• Conoce el programa de vida independiente

Artículos

Unidos, apoyando la integración de PcD

viernes, diciembre 14, 2018

Por: Chantal Aguilar

La recreación y las actividades de ocio que las persona con discapacidad hacen en su tiempo libre es parte fundamental para sentirse bien anímicamente, ya que se ha demostrado que contribuyen en su bienestar, por lo tanto, mejoran notablemente la calidad de vida.


En este artículo invitamos a Unidos quienes se dedican a realizar actividades recreativas dentro de programas que se desarrollan en lugares públicos en comunidades cercanas, donde Personas con Discapacidad Intelectual pueden observar, realizar y sentir vivencias enriquecedoras.


UNIDOS se fundó en 1987 en la ciudad de Monterrey con el propósito de apoyar a personas con discapacidad, posteriormente evolucionó hacia la meta de educar a las personas sin discapacidad para lograr valores básicos como la sensibilidad y empatía a través de su acercamiento e interacción.


Hoy en día el modelo Unidos está presente además en Cuernavaca, CDMX, Guadalajara, Puebla, Querétaro, así como en otras ciudades de México a través de aliados institucionales y en distintos países como Chile y Perú.


En Unidos transformamos vidas mediante la interacción de personas, tenemos distintos programas de inclusión, en los que personas con y sin discapacidad crean un ambiente de convivencia y aprendizaje, generando experiencias que impulsan a descubrir una mejor versión de sí mismos, buscando hacer de la discapacidad algo de todos los días.



El Sábado de Amigos, es uno de los programas de inclusión en Unidos, donde cada sábado se realizan distintas actividades recreativas, también cada año se organiza el Verano Unidos con una duración de 2 semanas.


Contamos también con programas de sensibilización, donde se imparten talleres a colegios y empresas, diseñados para sensibilizar a niños, jóvenes y adultos sobre la importancia de un cambio de actitud hacia nuestro entorno, partiendo por el respeto a la diversidad, buscando una transformación personal que impacta en los diferentes ámbitos de desarrollo.


Unidos le apuesta a la recreación, ya que sabemos que es de vital importancia para el ser humano, complementando su formación.


La interacción entre jóvenes de la misma edad enriquece el desarrollo y fortalecimiento de habilidades socioemocionales, logrando tener personas más conscientes, independientes y con mejor autoestima.


Para mayores informes: www.unidos.com.mx

Con voz propia

Yo soy Vicente.

viernes, noviembre 30, 2018


Por: Vicente Acevedo Méndez.

Tengo 29 años y tengo una condición de discapacidad intelectual. Mi nombre es Vicente, actualmente trabajo en Casas Geo como encargado de mantenimiento, me gusta mucho mi trabajo y como todos ahí son conmigo, además desde hace algún tiempo estoy estudiando la prepa, porque quiero salir adelante y aprender más.



Algo que me gusta de tener un trabajo es, que me puedo comprar la ropa y los perfumes que me gusta usar, puedo tener dinero para salir los viernes con mis amigos.


Vivo en el departamento de Polanco de la Fundación Inclúyeme, con otros compañeros y me gusta mucho, aprovecho todos los consejos y los apoyos que me han brindado para mi autonomía e independencia.


En 2 años que llevo viviendo en mi departamento, he aprendido a cocinar, y ser más responsable en cuanto a las labores diarias, pero sobre todo a obtener las cosas con mi propio esfuerzo, a cuidarme y a tener metas a futuro.

También, me han enseñado a convivir y respetar a mis compañeros con los que vivo. Juntos, hemos compartido momentos difíciles y otros muy divertidos, pero lo más importante, es que nos hemos apoyado cuando más lo necesitamos.


Así como todos, también tengo grandes sueños. Sueño con tener mi propia casa, convivir con buenos amigos y encontrar el amor.


Agradezco la oportunidad que me han brindado de compartirles una pequeña parte sobre mí, lo cual, aunque no parezca, me ha significado un reto muy grande, ya que no acostumbro a escribir.



La familia habla

La beca de Luis

viernes, octubre 26, 2018

Por: C.P. Enrique Galdeano Estrello

Fue para mí una sorpresa muy agradable hace tres años el recibir la circular de que, si teníamos descendientes con discapacidad, podíamos aspirar a una beca, si es que estaban en alguna Institución escolar pensé de inmediato en mi hijo Luis Felipe Galdeano Juárez. Se lo comente a mi jefe en ese entonces y se hicieron los tramites, obteniéndola positivamente.

La relación entre Fundación Inclúyeme y el CREE A.C. (Colegio Regiomontano de Educación Especial A.C.) fue muy positiva inclusive con los reportes de los adelantos de mi hijo en dicha Institución y obviamente por el apoyo económico que recibimos de Fundación Inclúyeme, fue definitivo para el mejoramiento de la economía familiar.

Desgraciadamente, al final del año escolar nos reportaron que la beca había llegado a su fin ya que los fondos se habían terminado. En un momento dado, en el 2017, llegue a tomar la decisión de ejercer mi jubilación, después de 39 años productivos en mi centro laboral haciendo más difícil el costear el colegio.




Por el verano del 2018, cuál fue mi sorpresa de recibir una llamada de la Licenciada Sherezada Martínez, en la cual me dieron la grata noticia que mi hijo Luis tenía la posibilidad de reactivar la beca durante el próximo año escolar 2018 - 2019, con el agradecimiento a Dios y por supuesto a Inclúyeme, por este apoyo económico tan importante para el desarrollo de mi hijo para que continúe con su educación.

Esta beca podrá ayudar a Luis a mantener el proyecto de desarrollo personal que lleva en el CREE A.C. el de acuerdo con sus posibilidades y potencialidades individuales y de acuerdo con cada discapacidad que varían de acuerdo con cada caso en particular, incluyendo terapia física, además del desarrollo escolar de acuerdo con cada nivel cognitivo.


Dado lo anterior estamos sumamente agradecidos por el apoyo recibido para Luis Felipe y nuestra familia, para que el siga desarrollando su potencial en su escuela y poder mantenerse también por el apoyo de Fundación Inclúyeme.


Con el mayor agradecimiento para la fundación, sus directivos y el personal de Fundación Inclúyeme.


Inclúyeme avanza

Ser y crecer como Facilitador de Fundación Inclúyeme

lunes, diciembre 10, 2018

Por Cristian Figueroa

La vida cotidiana en nuestro país es diversa y cambiante, el proceso de integración a la vida social, escolar, recreativa, laboral y  profesional de cualquier persona es el resultado de un amplio esfuerzo individual y colectivo que depende de redes de apoyo que permitan una vida independiente. Sin embargo estas dificultades representan grandes barreras para las personas que viven con discapacidad intelectual, una condición social de vida que aún en nuestro país representa un gran reto para la inclusión y mejoramiento de la calidad de vida y que atienda las necesidades de las personas con discapacidad intelectual.


Ser facilitador no es sinónimo de cuidador.


Si bien es cierto que existen barreras para las PcD, nuestra labor como profesionales significa alejarnos de los paradigmas paternalistas y establecer vínculos de apoyo social y emocional para romper con estereotipos y metodologías que antes no permitían el acceso a una calidad de vida.


Mi paso como facilitador en Fundación Inclúyeme ha consolidado un compromiso de acción social con PcD, generando y/o potenciando herramientas que les permita acceder al derecho universal de vivir de manera autónoma e independiente.


Cuando ingrese a la fundación y conocí al grupo de PcD con las que iba a convivir mi primer tarea fue identificar la diversidad de contextos, personalidades, historias de vida, habilidades y problemáticas con las que iba a caminar, supuse que lidiar con toda esa complejidad iba significar un fracaso rotundo en las intervenciones del día a día, por esta razón fue necesario establecer un proceso constante de comunicación y confianza que me permitiera identificar necesidades que puedan mejorar el crecimiento individual.


Dador de ojos y oídos.


Un trabajo arduo en el ejercicio profesional como facilitador representa la necesidad de mantener una autocrítica constante que pueda fortalecer ojos y oídos para mirar y escuchar a quienes por razones sociales y culturales se les ha negado el derecho de ser vistos y escuchados. Por tal razón las intervenciones estáticas y paternalistas se verán rebasadas por los contextos de realidad.


En el proceso de formación para la autodirección y autonomía que requieren las PcD ha sido necesaria mucha paciencia, empatía, establecimiento de vínculos de comunicación y de buenos consejos, no de indicaciones y reglas ajenas que no permitan la toma de decisiones y logren visibilizar las consecuencias de sus actos.


El reto más grande como profesional ha sido el fortalecimiento de habilidades que permita a las PcD identificar su realidad, apropiarse de su persona y hacerse cargo de sus decisiones, este proceso les ha dado la pauta para mirar hacia el futuro y generar metas hacia el mejoramiento de su calidad de vida.


El acceso a la vida independiente para las PcD es un derecho y  un reto para nuestra sociedad. Lograr más espacios de inclusión es una meta, la tarea a seguir es de integración no de aislamiento, y debe ocurrir en todos los ámbitos existentes en nuestro país.

Suscribiéndote al boletín, puedes mantenerte informado de las actividades de la Fundación.

  • * Requerido Quiero recibir el boletín