• Conoce el programa de vida independiente

Artículos

El Voluntariado, pilar de desarrollo

viernes, febrero 03, 2017


Por: Susana Barnetche *

Susana Barnetche, quien cuenta con una destacada trayectoria de más de 4 décadas de Voluntariado cuya actividad comparte, es su elección de vida a la que llegó a partir del desarrollo de habilidades que desconocía tener. En entrevista con Fundación Inclúyeme, nos compartió su visión acerca del crecimiento del Voluntariado a través del tiempo y los retos que enfrenta actualmente.


Inclúyeme: ¿Para usted qué es el Voluntariado?

Susana: Es una iniciativa personal a la que dedicas tu trabajo, tiempo y talento, y en ocasiones tus recursos para una causa que primeramente consideras justa y en consecuencia te seduce, de la que no esperas recibir nada a cambio mas que la satisfacción del deber cumplido. Saber que tu intervención fue, es y será de ayuda a una de las mil y un necesidades que existen.

Inclúyeme ¿Cómo inició su andar por el Voluntariado?

Susana: De niña estudié en un colegio de monjas, quienes nos convocaban a participar en actividades de ayuda a gente con escasos ingresos, apoyo a misiones, sustento de vocaciones entre otras. Siempre estaba atenta a las convocatorias y con frecuencia era reconocida por destacar en las colectas de recursos o artículos. Considero que desde pequeña descubrí tenía esta vocación, pero cuando tomé la decisión descubrí que ante la necesidad lo único que no puedo hacer es cerrar los ojos y cruzarme de brazos. Hoy en día lo que soy se lo debo al Voluntariado, mi esencia, mis habilidades las descubrí aquí.

Inclúyeme: ¿Cómo fue el proceso de discernimiento?

Susana: Durante mi infancia y juventud me mantuve cercana a las acciones de apoyo, pero ya habiendo formado una familia tomé la decisión de aceptar la oportunidad de ejercer el voluntariado a plenitud. Y con esta oportunidad, llegó también el compromiso de ser mejor persona cada día, de avanzar paso a paso, comenzando por el hogar, atendiendo las necesidades de mi familia. Así como hacerme buena administradora de mis tiempos y de mis recursos.

Inclúyeme: ¿Cuál es la situación actual de Voluntariado en el mundo y en México?

Susana: Independientemente de tu localización geográfica, para mí el ser humano está llamado a servir. En primer lugar debes obtener tu desarrollo y en la medida en que lo llevas a cabo llegarás a la conclusión de que una absoluta realización se obtiene sirviendo a los demás. Tú estructuras tu vida conforme avanzas en el voluntariado.

En el caso particular de nuestro país, estuvo estigmatizado durante mucho tiempo. Se sabe que inició por parte de las damas cortesanas aquellas que usaban gorro y guantes finos, las esposas de los altos funcionarios quienes no tenían una función específica dentro del gobierno fueron designadas para hacer algo más que aparecer en la foto. Y les designaron tareas asistenciales, llevando ayuda a la gente más necesitada; no dudo que hayan existido casos de buena voluntad pero lo que es un hecho es que fue muy juzgado y castigado por la opinión pública.

A la par, el voluntariado tenía directa relación con la iglesia, los sacerdotes y órdenes religiosas eran quienes realizaban dichas actividades, lo cual propició que tras las Leyes de Reforma el estado absorbiera todas estas tareas (atención a huérfanos, ancianos, etc.) rebasándolos en capacidad y cantidad, y ni qué decir de la calidad, surgiendo la necesidad de contar con asociaciones ciudadanas que auxiliaran las causas existentes en ese entonces.

El boom se presenta como resultado de la tragedia del temblor de 1985, en donde el grueso de la población se asumió y reconoció como voluntaria. Fue algo que verdaderamente nos marcó, siendo el gran detonante, la población se agrupó para encontrar soluciones a las problemáticas médicas, alimentarias, de búsqueda de víctimas. Ése es el antecedente más reciente y fuerte que tenemos en México. 


Inclúyeme: ¿Qué fortalezas y debilidades ve en el Voluntariado en México?

Susana: Entre los aspectos más sólidos considero que existe un deseo vehemente de ayudar a los demás. Es algo que poseemos de forma natural. Va con nuestra personalidad y características que tenemos como personas y como sociedad. En contraparte, una de las grandes debilidades que conservamos es la falta de confianza y de estructura en la captación y orientación a posibles voluntarios e instituciones; la organización si quiere voluntarios debe ofrecerles un programa en donde se sienta útil. Tienes que darle a cada quién lo que necesita poner en juego para sentir que lo que hace vale la pena. Es común que se confunda la actividad de voluntariado con ayudar en el tiempo que me sobra cuando no debe ser así, tienes que manejar tu agenda de manera que aquello que acordaste se cumpla.

Inclúyeme: ¿Cómo analiza el Voluntariado hacia la Discapacidad?

Susana: Soy de las personas que promueven la conciencia y respeto a derechos antes que recurrir a generar lástima. . La pedagogía del amor, debe ser un elemento en materia de discapacidad, por ello específicamente en este rubro considero que la misma actividad te forma y ayuda a crecer en capacidades y habilidades. Aprendes a ser voluntario siéndolo y haciendo las cosas.

Inclúyeme: ¿Cómo podemos desarrollar voluntariado?

Susana: Siempre que tengo la oportunidad de responder esta pregunta expongo que mi mejor deseo es que prueben las mieles del voluntariado. Se debe orientar el perfil de voluntario a las necesidades de la organización y viceversa. No hay voluntariado “de lo que sea”. Asimismo, considero que actualmente ya no es ensayo-error. Ya existimos instituciones que brindamos asesoría para que el voluntariado sea estructurado, efectivo y comprometido hacia la causa. Con base en metodologías, manuales y diferentes formas de abordar el tema para que sea atractiva, que la hagan suya.

Inclúyeme: ¿Hacia dónde se dirige el Voluntariado en nuestro país?

Susana: Con la reciente celebración de la Conferencia Mundial de Voluntariado en noviembre pasado, ahora nos toca a las organizaciones no dejar que decaiga el ímpetu y las fibras que se movieron. Un voluntario que no sabe trasmitir y compartir su pasión, se queda en un ser humano común; el voluntario tiene luz propia, levanta sus antenas y descubre las mil y un posibilidades para realizar un trabajo.

Hago una invitación a quienes estuvieron presentes a que sigamos tocando el tema del voluntariado, tenerlo como parte de nuestro lenguaje, ser un digno representante no del voluntarioso, sino del Voluntario. Irradiemos el movimiento, en todas las latitudes. El futuro está en fortalecer el sector, que haya instancias que capaciten a la población para que sepan qué se puede hacer, cómo mejorar, cómo ser más organizados, más transparentes. Le doy gracias a la vida por tener la oportunidad de servir.


*Directora RENOVACIÓN Centro de Desarrollo Comunitario; centro de desarrollo infantil que atiende a 320 niños de 45 días a 6 años, hijos de madres trabajadoras con escasos ingresos. Basados en la Pedagogía del Amor y la Teoría de las Inteligencias Múltiples, haciendo co-partícipes a los padres en la educación de sus hijos logramos que estos niños no se callejericen sino que aspiren a una educación que los lleve a superar el círculo de la pobreza. 

Directora General RENOVACIÓN, Unión de Fuerzas Unión de Esfuerzos, A.C. 1974 – actualidad (43 años) Centro de Desarrollo Infantil para 320 niños de 45 días a 6 años, hijos de madres trabajadoras con escasos ingresos. 

Directora/Presidenta RENOVACIÓN 2010 – 2016 (6 años) Impulsar y fortalecer el voluntariado para darle visibilidad e incidir en políticas públicas para favorecer su crecimiento y el apoyo gubernamental que requiere. Se apoya a personas, organizaciones y corporativos que quieran crear su voluntariado. 

Directora/Presidenta RENOVACIÓN /AMEVOL 1976 – 2014 (38 años) Representante Nacional IAVE (2001-2016)

Con voz propia

Ayudar es regalo de Dios

viernes, febrero 10, 2017

Por: Manuel Villavicencio

Cuando pasan cosas buenas y tengo la oportunidad de estar involucrado y cooperar con al menos un grano de arena, es regalo de Dios. Eso es Fundación Inclúyeme para mí.

La Fundación es esa institución que ayuda desinteresadamente a algunas personas en forma directa, las menos, y muchas más en forma indirecta a través de la transmisión de conocimiento y experiencias por medio de diferentes canales, en uno de los cuales tengo el privilegio de participar.

El conocimiento, siendo un valor que se acrecienta al ser compartido y en este caso, favoreciendo a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual y dentro del espectro autista, es invaluable en manos de quien lo posee y que, además, puede y aprende a ponerlo en práctica en beneficio de las familias y la gente involucrada con dicha persona.

Cuando se planteó la posibilidad de comunicar a través de un blog la información generada y las experiencias vividas, ambas por la labor diaria en los centros de trabajo, con las familias y en los departamentos donde viven los muchachos con discapacidad intelectual, beneficiarios del programa, y transmitir ese conocimiento a tal vez miles de familias que dentro de sus integrantes hay alguien con discapacidad, creí que si esto ayudaba a mejorar la calidad de vida de aunque fuera una persona y/o familia, todo este trabajo valdría la pena.

La satisfacción de ser creador del sitio web de Fundación Inclúyeme y co-creador del proyecto del blog como canal para la transmisión de dicho conocimiento, es de un valor incalculable. Con este esfuerzo hemos podido lograr que cada vez más familias y personas reciban apoyo de información y orientación con la seguridad de que si se quiere y se trabaja en ello, es posible.

La familia habla

Lo que tú crees lo creas

viernes, febrero 17, 2017

Por: Eli Sharon, 

Julio César Pérez y Salvador Alcalá Herrera

Mi nombre es Elia Ángeles Pini, mejor conocida como Eli en Caritas de Amistad A.C.; presido esta institución, soy psicóloga y madre de un joven con Síndrome de Asperger. Les comparto que la institución surgió en 2006, con la participación de tan solo 3 familias, quienes buscábamos ofrecer oportunidades a nuestros hijos con Síndrome de Asperger ante la desesperación de no contar con apoyos terapéuticos y oportunos.

Actualmente, Caritas de Amistad la formamos alrededor de 50 familias que acuden, ya sea los días lunes, miércoles y viernes de 9 a 13:30 horas con sus hijos al Programa Integral de Autismo, o bien,  la gran cantidad de familias que acuden los días sábados, junto con sus hijos y/o familiares, al Programa Integral de Síndrome de Asperger.

Desde el inicio de la organización, nos hemos enfrentado a múltiples desafíos, nunca ha sido fácil, pero nos hemos convencido de que lo significativo requiere fortaleza, tolerancia y perseverancia. Justo por ello, y no sólo como profesional sino como madre de un joven con Asperger, conozco intensamente la necesidad de que el pronóstico de cualquier chico, incluso sin ninguna discapacidad, totalmente neurotípico (“normal) no solo depende del apoyo que reciba, sino que la familia en general asume un rol básico en la integración al medio ambiente en general. El contexto familiar influirá notablemente en su desarrollo.

Ninguna persona es un proyecto terminado, se tiene la oportunidad de aprender y mejorar día a día. Me refiero a darse a la tarea amorosa de conocer realmente a tu hijo(a), más allá de los supuestos paradigmas y dogmas impuestos. Ver con el alma sus talentos, su esencia, sus virtudes, bendecir que ese ser maravilloso forme parte de tu vida, pero no como una extensión de tu clan transgeneracional, sino como un ser único.

Por lo anterior, dentro de Caritas de Amistad hemos generado un mecanismo de cercanía entre familias y usuarios, a través de tareas de voluntariado, brindando un aprendizaje basado en la sabiduría, el amor y la comprensión, contando con experiencias gratas y de gran significado para nosotros y los objetivos que tenemos; a continuación les comparto el testimonio del terapeuta, Julio César Pérez Salazar:

“En al año 2011, tras mi jubilación laboral, busqué nuevas opciones que me permitieran mantenerme activo y brindar mi experiencia y conocimientos en una de las carreras que estudié y que eventualmente ejercía. Así fue como encontré a Caritas de Amistad, en donde me incorporé para ofrecer mis servicios como Voluntario.

A partir de ese momento, asumí como un compromiso conocer a profundidad lo que es el Autismo y el Síndrome de Asperger, lo que se fortaleció con la convivencia cotidiana, las actividades de acuerdo a su programa de desarrollo, sus terapias, siempre teniendo como objetivo su bienestar, participando en todo lo que de acuerdo a mi preparación y posibilidades, yo podía realizar.

Comencé por participar solo los sábados unas cuantas horas, posteriormente y casi sin darme cuenta, ya me había integrado totalmente a esta actividad sintiéndome cada vez más atraído por ese compromiso de contribuir al desarrollo de los niños, adolescentes y adultos con el objetivo de que continúen sus estudios académicos a través de clases; también participo con los jóvenes y adultos con entrenamiento para su inclusión laboral, principalmente con sensibilización a diversas empresas.

Como voluntario estoy convencido de que el trabajo y la ayuda son recíprocos. Nosotros les damos a los usuarios de Caritas de Amistad, nuestro tiempo y talento y a cambio, ellos nos ayudan a ser mejores personas descubriendo habilidades que desconocíamos. Hay mucho por hacer, sumarse a esta causa es necesario, los invito a que se atrevan a conocer el verdadero amor incondicional”.


Otra de las experiencias de voluntariado que nos ha tocado vivir a la familia Caritas de Amistad, es el de Salvador Alcalá Herrera, ingeniero de profesión y quien tras nueve años de actividad en la asociación ve a nuestros usuarios como sus “sobrinos”. Les comparto fragmentos de su testimonio:

“Por azares de la vida y a través de mi hermana, quien es psicóloga, en el año de 2008, dos años después de fundarse Caritas de Amistad A.C., conocí a su fundadora Elia Ángeles. Con la curiosidad y hambre de conocimiento que me caracterizan, me di la oportunidad de conocer acerca del Síndrome de Asperger y, posteriormente, las actividades que realizan en la asociación.

Las reacciones de Christian, Yoshua, Pablo y algunos otros chicos con esta condición, me motivaron a pasar de observador a ayudar a colocar tabiques y arena (a mi manera, pues debo decirlo, yo no tengo un hijo o familiar con Asperger y tampoco soy psicólogo, mi especialidad es la ingeniería) para la construcción de algo que pensábamos que debería llegar a ser grande, contando con instalaciones adecuadas para las actividades.

Recuerdo que al principio eran solo unos cuantos papás con sus hijos que se reunían a terapias grupales e intercambiaban experiencias; posteriormente ingresó el Dr. Cruz con un equipo de estudiantes, que, aunque muy jóvenes, cuentan con toda la experiencia para brindar la atención y excelente disposición. Actualmente he visto pasar alrededor de 100 chicos con síndrome de Asperger o con Autismo por Caritas de Amistad y he sido partícipe de la paciencia y dedicación que les ha brindado el equipo que labora en la asociación, desde luego, con los excelentes resultados obtenidos, siempre estando al alcance de quien lo necesite realizando las gestiones y alianzas que sean necesarias.

Durante mi permanencia de casi 9 años en Caritas he logrado sentirme parte de esta familia, acudir con la cercanía y el cariño que uno siente hacia sus seres queridos, tan es así que a los chicos los veo como mis “sobrinos”, disfrutando sus logros y éxitos, como por ejemplo: Chicos con poca comunicación que en la actualidad se comunican mejor. Chicos que no hablaban y ahora lo hacen. Recuerdo un joven de 27 años que nunca se había dado una “maroma” en el piso y lo enseñamos. Otro más que a sus casi 20 años, nunca había viajado solo en transporte público y después de un tiempo llegaba solo a sus terapias.

En fin, mi testimonio puede verse como una biografía de Caritas de Amistad, pero para mí, el testimonio de éxito en cuanto a terapias a padres y chicos con Síndrome Asperger, se conjuga de manera estrecha con mi testimonio de éxito en mi trabajo de voluntariado para lograr formar y hacer crecer a Caritas de Amistad A.C. con la dirección y el cariño que le ha dado su presidenta: Elia Ángeles”.


Para finalizar quiero invitarlos a que se permitan un gran regalo, acércate a grupos de padres, forma parte de actividades de voluntariado, disfruta una gran experiencia que te permitirá conocer a personas desde otra perspectiva. Date permiso para que los latidos de un conjunto de corazones, acaben con tus miedos cristalizados. “Lo que tú crees lo creas”.

Inclúyeme avanza

Voluntarios que se han incluido

viernes, febrero 24, 2017

Por: Ana Cecilia Septién Godard *

En Fundación Inclúyeme promovemos que las personas con discapacidad intelectual y/o dentro del espectro autista tengan una mejor calidad de vida, para esto es importante que desarrollen habilidades que les permitan participar plenamente en diferentes ambientes, como por ejemplo: la escuela, el trabajo, actividades recreativas, culturales, entre otras.


Sin embargo, el que una persona cuente con habilidades para poder participar activamente en su comunidad, no es suficiente ni garantiza su inclusión. Hoy en día aún existen barreras sociales que evitan o dificultan que una persona con discapacidad, pueda ir al parque, asistir a la escuela o desempeñar un trabajo. Así tan cotidianas como pueden sonar esas actividades, no necesariamente son una realidad para esta población.


Por esta razón, en Inclúyeme nos apasiona compartir nuestro proyecto con el mayor número de personas posible. Con el paso del tiempo, nos hemos dado cuenta que una de las principales razones por las que no se incluye a las personas con discapacidad es porque no sabemos cómo hacerlo. Describir el trato que debe darse a una persona con discapacidad es tan difícil como describir el trato que debe darse a cualquier persona; sin duda éste debe ser respetuoso, cordial y contemplando a la persona como alguien particular con sus propios gustos, intereses y habilidades.


El convivir y relacionarse con las personas, nos permite conocerlos en mayor medida, entendiendo que cada uno de nosotros somos únicos. Lo mismo ocurre al convivir con las personas con discapacidad, lo que nos permite ir conociendo a las personas más allá de la discapacidad aprendiendo que esta es tan solo una característica más, pero que ésta no las define.


En Inclúyeme contamos con opciones de voluntariado directo de convivencia con las personas en actividades recreativas, apoyo para la toma de medidas antropométricas de los inquilinos con el objetivo de promover el cuidado a la salud; también hemos buscado apoyo para personas que acompañen a nuestros inquilinos en sus trayectos casa-trabajo-casa debido a que no todos tienen la capacidad de utilizar el transporte público de manera independiente, entre otras.


La convivencia directa sin duda es primordial para lograr el cambio social que buscamos, pero para poder lograrlo se requiere de muchas más cosas que la apertura social hacia la inclusión. Es por esto que también requerimos apoyo dentro del diseño, administración y seguimiento de los programas y la operación de los mismos.


Desde la constitución de Inclúyeme, muchas personas decidieron dedicar parte de su tiempo para apoyar a que un mayor número de niños con autismo pudiera contar con una educación acorde a sus necesidades de manera que pudieran desarrollar habilidades para la vida.


Hoy en día, contamos con un equipo directivo voluntario que día a día orienta nuestro trabajo, nos contagia su pasión y nos inyecta energía para seguir promoviendo e implementando acciones de desarrollo de habilidades de personas con discapacidad intelectual y/o dentro del espectro autista.


A lo largo de la historia de Inclúyeme han colaborado voluntariamente muchas otras personas que, con una visión profesional y cada uno desde su trinchera, han ido apoyando que el modelo y los programas de la institución se fortalezca. Asimismo, también contamos con personas que semanalmente, ya sea diario o algunos días a la semana, contribuyen con su tiempo apoyándonos en tareas cotidianas.

Como institución hemos aprendido a definir y delimitar los campos de acción para el Voluntariado, además de reconocer el potencial de nuestros participantes, conscientes de que cada individuo cuenta con habilidades, aptitudes y características particulares con base en las cuales se puede determinar las actividades en donde pueden aportar más a la causa. Con ello estamos garantizando que el trabajo de Voluntariado sea una actividad de desarrollo para Voluntario que impacte favorablemente en la organización y principalmente en sus usuarios.

Dentro de un proceso de mejora continua cada día hemos ido optimizando y dando forma a nuestras opciones de voluntariado, estableciendo distintos mecanismos de ingreso y permanencia y seguiremos fortaleciéndolos para poder aprovechar al máximo el talento de voluntarios en pro de la inclusión de personas con discapacidad.


Aprovecho este espacio para brindar un agradecimiento a todas aquellas personas voluntarias que dedican su tiempo y compromiso a promover y fomentar una mayor inclusión de personas con discapacidad, dentro y fuera de Inclúyeme, promoviendo un México más incluyente en donde se respeten y ejerzan los derechos de las personas con discapacidad.

Si te interesa conocer más formas en las que puedes apoyar ingresa a la siguiente liga, www.incluyeme.org/Apoyo o envíanos un correo a contacto@incluyeme.org También pueden encontrar convocatorias a proyectos específicos de apoyo en las plataformas Appúntate y Aporta  ¡Inclúyete en Inclúyeme!


*Directora de Desarrollo de Fundación Inclúyeme

Suscribiéndote al boletín, puedes mantenerte informado de las actividades de la Fundación.

  • * Requerido Quiero recibir el boletín