• Conoce el programa de vida independiente

Artículos

El acceso al empleo para personas con discapacidad

viernes, mayo 05, 2017

Por: Lic. Gloria Burgos*



Los movimientos de las organizaciones de la sociedad civil en conjunto con la Red de Vinculación de la STPS (Secretaría del Trabajo y Previsión Social), así como los instrumentos nacionales e internacionales que promueven los derechos de las personas con discapacidad, el cambio de paradigma de un modelo médico y rehabilitatorio por un paradigma de apoyos y derechos, han favorecido la eliminación de barreras que impedían que las personas con discapacidad tuvieran acceso al empleo. De esta forma, hemos avanzado como sociedad en materia de oportunidades laborales para personas con discapacidad.


Actualmente, los beneficios de la inclusión laboral se reflejan en la calidad de vida de la persona con discapacidad intelectual, ya que, al tener un trabajo, oficio o profesión, es valorada por sí misma y su familia, asume un papel de protagonista de su propia vida, arregla su imagen, es capaz de tomar decisiones y aumenta el desarrollo de habilidades sociales y personales que le permiten auto determinarse.

Hay elementos que han permitido que cada vez más personas con discapacidad tengan la posibilidad de desarrollarse laboralmente y que cada día más empresas adopten políticas inclusivas:el trabajo coordinado entre las ONGs, las instancias gubernamentales, las empresas y organismos empresariales, las instancias educativas y la participación de las personas con discapacidad en la lucha por sus derechos, así como la normatividad y los instrumentos como la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad. Por otro lado, las ONGs y las instituciones educativas que han transitado al paradigma de apoyos y de vida independiente están promoviendo la formación y capacitación de las personas con discapacidad para hacer frente a las exigencias del mundo del trabajo, facilitando con esto mejores prácticas de inclusión. Sin embargo, todavía existen muchas barreras, sobre todo las invisibles: la desinformación, los mitos y los miedos, la sobreprotección y la incapacidad de muchas organizaciones y personas con discapacidad para romper con paradigmas asistencialistas. Muchos programas de formación no contemplan la formación integral y el paradigma de apoyos que promueven los ajustes necesarios para hacer posible la inclusión exitosa.


Para que una empresa sea incluyente de manera efectiva, es necesario que elabore un diagnóstico inicial de cultura empresarial para conocer sus fortalezas y retos, y así crear una política interna de inclusión. Debe informarse sobre los beneficios de ser empresa incluyente, no sólo en el tema económico a través de los incentivos, distintivos y certificaciones, sino en integrar en las políticas internas los valores relacionados con la diversidad y el respeto a las diferencias, mejorando con esto la imagen y el clima laboral. La mejor manera de sensibilizar es la presencia de la persona en la empresa, ya que el ejemplo se multiplica y otros colaboradores se motivan para abrir espacios.

Por otro lado, está en las personas con discapacidad el participar en un programa de formación y capacitación, conocer las oportunidades que ofrece el mercado laboral donde viven, informarse sobre sus derechos, pero también asumir sus responsabilidades, romper con la sobreprotección y buscar la orientación y apoyo de las ONGs alineadas al paradigma de derechos y de vida independiente.

Es importante continuar el avance en materia de inclusión de las personas con discapacidad y que el país se alinee a las tendencias mundiales. México ha ratificado convenios internacionales como la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y ha promovido la implementación de leyes generales como la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad y la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, entre otras. Las personas con discapacidad que trabajan se incorporan a la población económicamente activa, pagan impuestos, se hacen responsables de sus gastos personales, y esto beneficia a la economía familiar y personal, y promueve la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias.

El papel de las ONGs ha sido el luchar durante muchos años en contracorriente para promover las modificaciones en las leyes; actualmente deben ser vigilantes de que el gobierno y todos los actores involucrados cumplan con su parte.

*Coordinadora del Área Laboral del Centro de Adiestramiento Personal y Social, A.C.





Con voz propia

El trabajo de Pame

viernes, mayo 12, 2017

Entrevista a Pamela Sollano



Hola Pame, cuéntanos un poco de tu vida laboral, ¿en dónde trabajas y desde cuándo?

Trabajo en la Cafetería Starbucks desde hace 5 años. Todos los días me voy caminando al parque y ahí uso el metro, cruzo 3 estaciones, me bajo, salgo y camino derecho y está luego luego enfrente.


¿Cuáles son tus actividades?

Hago limpieza y preparo bebidas. A veces en un solo día hago las dos actividades, depende de la cantidad de la gente que haya.


¿Cuántos trabajos has tenido y cómo fue tu inicio laboral?

Mi tía me metió en un trabajo; también usaba el metro, caminaba y luego luego ahí estaba. Ahí hacía trajes de baño, yo los descebaba y mi tía me checaba, nunca me dejaba sola y siempre me iba a comer con ella.


¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo actual?

Pues hacer limpieza y tratar bien a los clientes. Cuando no voy, los clientes me preguntan en dónde ando.


¿Qué es lo más difícil de tu trabajo?

Algunas veces hacer bebidas porque algunas son complicadas, pero le digo a mis compañeros que me enseñen porque las bebidas nuevas me cuestan trabajo. Sobre todo el frapé o el capuchino porque no sé si va caliente o frío, cuando le pregunto a mis compañeros, ellos me dicen y me ayudan para que no me queme, y si sí me quemo, me recomiendan que me ponga una crema y me cuidan.


¿Por qué consideras importante que las personas tengan un trabajo en donde desarrollen sus habilidades?

Como a mí que entré en CONFE, me entrenaron a cómo llenar los papeles, cómo ir presentable y cómo hablar con el jefe por si te pregunta qué quieres hacer, y ellos están al pendiente de nosotros. Es importante porque es para que ganes dinero y para que la gente sepa que sí puedes, aunque no tengas discapacidad y que aprendas a defenderte a saber andar en la calles y en todos lados.


Cuéntame una historia que recuerdes con agrado de tu actual empleo o alguno anterior.

Cuando me cambiaron de lugar, porque me preguntaron si quería hacer bebidas y me enseñaron y estaban conmigo, tenía horarios que me gustaban. Ahora no porque por mis horarios no puedo hacer actividades que me gusten. Me gustaría ir a natación porque no sé, quiero ir al inglés y a zumba.






La familia habla

La familia

viernes, mayo 19, 2017

Por: Rocío Prado

Al decir familia, pensamos en el núcleo de la sociedad donde un individuo nace y se forma para después crear su propio núcleo, pero hay muchos tipos de familias y muchos núcleos diferentes que se convierten en familia.

Hay familias formadas por papá, mamá, hijo o hijos; otras sólo cuentan con un padre, ya sea mamá o papá, por diferentes circunstancias; otras, un tío o abuelo se hace cargo de los pequeños a causa de algún contratiempo.

Hay otro grupo de personas que se adhieren como una familia valiosa al núcleo principal y son los amigos-tíos del corazón; en lo personal mi familia se extiende a varios queridos amigos de mi trabajo, otros más de mis hermanos en la fe, de mi congregación, con quienes oro, lloro y me gozo. Están también los grupos afines a nuestras necesidades como lo son Fundación Inclúyeme y CONFE.

La familia inicia cuando una pareja se une y después llega un bebé, esto es un motivo de gozo, esperanza y sueños. Ambos padres imaginan cómo será y a quién se parecerá en carácter y físicamente.

Por más ultrasonidos modernos que haya ahora, nunca será lo mismo a tenerlo en los brazos y mirarlo a voluntad.

Pero, ¿qué pasa cuando esa familia recibe la noticia de que ese esperado bebé tiene un problema de salud que le impedirá crecer como la mayoría? Los padres entran en angustia y ante la problemática se unen más para unir fuerzas o, como en mi caso, se separan porque no pueden enfrentarlo, y uno se siente terriblemente solo, desconcertado y sin saber hacia dónde ir o dónde pedir ayuda.

Regresa uno al núcleo de donde salió y trata de cobijarse por un rato pero, a final de cuentas, la problemática es de uno, y es uno quien decide qué se hace y qué no.

En una reunión de padres con “hijos especiales” escuché decir que éramos afortunados, que tener un “hijo especial” era un privilegio. En mi mente, me pareció muy mal comentario, yo no lo consideraba un privilegio, era una carga; adoro a mi hijo, pero muchas veces me he sentado frente a él sin saber cómo hablarle, cómo tratarlo o cómo hacerlo reaccionar, cómo guiarlo y cómo enseñarle a defenderse.

La angustia ante el futuro me quitaba el sueño, pues solamente somos él y yo. Cuando yo faltara, ¿quién lo protegería? ¿A quién le importaría tanto como para cuidar de él?


Con el tiempo aprendí que las crisis, los problemas y los contratiempos, sacan lo mejor o lo peor de las personas. Ahora, después de 40 años de vida de mi hijo, veo hacia atrás y puedo entender eso de “tener un privilegio”; privilegio de tener junto a mí a un ser tan dulce y bueno como mi hijo, alguien tan valioso que ante cada reto es más fuerte que muchos; cuando no podía caminar se esforzaba, cuando no podía leer o escribir lo seguía intentando, cuando anhelaba andar en bicicleta nos tomó mucho tiempo, pero lo logró, lo mismo nadar y la patineta… sólo no pudo ser piloto aviador, como quería. Tuve que explicarle que hay cosas que le cuestan mucho trabajo y que no todo lo que anhelamos lo podemos lograr. 

Tuve una hija que ya no está con nosotros, y Bruno y yo cuidamos de sus hijos. Sí, somos una familia peculiar: mamá, hijo y mis dos nietos. 

Y ahora veo el futuro con más tranquilidad, no porque espere que mis nietos cuiden de Bruno al 100, sino porque gracias a instituciones como CONFE, que lo ha capacitado para trabajar y vigilar su fuente de trabajo, y Fundación Inclúyeme, que lo encamina para tener una vida independiente, hacen que el acompañar a mi hijo sea más ligero y menos angustiante hacia el momento de mi partida, dejo a mis nietos dos brazos formados por gente capacitada a la que sí le importa las personas como Bruno y que son una extensión de familia del corazón que verán por mi hijo cuando yo ya no esté.

Mi preocupación, por ahora, es dejar armado el mecanismo de sustentabilidad económica, de estos mecanismos de apoyo para que quien acompañe a Bruno no tenga que preocuparse por lo económico.

Así pues, las familias se van armando a lo largo del tiempo por personas de la misma sangre, de los mismos afectos, de los mismos talentos o profesión, o de los mismos proyectos de vida.




Inclúyeme avanza

Vivir con Bienestar Emocional

viernes, abril 28, 2017

Con la participación de: Alma *, Nurit, Karen, Cecilia y Sara**

“Nada de nosotros sin nosotros” Activistas del movimiento de Vida Independiente

Alma Díaz, como Facilitadora del programa de Fundación Inclúyeme vive en un constante reto con la promoción de Bienestar Emocional de las usuarias del departamento con quienes trabaja. Con base en su experiencia asume que los proyectos de autodeterminación deben abordarse desde un enfoque multidimensional y aterrizarse desde el modelo social de la discapacidad y no duda en afirmar que cuando te desarrollas y especializas en materia de atención y promoción del desarrollo de Personas con Discapacidad Intelectual y dentro del Espectro Autista se obtienen experiencias de todo tipo.

Para ella, uno de los factores que mayor soporte brindan a la Fundación y sus programas que tiene, es apoyar su filosofía en los planteamientos de la Organización Mundial de la Salud, de la Organización de las Naciones, específicamente con la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad; instancia que señala que el 3 % de la población en el planeta presenta alguna DI (para México se estima entre el 2.8% y 3.5%) e indica la alta necesidad de ofertar servicios de programas, modelos y proyectos de vida independiente a PcDI y dEA.

A pesar de que el movimiento de vida independiente de PcD inicia hace más de 4 décadas en los Estados Unidos con estudiantes con discapacidades severas que se integraron al sistema educativo, grupos de padres que abogaban por mejores servicios, nuevos defensores que promulgaban la autogestión y autodeterminación, así como el nacimiento de leyes que garantizaban sus derechos civiles. Sin embargo, en México, ha mesurada su implementación siendo Fundación Inclúyeme una de las instituciones pioneras en replicar con éxito un esquema de vida independiente.

En materia de “Bienestar Emocional” Alma Díaz nos explica que ser “Facilitador” de PcDI implica considerarse un sistema de apoyo personal, una persona que brinde guía sin sobreprotección, que actúe como mediador y contribuya a la comprensión de diferentes situaciones, para lo cual es necesario que el profesional garantice la calidad de vida, autonomía y autodeterminación de los usuarios en los departamentos. Siendo imprescindible contar con un manejo de técnicas adecuadas para el manejo emocional y conductual.

Y es precisamente a partir del uso y aplicación de mecanismos adecuados, que la protagonista de este texto nos describe la forma en que las chicas usuarias del departamento han logrado familiarizarse y hacer suyos conceptos como Vida Independiente: “lo asocian a vivir independientes de sus familias, pero no solas”. Facilitador: “dicen que debe ser buena persona, portarse bien, escucharlas, platicar, enseñarles a hacer bien las cosas, pero sobre todo un apoyo para solucionar problemas”. Calidad de Vida la asocian con “estar bien, tranquila y ser independiente”. Bienestar Emocional: “estar bien, no triste, no enojarse, no tener problemas recibiendo el apoyo necesario para resolver lo que nos preocupa”. Algunas actividades que benefician el Bienestar Emocional son: convivencia (trabajo en equipo), actividades recreativas (salidas interdepartamentales), actividades en común (autodeterminación), retroalimentación y mediación (resolución de conflictos y problemas).

Alma ocupa a petición de las chicas el diálogo y retroalimentación como herramienta de acompañamiento y nos da ejemplos: “ellas misma proponen actividades para contribuir a su Bienestar Emocional: Nurit pide que se deben pensar bien las cosas y decidir por ella misma; mientras que Cecilia requiere le brinden apoyos visuales y hacer más actividades sociales; Karen Romano disfruta viendo películas; y Sara que la apoyen a controlarse. Personalmente para que funcionemos mejor en equipo, propongo comer bien y rico, decir lo que nos gusta y lo que no, platicar nuestras cosas y recibir retroalimentación, comunicación asertiva, grupo de apoyo, musicoterapia, técnicas de relajación, actividades y responsabilidades mutuas”.

“Para que funcionemos mejor en equipo, proponen comer bien y rico, decir lo que nos gusta y lo que no, platicar nuestras cosas y recibir retroalimentación. Y para la facilitadora, proponen una comunicación asertiva, grupo de apoyo, musicoterapia, técnicas de relajación, actividades y responsabilidades mutuas” afirma con convicción.

Con base en los anterior se podría agrupar las actividades realizadas en el departamento que más impactan en el Bienestar Emocional como: 1) Convivencia (trabajo en equipo), entendido como una acción donde cada usuaria hace una parte, pero todas con beneficio común. Ello influye de forma positiva porque permite compañerismo y sentido de pertenecía. 2) Actividades recreativas: actividades sociales (ya sea en los departamentos o fuera de ellos). Ello ayuda al uso adecuado del ocio y tiempo libre. 3) Actividades de autodeterminación, entendida como aquellas que fomenten su capacidad de elegir, tomar decisiones, resolver problemas, conocerse mejor, defenderse, marcarse objetivos e independencia. 4) Retroalimentación y mediación, entendidas como técnicas de resolución de conflictos y problemas, que involucran a todos los participantes.

La Facilitadora no duda en afirmar que Fundación Inclúyeme ha contribuido en el desarrollo personal, bienestar emocional y autodeterminación, no solo de las inquilinas del departamento a su cargo sino del programa de Vida Independiente en general, al abrirles las puertas, escucharlas, apoyarlas, dejarlas vivir la experiencia de estar en una casa propia, enseñarles a ser independientes, además de trabajar en brindarles seguimientos de nutrición, salud y ejercicio, con lo que se hacen responsables de sus actividades de vida diaria y gozan de actividades de recreación como las reuniones interdepartamentales, entre muchas otras.

Finalmente, expresa que es de suma importancia que las PcDI lleven una Vida Independiente, por su bienestar integral y aporte social, porque si bien en el proceso se encontrarán con retos a vencer, también con oportunidades, apoyos y ajustes, que impactaran en su bienestar físico, emocional, intelectual, social, financiero y espiritual. Pero para lograrlo es necesario que la sociedad elimine todas las barreras de participación, que difunda una cultura de inclusión, que permita aprovechar de su contribución al ejercer plenamente sus derechos.


*Alma Díaz, Facilitadora del programa de Vida Independiente de Fundación Inclúyeme **Usuarias del programa de Vida Independiente de Fundación Inclúyeme

Suscribiéndote al boletín, puedes mantenerte informado de las actividades de la Fundación.

  • * Requerido Quiero recibir el boletín