaré a mi hermano.

¿En qué es positivo?

Al salir de casa, veré los árboles y plantas. Me ejercitaré físicamente. Sentiré en mi cuerpo los rayos del sol de la época de otoño. Me divertiré con mi hermano.

¿Quién voy a sentir que soy?

Una persona que cuida su cuerpo y su salud. Me sentiré responsable.

¿Para qué? ¿Cuál es la intención?

Que puedo ser organizado en mis actividades, puedo elegir qué hacer con mi tiempo libre y decidir con quién pasarla.

 

El ocio está dentro de la programación del tiempo de nuestra agenda diaria y semanal. Se divide en ocio activo, donde el participante es receptor y emisor de estímulos; y el ocio pasivo, donde el involucrado es solamente receptor.

En ambos casos los beneficios son los mismos: Placer y disfrute personal, fomentar las relaciones interpersonales, la participación en la comunidad, potenciar el desarrollo personal, empoderar la autonomía a través de la elección de actividades, ejercitar la autodeterminación. Primero Persona

 

                  

¿Qué limita a las Personas con Discapacidad Intelectual?

viernes, octubre 06, 2017

Por Mara Ruíz Sabio
Coordinadora de Evaluación, Fundación Inclúyeme

Hace unos días me pidieron que escribiera un texto en donde explicara lo que es la discapacidad intelectual de manera clara, sencilla, sin tecnicismos y suficientemente accesible para que nuestros lectores, no especializados lo pudieran entender y transmitir.

Tengo toda una vida conviviendo con personas con discapacidad intelectual (PcDI), más de 20 años de experiencia profesional en este tema, y es increíble que llevo más de 8 días tratando de explicar el concepto, pues no quiero caer en definiciones oficiales de la Asociación Americana de Discapacidad Intelectual y del Desarrollo (AAIDD), y justamente al evitar definiciones rimbombantes y especializadas, la labor se convirtió en algo más complicado de lo que pensaba.

Esta mañana decidí recordar lo que digo a las personas con las que trabajo y que,  por alguna razón, me preguntan qué es la discapacidad intelectual: es aquélla que manifiesta una persona cuando tiene limitaciones en el proceso de sus aprendizajes, es decir, tiene un ritmo diferente para aprender y requiere mucha repetición y enseñanza directa para lograrlo.

Una discapacidad intelectual (DI) es una condición que coloca a una persona en desventaja en relación con su entorno y en comparación con otras personas de su misma edad. Esta desventaja se deriva de una visible inmadurez en la primera infancia en donde comienza a verse un ritmo de desarrollo motor diferente y un rimo en el habla y lenguaje distinto.

Hablamos de DI cuando en la niñez, al iniciar con su educación escolar, muestran dificultad para aprender al mismo tiempo que sus compañeros; la respuesta a las indicaciones verbales o a la información del contexto es muy rezagada. Las actividades personales cotidianas como el vestirse, bañarse y revisar su aspecto personal son difíciles de automatizar.

Las dificultades en el lenguaje y comunicación, ya sea expresivo o receptivo, se detectan desde los primeros años, es decir, la respuesta o reacción ante la información que reciben de su entorno es tardía, pareciendo que no entienden lo que está pasando a su alrededor. Con el paso del tiempo, se van detectando dificultades en la comprensión de lenguaje social, metafórico, interpretaciones del contexto, comprensión de “doble sentido” o chistes. En ocasiones llegan a mostrar rezago en la adquisición del lenguaje.

En una PcDI están presentes limitaciones en procesos socio-afectivos, es decir, dificultad para “leer entre líneas”, cumplir con reglas sociales, comportamientos sociales y conductas afectivas socialmente aceptadas. Además, tienen dificultades para tomar decisiones y discernir, es decir, en la discapacidad existen limitaciones en el juicio. Por lo anterior, es importante que cuenten con una guía externa.

Es muy común escuchar preguntas relacionadas con el “nivel” de discapacidad de una persona, “¿qué tanta discapacidad intelectual tiene?”, “¿hasta dónde puede llegar con su nivel de discapacidad?”. Hasta la fecha no he sabido contestar esas preguntas.

Lo cierto es que existen tres elementos principales que ponen a una PcDI en esa situación: la condición de la persona, las exigencias y características de su entorno y los apoyos que recibe. La interacción de estos tres elementos son los que podrían determinar el nivel o grado de discapacidad intelectual que una persona presenta.

Resumiendo, me atrevo a decir que, la DI son las barreras con las que la persona se enfrenta al presentar limitaciones en sus habilidades para procesar los aprendizajes y habilidades sociales, comunicativas, de lenguaje y de juicio, por lo que requiere de apoyos para lograr tener un nivel de funcionamiento en la comunidad a la que pertenecen.

En definitiva, el concepto de discapacidad intelectual puede llegar a ser tan abstracto y a la vez tan utilizado por “especialistas” en el área. En este sentido hago algunas reflexiones: ¿Qué es lo que detiene o entorpece en realidad a la persona? ¿Qué es lo que realmente le ocasiona la discapacidad? Cada ser humano es tan igual y tan diferente como cualquiera, entonces… ¿qué es lo que nos limita?

Mexicanos destacados

viernes, septiembre 01, 2017

Olimpiadas Especiales México: más de 30 mil atletas a nivel nacional y presencia en 22 estados de la República Mexicana.

Colaborar en un movimiento como Olimpiadas Especiales te da la gran oportunidad de descubrir las habilidades y capacidades que tienen nuestros atletas y ver como a través del deporte pueden desarrollarse, tener amigos, mejorar su autoestima, colaborar en equipo, alcanzar metas y tener el reconocimiento de la sociedad como personas productivas e independientes, además de ser el orgullo de sus familias.

“En este tiempo he podido ver los cambios de muchos atletas que han mejorado desde su lenguaje hasta su autonomía”, nos comentó Pilar Bazán, directora ejecutiva nacional en Olimpiadas Especiales México. “Es un verdadero honor poder colaborar para ellos y sus familias”, enfatizó.

Platicar la historia de uno de nuestros atletas implica un gran compromiso, no me alcanzarían las palabras para describir todo lo que ha tenido que pasar para llegar a donde está ahora. Los papás merecen todo el reconocimiento, pues desde que un hijo nace con discapacidad, hay personas que dicen que no lograrán nada. Y hay historias de padres que realizan activación física con sus hijos desde bebés, aprendiendo de la discapacidad intelectual y luchando día a día por los portazos y barreras que les ha puesto la sociedad en general, debido al desconocimiento de cómo tratarlos, nos comentó Pily.

También nos platicó la historia de Luis Israel Galindo Gamio, quien tiene 29 años y nació en la CDMX. Desde pequeño fue integrado en un centro psicopedagógico y en un jardín de niños con ayuda de terapias de lenguaje. Después en una escuela Montessori recibió apoyo terapéutico de aprendizaje y psicomotricidad. A temprana edad, aprendió a nadar y jugar béisbol, posteriormente estuvo 2 años en Capis en el grupo integrado al Colegio México. Posteriormente curso la secundaria en 3 años.

Mientras estudiaba preparatoria, se dedicó a jugar futbol y trabajó apoyando a su papá en actividades de audio, video y fotografía para eventos en el Colegio de Arquitectos. Después laboró en Kidzania.

Ha sido atleta de Olimpiadas Especiales desde hace 5 años y participó en los Juegos Nacionales en Futbol representando a la Ciudad de México; obtuvo la medalla de bronce en juegos estatales y séptimo lugar en juegos nacionales, así como 4 medallas de oro en natación. Israel dice que Olimpiadas Especiales le ha ayudado a conocer lugares, eventos, competir y a convivir con muchas personas. Se considera una persona feliz con una familia feliz. Además de ser apasionado del futbol le gusta la computación, tener amigos y jugar Xbox 360.

En 2017 fue nombrado por Olimpiadas Especiales México como Atleta Líder, representando a nuestro país en el Congreso de Atletas Líderes que se llevó a cabo en abril en la Ciudad de Panamá.

Actualmente, Israel trabaja en Procter and Gamble en el programa especial de Inclusión, es atleta líder y vocero del movimiento, participa en diferentes entrevistas en medios de comunicación y da conferencias empresariales.

Israel tiene discapacidad intelectual y epilepsia, pero esto no le impide asistir de lunes a viernes al gimnasio con su hermano, los sábados entrena futbol y martes y jueves va a natación.

“El esfuerzo y acompañamiento de su familia han logrado que Israel cada día se desarrolle más como una persona productiva e independiente, dejando atrás la discriminación y los mitos de que las Personas con Discapacidad Intelectual (PcDI) difícilmente pueden estudiar y trabajar. Son un ejemplo de perseverancia y logros en el cumplimiento de metas y sueños”, nos comenta la directora de Olimpiadas Especiales México.

Pily Bazán dice que colaborar para Olimpiadas Especiales representa una experiencia personal y profesional increíble, ya que es un movimiento internacional que fue concebido para dar oportunidades de inclusión a las PcDI a través del deporte y de programas complementarios de salud, educación y desarrollo de comunidades con el fin de mejorar su calidad de vida.

Olimpiadas Especiales es una organización mundial que nació en 1968 y en la actualidad tiene presencia en 170 países, con 230 programas, y atiende a más de 5 millones de PcDI. “Tenemos una gran responsabilidad pues hay que profesionalizar la organización en México para dar cumplimiento a las leyes y reglamentos en la operación y para continuar siendo transparente, auditada, y donataria, porque esto es lo que da confianza a las personas y organizaciones que nos apoyan”.

Algunos de los principales éxitos de Olimpiadas Especiales son:

  1. 1. 30 años en México, arrancando de 0

  2. 2. Más de 30 mil atletas a nivel nacional 

  3. 3. Presencia en 22 estados de la República Mexicana 

  4. 4. Participación en Juegos Mundiales de Verano y de Invierno, además de representar a nuestro país en los juegos regionales desde 1987. 

  5. 5. Más de 1000 medallas Internacionales


La directora nos comenta de los principales retos de la organización:

  1. 1. Profesionalizar y mantener este estatus en la organización.

  2. 2. Reducir al máximo los gastos administrativos y operativos. Como ejemplos: contamos actualmente con una plantilla de 7 empleados que atienden a nivel nacional con el apoyo de voluntarios. Trabajamos en una oficina en comodato.

  3. 3. Conformar un equipo profesional de trabajo que ame el movimiento, a las PcDI y a sus familias, cumpliendo con los objetivos que se establecen.

  4. 4. La procuración de fondos para la subsistencia del movimiento es muy importante, presentamos al movimiento como una alternativa de vida, que mejora la calidad de vida de las PcDI y la posibilidad de que sean independientes y productivos. 

  5. 5. Difusión, si no conocen el movimiento difícilmente lo pueden apoyar, y este ha sido un gran reto para Olimpiadas Especiales, la difusión de lo que hacemos y los grandes logros de nuestros atletas. A través de redes sociales, cada día nos acercamos a diferentes personas.

*Estimado lector: este espacio está abierto para que nos compartas tus experiencias e inquietudes en temas de discapacidad. Te agradecemos que nos compartas aquí tus opiniones.

Vocabulario solidario

viernes, agosto 04, 2017

Por el equipo de redacción de Fundación Inclúyeme

En México, existen cerca de 7 millones de personas con algún tipo de discapacidad, y se calcula que 3% de la población tiene discapacidad intelectual, en este sentido, el lenguaje para dirigirnos a ellos debe ser incluyente, es decir, aquél que fomente una cultura de respeto. Las personas con cualquier condición, ante todo son personas y tienen el derecho de ser tratados con cortesía, al igual que el resto de la sociedad.

La Federación de Organizaciones de Personas con Discapacidad Intelectual de Madrid (antes FEAPS) dice que el lenguaje es una cuestión de actitud, no de aptitud, y en armonía con lo anterior, el término “persona” debe situarse antes que su discapacidad, poniendo el énfasis en la persona y no en la discapacidad.

Para lo anterior, elaboró un decálogo con 10 recomendaciones:

1. Mostremos el lado positivo de la discapacidad.
2. Atendamos a las soluciones, más que a los problemas.
3. Permitamos que las personas con discapacidad hablen por sí mismas.
4. Digamos “personas con discapacidad”.
5. Evitemos la imagen de una sociedad cerrada.
6. Cuidado con los mitos en torno a la discapacidad.
7. Informemos sin exagerar.
8. Veamos todas las facetas.
9. Utilicemos información “normalizadora” e inclusiva, no discriminatoria.
10. Produzcamos información accesible y promovamos la accesibilidad a la información.

Actualmente, escuchamos nombrar a las personas con discapacidad con términos inadecuados que las hacen sentir ofendidas. Tomemos en cuenta que la discapacidad no es enfermedad, sino una condición de vida.

En este sentido, cabe mencionar el concepto que se definió en 2006 dentro de la Convención sobre derechos de personas con discapacidad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU): “La discapacidad es un concepto que evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias y las barreras debidas a la actitud y al entorno que evitan su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”.

A continuación, se muestra una tabla a manera de guía de usos correctos e incorrectos; la palabra persona siempre ocupa el primer lugar (Recomendaciones para uso del lenguaje en Discapacidad SENADIS. Gobierno de Chile).


 

USO CORRECTO

INCORRECTOS

Persona con discapacidad

Minusválido, discapacitado, anormal, incapacitado, deficiente, deforme, disminuido, inútil, lisiado, perturbado, subnormal, enfermito, diferente, sufre o padece una discapacidad, persona con capacidades diferentes, persona con necesidades especiales

Persona ciega, persona con discapacidad visual

Ciego, invidente, cieguito

Persona sorda, persona con discapacidad auditiva, persona con hipoacusia.

Sordo, sordomudo, sordito

Persona con discapacidad física, persona con movilidad reducida

Mutilado, inválido, paralítico, cojo, tullido, lisiado, minusválido

Persona de talla baja

Enano

Persona usuaria de silla de ruedas

Confinado en una silla de ruedas, postrado en silla de ruedas

Persona con epilepsia

Epiléptico

Persona sin discapacidad

Persona normal

Persona con esquizofrenia

Esquizofrénico

Persona con discapacidad psicosocial

Loco, demente, trastornado, maniaco depresivo, bipolar, trastornado, privado en su inteligencia, idiota, imbécil, sufre trastorno mental, padece incapacidad mental

Persona con discapacidad intelectual

Mongólico, retardado, retrasado mental, trastornado, privado en su inteligencia, imbécil, sufre trastorno mental, padece incapacidad mental, afectación de capacidad de pensamiento o raciocinio, afección por enfermedad o deficiencia

Persona con autismo

Autista, raro, limitado, antisocial


Las necesidades de apoyos varían en todos los seres humanos, independientemente de la edad, salud, raza, orientación sexual, etcétera. Sin embargo, todas las personas son sujetas de derechos en igualdad de oportunidades.