• Conoce el programa de vida independiente

Artículos

Condiciones de básicas accesibilidad laboral

viernes, julio 27, 2018


Por: Todo Accesible, Redacción Fundación Inclúyeme


¿Sabías que la NOM-034 (Secretaría del Trabajo y Previsión Social) y la NOM-008 (Protección Civil) establece que los centros de trabajo que cuenten con una persona con discapacidad o más de 50 colaboradores deben tener condiciones de accesibilidad básicas?


Tales como:

- Acceso seguro. Que los accesos peatonales sean a nivel y que no existan elementos que puedan obstaculizar el libre paso, esto incluye puertas y pasillos amplios.

- Rampas seguras. Que se consideren rampas para salvar desniveles, estás deben ser adecuadas y con la pendiente correcta además deben contar con protección lateral.

- Servicios Higiénicos Adaptados. Que se cuente con al menos un sanitario que tenga los elementos necesarios para ser útil a personas con discapacidad.

- Señalización. Esto incluye; cuidar la ubicación de señalamiento visual, táctil o audible para que ser utilizado con o sin ayuda técnica, deben incluir la iconografía adecuada, escritura en braille, símbolos fáciles de entender, alarmas audibles entre otros; pavimentos podo táctiles con color contrastante, tanto de advertencia (tachón) como guía (lineales).




Todo esto puede ser causa de laguna multa si no se lleva a cabo. Al patrón que incumpla con las normas de seguridad e higiene y las de prevención de riesgos laborales, la Ley Federal del Trabajo, en su artículo 994, prevé sanciones que van de 250 a 5 mil veces el salario mínimo, equivalentes a $18,260 hasta $365,200, conforme al valor de la nueva Unidad de Medida y Actualización (UMA), determinado por el INEGI.


Cumpliendo con todo lo estipulado la Secretaría del Trabajo cuenta, asimismo, con el Distintivo Empresa Incluyente “Gilberto Rincón Gallardo”, que es una estrategia para reconocer a las empresas que incluyen laboralmente a personas en situación de vulnerabilidad y desarrollan acciones para promover la igualdad de oportunidades y la no discriminación.


Mediante las estrategias Abriendo Espacios, el Servicio Nacional de Empleo (SNE) oferta puestos de trabajo, dirigidos específicamente a atender a este sector vulnerable. Además, el SNE tiene a su cargo los equipos especializados Valpar, instalados en 27 estados de país, que evalúan de manera rápida y efectiva las habilidades, destrezas, potencialidades y limitaciones de las personas, y que facilitan su inserción en el mercado laboral.


Cabe señalar que, a través de la Red Nacional de Vinculación Laboral, la STPS de la cual Fundacion Inclúyeme forma parte como parte de nuestro programa A la Medida; ofrece una cadena de servicios a las personas de grupos prioritarios respecto a diferentes áreas de la inclusión laboral: consejería; evaluación de habilidades y aptitudes laborales; análisis de puestos; rehabilitación laboral; capacitación en y para el trabajo; creación de entornos favorables a la inclusión y promoción de centros de trabajo libres de discriminación y violencia; así como fomento al autoempleo.


Existen beneficios sociales y fiscales para las empresas que impulsan este tipo de programas.


¡Hagamos de la inclusión un estilo de vida!


Conoce estas NOM en:

http://dof.gob.mx/nota_detalle_popup.php?codigo=5445287

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/257535/NOM-008-SEGOB-2015.pdf

Con voz propia

Así son mis días

viernes, julio 13, 2018
Por: Ana Mari Vargas  

 

Me gusta escuchar música, estar en la computadora, chatear por internet. Me gusta trabajar en oficinas y en computación. Sé capturar información. 


Me gusta ver telenovelas, programas de chismes como Venga la Alegría, y los juegos de mesa, siempre y cuando no sean de miedo. 


Comunidad Down es un centro de capacitación laboral al cual acudo de lunes a viernes. Estoy en un grupo de transición laboral. Este grupo trata de capacitarte para entrar a trabajar. Tomo el taller de encuadernación. Aquí hacemos libretas con hojas que nos donaron. Las pastas son hojas que nosotros mismo trituramos. Las adornamos con flores, hojas secas, hojas de color; también hacemos cojines para relajación y el estrés. Los llenamos con semillas de lentejas, girasol, flor de azar, etc. 


También tengo clase de computación, ahí me enseñan a usar Power Point y a hacer presentaciones en este mismo programa. Tengo clase de yoga en donde me enseñan cómo relajarme y a tener menos estrés. Tomo una clase de training. Aquí hacemos ejercicio, caminamos, trepamos llantas. Yo, por supuesto, la trepo con miedo, aunque me apoyo con el profesor.

 


Además tengo un taller de artes plásticas y de dibujo. He dibujado luchadores, paisajes, mi cuarto visto por arriba, una brocha al estilo bruja, una cara, una ciudad, unos puntos, rayas, figuras geométricas y frases dirigidas a mi mamá. 


Uso pintura de óleo, de cera en cuaderno, también bastidor. Me apoyo sobre un atril para pintar o dibujar y copio de un libro alguna imagen. Aquí en comunidad ya hemos hecho varias salidas. Una fue un día de campo al Parque Bicentenario. Nosotros nos encargamos de hacer las compras de lo que íbamos a comer ese día. También salimos en noviembre y fuimos a ver un altar de muertos en Coyoacán.

 

Ahora les voy a comentar en qué quiero trabajar. A mí, en lo personal, me encantaría trabajar en una oficina porque, aparte de que me gusta mucho estar en oficinas, me gusta convivir con mis compañeros y le sé a la computadora. Además, sé sacar copias, mandar correos por internet, usar la trituradora de papeles, la engargoladora, la perforadora, contestar el teléfono, archivar papeles, entre otras cosas. 

 


Ahora me encuentro en la oficina de Fundación Inclúyeme, como apoyo en mi periodo de vacaciones. Me da mucho gusto estar en esta gran oficina con grandes amigos y compañeros porque me siento apoyada por ellos. Aunque llevo poco tiempo en la oficina, me siento muy orgullosa de pertenecer a esta gran familia porque veo que es una gran familia, y me siento muy contenta de estar en este programa. Me ha ayudado mucho, por ejemplo, a meterme más a la cocina. Antes ni por error cocinaba por miedo a quemarme y ahora ya me animo más y, no es por nada, pero me han quedado unos platillos sencillos y muy ricos. Me toca cocinar los miércoles y lavar mi ropa los martes.  


La familia habla

La discapacidad, mi razón de superación

viernes, agosto 17, 2018

Por: Teresa Vara Jurado

Me es difícil plasmar en un corto escrito todo lo que la discapacidad ha representado y cambiado en mi vida, pero creo que hay puntos significativos que pueden ser resaltados y en los que creo es importante enfocarse.


Cuando empezaba este camino o cambio de rumbo en mi vida, como mamá de una bebé con un diagnóstico aterrador, los sentimientos que pasaban por mi mente eran tristeza, miedo, incertidumbre, y por qué no reconocerlo, una terrible depresión.


El camino ha sido largo, lleno de subidas y bajadas; pero casi 11 años después puedo decir que lo que cruza ahora por mi cabeza son principalmente orgullo, aprendizaje y crecimiento personal. Y, aunque sigue persistiendo la incertidumbre, creo que eso con cualquier hijo siempre existirá.



Pienso que la lección más grande aprendida en estos años ha sido el no encasillar a Mary Tere en un diagnóstico, ni en un patrón de niña que pueda ser definida por Wikipedia. Ha sido tomarla en cuenta como una niña cualquiera, con necesidades médicas específicas, no se puede negar, pero también con otras necesidades específicas como ser humano único.


Poner atención a esas necesidades fue realmente el reto. Ella sin hablar ni comunicarse durante muchos años, tuvo la habilidad para a su modo, hacernos notarlas. Mi único mérito fue abrir mi mente y darme el tiempo de “escucharla” y brindarle las herramientas para que pueda desarrollar al máximo su potencial.

Yo hace ya muchos años que dejé de lamentar que su discapacidad le impidiera hacer lo mismo que el resto de los niños de su edad. Ahora entiendo que su condición le permite hacer mucho más incluso que el resto, pero no deja de dolerme que ella a su corta edad y empezando a penas su etapa de adolescente, aún no lo acepte del todo. Que la balanza de lo físico y la independencia, pesen aun más que su mente privilegiada. Como padres es fácil creer que ellos aceptan fácilmente su condición porque así nacieron, pero no es así.



Necesitan también vivir y sentir su propio proceso de duelo y entender que ser diferente no es algo malo, solo diferente; y como cualquier otra persona descubrir su propia identidad.

Inclúyeme avanza

Donar, debe convertirse en un acto de unión y fraternidad.

viernes, agosto 10, 2018


Por: Ariadna Laguna, Procuración de Fondos de Fundación Inclúyeme

Procuración de fondos, Movilización de recursos, Canalización de donativos, Desarrollo institucional, etc., al final… Las actividades que se requieren para atraer donaciones a una Organización de la Sociedad Civil parecieran que son las mismas, le pongamos el nombre que le pongamos al Área. Y no se trata sólo de nombrarla intentando que sea el nombre más creativo, el más adecuado o el menos “agresivo” desde la percepción de los donantes; lo que ocurre adentro, a veces con sólo una persona o con más de cinco en organizaciones más robustas, podría definirlo como algo mágico.


Actualmente, conseguir que las personas o las empresas donen a alguna causa social es una labor titánica, no hemos crecido con una cultura de la filantropía y a veces, al no conocer por completo el destino final de nuestras buenas intenciones nos puede generar desconfianza. Por otro lado, destinar parte de nuestros ingresos a donativos tampoco resulta fácil, de pronto vemos a chicos boteando o intentando acercarse a nosotros para platicarnos de alguna causa ¿qué hacemos? La mayoría de las veces les damos la vuelta y hasta nos cruzamos del otro lado de la calle. Esto por el lado de las personas, pero si hablamos de las empresas, es aún un poco más complicado, es una labor que requiere de la virtud de la paciencia para no desistir al buscar una cita o para esperar a que nos envíen los añorados documentos para solicitar recursos y entrar a una lista de espera con otras organizaciones.



Con todo esto que comento no intento acrecentar el pesimismo para recaudar fondos o para reforzar las ideas de que en México la gente no dona, mi intención es presentar una realidad que día a día vivimos los que nos dedicamos a esta gran labor de ser el portavoz de una causa. Para mí, es completamente gratificante tener la dicha de tener bien puesta la camiseta de la organización en la que me encuentro y poder crear ideas y estrategias de cómo lograr acercarme a los donantes.


Soy Fundación Inclúyeme, y en esta organización no sólo nos distinguimos por tener un modelo vanguardista de Vida Independiente para personas con discapacidad intelectual o por llevar en alto el estandarte de difundir el paradigma social de la discapacidad en México, además, somos un equipo de trabajo comprometido con nuestra causa y en especial, en los temas relacionados con la vinculación y la procuración de recursos económicos que nos permitan continuar con nuestra labor y beneficiar a más y más personas con discapacidad intelectual.


Cada día pensamos y nos aventuramos en nuevas formas de recaudar, porque no sólo se trata de pedir dinero para preservar la operación diaria o para que la sociedad se sensibilice en materia de discapacidad. La magia que hay dentro de Inclúyeme para reforzar el apoyo de nuestros donantes que ya son como familia porque no dejan de creer en nosotros o la que ocurre al encontrarnos por primera vez con posibles donantes es muy significativa y gratificante. Nuestros actuales donantes y los nuevos, deben estar seguros de que los recursos se destinan con transparencia hacía los Programas con los que beneficiamos a personas con discapacidad intelectual y sobre todo, deben saber que están siendo parte del cambio social que nuestro país necesita.



Sin la gestión de recursos, nuestra labor y la de todas las Organizaciones de la Sociedad Civil no sería posible. Donar, debe convertirse en un acto de unión y fraternidad, que hable de una sociedad que sigue manteniendo unido el tejido social y el sentido de pertenencia; las personas, las empresas y el gobierno debemos caminar en un mismo sentido, que no sea sólo el de ayudar al prójimo, sino el de confiar y no perder el deseo de construir entre todos un país más incluyente, tolerante y con el ímpetu de lograr el desarrollo social y económico.

Suscribiéndote al boletín, puedes mantenerte informado de las actividades de la Fundación.

  • * Requerido Quiero recibir el boletín