Encuentro
  • Conoce el programa de vida independiente

Artículos

Bienestar material, fundamental en el desarrollo de las PcDI

viernes, septiembre 02, 2016

Por: Rita Romanowsky



El concepto de calidad de vida es complejo. Ha sido abordado desde la sociología, las ciencias políticas, la psicología, la medicina, entre otros. Muchos autores han intentado definir el concepto con claridad, llegando a la conclusión de que habría que distinguir entre diversos dominios para hacerlo en forma efectiva.

Con frecuencia se usa el término de bienestar como un sinónimo de calidad de vida, para lo cual debemos aclarar que el concepto es multidimensional, pues no es un solo factor el que determina la calidad de vida de una persona, sino que ésta depende de la sociedad en la que el individuo vive y se desarrolla. 


La conceptualización ha evolucionado a través del tiempo. Nos ha hecho reflexionar de modo distinto con respecto a las personas que se encuentran al margen de la participación social y en la forma de cambiar a las organizaciones, los sistemas y la comunidad para aumentar su bienestar personal. No quedan exentos de éste modelo las Personas con Discapacidad Intelectual (PcDI).

Existen autores reconocidos en el desarrollo y estudio de la calidad de vida de las PcDI. Uno de los más reconocidos es Robert L. Schalock, quien en 2005 planteó un modelo sustentado en 4 premisas importantes: 1.- La calidad de vida es multidimensional y está influida por factores personales y ambientales y su interacción. 2.- La calidad de vida tiene los mismos componentes para todas las personas. 3.- La calidad de vida tiene componentes subjetivos y objetivos. 4.- La calidad de vida se mejora con la autodeterminación, los recursos, el propósito de vida y un sentido de pertenencia.

A partir de lo anterior, se han delimitado las dimensiones y los indicadores de calidad descritos en el siguiente cuadro: 

 

Dimensiones

Indicadores

Bienestar emocional

Alegría, autoconcepto, ausencia de estrés

Relaciones interpersonales

Interacciones, relaciones de amistad, apoyos

Bienestar material

Derechos, económico, seguridad, alimentos, empleo, pertenencias, estatus socioeconómico.

Desarrollo personal

Educación, competencia personal, realización

Bienestar físico

Atención sanitaria, estado de salud, actividades de la vida diaria, ocio

Autodeterminación

Autonomía, control personal, metas y valores personales, elecciones

Inclusión social

Integración y participación en la comunidad, roles comunitarios, apoyos sociales

Derechos

Legales y humanos (dignidad y respeto)


Una vez comprendido en forma general el concepto, podemos hablar en forma más amplia y detallada del indicador de Bienestar Material, siendo éste de suma importancia para todas las personas y por su misma proyección hacia las PcDI toma matices complejos, pero que se debe promover y propiciar su desarrollo.

Para potenciar este indicador tenemos que hablar de permitir la propiedad (que ellos puedan elegir en dónde vivir), defender la seguridad financiera (que puedan manejar sus presupuestos, cuentas de banco, etc.), asegurar ambientes seguros (que no estén expuestos a peligros), alimentos (elegir sus comidas de acuerdo a un presupuesto y contenido nutricional) empleo con apoyo (brindar el respaldo necesario para poder sostener un trabajo), fomentar posesiones (tener sus propias pertenencias).

Las barreras sociales que enfrentan las PcDI en el ámbito laboral, social, entre otros, son fuertes impedimentos para el desarrollo del bienestar material. Todavía en nuestro país, existen grandes obstáculos para que sean parte de la fuerza productiva, generen ingresos dignos que puedan, como se mencionó anteriormente, dar una seguridad financiera y por tanto ser poseedores de los beneficios comunes a todos los ciudadanos. 




Aunado a ello, las PcDI requieren del diseño de un perfil de apoyos en cuanto a éste y el resto de los indicadores de Calidad de Vida. En cuanto a la dimensión del Bienestar Material, será necesario implementar sistemas de apoyos para que ellos puedan administrar su economía personal, manejo del presupuesto y manejo del dinero.

La vida independiente de las personas con discapacidad y su calidad de vida podrán lograrse en el momento que podamos conceptualizarlos como personas capaces de tener una vida digna, en igualdad de condiciones de los demás. Creando conciencia, abriendo oportunidades y brindando los apoyos necesarios con elementos al igual que en otros países. El bienestar material es una parte fundamental para ello.



Bibliografía 1. Verdugo, M, A. (2009).Cómo mejorar la Calidad de Vida de las personas con discapacidad. Instrumentos y estrategias de evaluación. Salamanca. Amarú. 2. Dimensiones de Calidad de Vida e Indicadores de Calidad (Schalock y Verdugo, 2002).

Con voz propia

La vida diaria y los bienes materiales

viernes, septiembre 09, 2016

Por: Jimena y Alejandra en colaboración con Judith


Cuando les pregunté a Jimena y Alejandra, inquilinas de uno de los departamentos de Fundación Inclúyeme, ¿qué es lo que más disfrutan de vivir en una casa independiente de sus familias? Ambas coincidieron en que la autonomía de tiempo y espacio, que potencializa su desarrollo hacia su inclusión a la vida laboral y social.

El bienestar material, es una de las aristas del desarrollo de los seres humanos, por ello Fundación Inclúyeme dentro del Programa Vida Independiente, genera las condiciones necesarias para que los habitantes de sus departamentos cuenten con los apoyos suficientes y los utilicen en beneficio de su proceso de autonomía. 


Con la certeza que nos brinda convivir en el día a día, conocernos como facilitadora e inquilinas, cada una cumple una función especial para involucrarnos y familiarizarnos en el manejo y cuidado de los bienes materiales, desde los accesorios del departamento, hasta los ingresos que perciben en sus trabajos.

En el caso de las inquilinas de este departamento, que es prácticamente de reciente apertura, una de las primeras actividades que realizamos fue el acomodo y distribución de los muebles y materiales en áreas comunes como sala, comedor, cocina, cuarto de servicio, con todos los insumos que proporciona la Fundación.

Posteriormente con Jimena y Ale, llevamos a cabo la elección de sus habitaciones, tomando en cuenta las necesidades particulares de cada una; es importante señalar que en su espacio ellas tienen la libertad de adornar y acomodar, con el objetivo de brindarles independencia y pertenencia. En cuanto a los objetos que llevan al departamento tenemos algunos lineamientos de convivencia, en los que pueden llevar al departamento lo que consideren hará más cómoda su estancia; fomentando el respeto y el cuidado hacia las cosas de las compañeras.

Otro campo de desarrollo de habilidades y experiencias ha sido el manejo de sus propios ingresos, que perciben en sus empleos. Ale trabaja para la empresa SCM mensajería y paquetería y Jime en La Casita de San Ángel, elaborando materiales de foami. ¿Qué sintieron cuando recibieron su primer salario? Jimena: Fue un momento muy padre, es como un premio a todo el esfuerzo que estás haciendo, es algo maravilloso que agradezco haber podido vivir. Y por eso seguiré echándole muchas ganas para que continúe siendo así por mucho tiempo más. Alejandra: Sentí alegría de estar ganando mi propio dinero realizando una actividad que me gusta y disfruto.

¿Hay algo que hayan comprado con su primer salario y recuerden con satisfacción? Alejandra: No recuerdo con precisión, pero seguramente fue ropa o algún accesorio personal. Jimena: La verdad no hay algo que recuerde con más satisfacción, pero desde el principio supe que hay que cuidar en qué gastas tu dinero, pensar bien si lo necesitas, por ejemplo, ropa, zapatos, tenis, etc.

¿Les gusta ahorrar? Jimena: En mi caso sí. De lo que gano en mi trabajo, primero lo ocupo en lo que más necesito y me sirve, poco a poco he ido aprendiendo a gastar en lo más importante. Alejandra: A mí me cuesta más trabajo, no ahorro, pero tampoco malgasto mi dinero.



Cuando comenzaron a usar dinero, ¿qué fue lo más complicado? Jimena: Lo más difícil ha sido el manejo del efectivo, saber cuánto debes pagar por lo que estás comprando, cuánto te deben devolver y conocer con precisión las monedas y billetes. Alejandra: Al principio el uso de transporte público me costó esfuerzo, porque algunos tienen un costo diferente y no se pagan en el mismo lugar. Pero también la distribución del dinero, decir esto es para comprar tal o cual cosa.

Por lo anterior, hemos utilizado un mecanismo para facilitarles el manejo del dinero, pues son cosas indispensables en las que se les debe brindar la orientación necesaria. Cada una tiene un conocimiento distinto. En el caso de Ale, ha sido más fácil el proceso pues ya contaba con cierta experiencia al respecto. Para Jimena el seguimiento continúa para familiarizarla con el manejo de las monedas y los billetes. Por ejemplo cuando vamos al súper mercado, ellas me apoyan para llevar el conteo del recurso disponible, hacemos la suma de los costos de los productos comprados para que ellas tengan conocimiento de cómo realizar los gastos.

Materialmente, ¿qué es lo que más extrañan de sus casas? Jimena: Creo que mi cuarto, por ser el espacio en donde crecí. Además de ser la casa de mis abuelos, en donde viví durante muchos años, mi cuarto se convirtió en un espacio propio, es donde viví tanto cosas buenas como cosas difíciles, cosas muy significativas en mi vida. Ale: Yo me siento muy cómoda en este departamento, cuenta con todo lo necesario, pero en ocasiones extraño la convivencia de la familia, realmente no hay algo material que extrañe.

Si pudieran adquirir algo para este su departamento, ¿qué sería? Ale: Creo que nos hace falta un reloj, me gustaría que tuviéramos uno. Seguramente que nos vamos a organizar para adquirirlo. Jimena: Yo creo que algunos cuadros, tenemos algunas cosas decorativas, pero me gustaría que tuviéramos muchas más.

Es importante destacar que para Fundación Inclúyeme, es primordial que los departamentos sean cómodos, seguros, cuenten con ubicación estratégica, no solo a los centros de trabajos de los inquilinos, sino de los servicios como transporte, centros comerciales, lugares de diversión, etc. 


Particularmente, en coordinación con el área de Servicios Generales, trabajamos en el cuidado de los recursos, desde los materiales de limpieza y otros insumos, hasta los servicios como luz, agua y gas. Entre nosotras cuidamos no dejar focos encendidos cuando no se ocupan, o llaves de agua abiertas. De alguna forma es parte de la responsabilidad de los facilitadores, apoyarles para que adquieran esos hábitos en beneficio de los recursos que todos usamos en la vida diaria.

La familia habla

Bienestar Material a la Familia Inclúyeme

viernes, septiembre 23, 2016

Por: Enrique Grapa

En Fundación Inclúyeme se ha adaptado el modelo de Calidad de Vida propuesto por Robert L. Schalock y Miguel Ángel Verdugo, con el objetivo de desarrollar la dimensión del Bienestar Material, a través de procesos objetivos y mediante un cuestionario que ayuda a realizar evaluaciones periódicas de los siguientes temas que se han consultado con mi hija Nurit y conmigo:

¿Tiene el dinero que necesita? ¿Ahorra? El lugar donde vive ¿es cómodo y seguro? ¿Dónde trabaja es cómodo y seguro? ¿Tiene acceso a la información? ¿Tiene acceso a la nueva tecnología? ¿Tiene las cosas que necesita para sus aficiones? ¿Tiene lo que necesita para vivir dignamente? ¿Tiene los apoyos necesarios?

Yo particularmente, encuentro los departamentos habitacionales de Inclúyeme bien equipados con las necesidades básicas cubiertas, tales como mobiliario, acceso a internet, cuidados de limpieza básicos, etc., que aportan a una mejor situación individual. Mi hija y yo estamos muy satisfechos con su hogar y calificamos muy positivamente las mediciones indicadas. Sin embargo, hay que reconocer y enfrentar otras realidades que califican nuestra vida y los invito a reflexionar sobre tres aspectos básicos:

1) Sus padres no seremos eternos y es probable que ella nos sobreviva por muchos años, típicamente los mismos que yo tenía cuando nació, es decir 25 años. Esto asumiendo que ambos vivamos los mismos años. 2) Mientras que su hermano y resto de la familia son muy cercanos a ella y seguramente la cuidaran, sin embargo tienen su vida y obligaciones propias para con su familia que no espero sacrifiquen por atender a mi hija. 
Es decir, entre más organizado se los deje mejor para todos. 3) La búsqueda de la calidad de vida, debe considerarse a lo largo de la vida de mi hija no de la mía, mis preparativos para que esto suceda, deben dejarme tranquilo en vida de lo que pasara con ella después de mí. 


Mis preocupaciones materiales son principalmente dos: el cuidado de su salud y el cuidado de los gastos necesarios para el resto de su vida, por ello me he ocupado en buscar e implementar soluciones factibles. En lo referente a la cobertura de los gastos previsibles, se debe uno enfocar al ahorro o a esquemas que les garantice su manutención considerando la inflación, hay variedad de opciones y todas requieren esfuerzos, tales como dejarles el usufructo de una propiedad o una pensión alimenticia con una institución reconocida que perdure en el tiempo de su vida.

En mi caso particular, decidí contratar una póliza de pensión alimenticia vitalicia, con incrementos por inflación, con GNP vía Grupo Ainbinder, ésta se basa en un seguro de vida y una aportación inicial. GNP ha venido pagándole a Inclúyeme esta pensión desde hace 2 años. Es decir, ya tengo implementada una solución para esta parte del esquema.

Actualmente estoy resolviendo lo relacionado con sus gastos diurnos en la institución a la que asiste y los gastos de compras y entretenimiento. Para cubrir a la institución pretendo contratar otro esquema igual al de GNP que le deposite en una cuenta y le pague a la institución dejando un remanente para sus gastos personales, Nurit cuenta con una tarjeta de débito donde deposita su salario. Una vez que aprenda a manejarla mejor y tengamos un esquema de supervisión de esta, podré instrumentar la solución a largo plazo con la ayuda de mi hijo y los familiares cercanos.

 

Finalmente me preocupa y ocupa el tema de gastos médicos imprevistos, por el momento la tengo en un seguro ligado a mi pensión por jubilación de una empresa, si esta deja de existir tendría que recurrir a otro esquema, ya sea público o privado, el seguro popular es una opción de solución en el sector público. Al buscar soluciones privadas tipo seguro de gastos médicos mayores, me he estado topando con pared, porque algunos seguros de gastos médicos privados no aseguran a personas con discapacidad intelectual, espero que lo hagan y a costos razonables, espero también que me funcione la protección de gastos médicos asociada a mis dependientes de la pensión empresarial, en caso contrario buscare más activamente un seguro privado razonable, si no lo consigo la asegurare en el seguro popular.

Es evidente que los pasos a seguir para cuidar del bienestar material son necesarios e indispensables, pero no suficientes, el desarrollo emocional y otros factores deben complementar el bienestar material, por ello los invito a conversar con las expertas de Fundación Inclúyeme sobre los círculos de soporte. Un abrazo.



Bibliografía 1. Verdugo, M, A. (2009).Cómo mejorar la Calidad de Vida de las personas con discapacidad. Instrumentos y estrategias de evaluación. Salamanca. Amarú. 

2. Dimensiones de Calidad de Vida e Indicadores de Calidad (Schalock y Verdugo, 2002).

Inclúyeme avanza

Mantenimiento y funcionalidad de nuestros departamentos

viernes, septiembre 16, 2016

Por: Aurelio Zúñiga

El Programa de Vida Independiente Adulta (VIA), es uno de los proyectos que tenemos en Fundación Inclúyeme, actualmente con 26 inquilinos de igual número de familias el cual nació con grandes expectativas que hemos ido solventado con el paso del tiempo, siempre con la dedicación que nos caracteriza.

Por su naturaleza innovadora, el inicio fue retador por todas las dudas que como equipo tuvimos, por lo que nos centramos en definir el proceso de lo que haríamos y cómo lo llevaríamos a la realidad en cuestión de infraestructura, teniendo como meta contribuir a la inclusión y autonomía de las personas con discapacidad intelectual.

El primer paso fue conseguir departamentos ubicados en diferentes puntos de la Ciudad de México, tomando en cuenta que contaran con ubicaciones estratégicas, pensando principalmente en el bienestar de las Personas con Discapacidad Intelectual, que serían y son los inquilinos de dichos domicilios. Pusimos en marcha la búsqueda, revisamos diversas opciones y decidimos que los primeros departamentos que se acondicionaran fueran los ubicados en la colonia Del Valle, los cuales requerían una completa remodelación, desde la rehabilitación de muros y pisos, su ampliación, hasta aplanados y decoración.

Con todo el proceso que llevamos a cabo en las dos primeras ubicaciones, obtuvimos una guía que repetimos en los siguientes departamentos y hemos ido mejorando, con la participación de todos los involucrados. A continuación les explicaré con más detalles toda la labor que realizamos: La habilitación de un departamento requiere de un seguimiento detallado, enlistar las reparaciones y materiales necesarios, la contratación de trabajadores (electricistas, albañiles, plomeros, carpinteros, etc.) y la supervisión correspondiente, hasta que se concluyen de manera satisfactoria todos los trabajos.

Para lograr lo anterior, formamos un grupo que ayuda a determinar cómo lo íbamos a hacer, cuál sería el diseño, su amueblado y decoración, tomando en cuenta la opinión de padres de familia, pero sobre todo de los futuros habitantes y que ellos sean quienes escojan los artículos decorativos para que desde el inicio sientan el espacio como propio y ayudarles a su integración.

Con el objetivo de no pasar por alto ningún aspecto material, revisamos cada punto del lugar, es decir, desde la cocina, comedor, sala, recamaras y baños, en todo, tanto en mobiliario como en accesorios, hasta el mínimo detalle como apagadores, contactos, focos, chapas, puertas, pisos, boiler, regaderas, entre otros, son importantes para la plena estancia de los habitantes. Con lo anterior, casi tenemos el nuevo departamento listo para ser habitado, pero al mismo tiempo de los procesos anteriores, es importante gestionar y contratar los servicios correspondientes como predio, luz, agua, gas, televisión, internet, telefonía, predio, etc., los cuales se necesitan pagar periódicamente.

Una vez que se logró el acondicionamiento del departamento, surge la labor de dar mantenimiento, tanto preventivo como correctivo, si se da el caso. Una acción para facilitar estas tareas es la elaboración de bitácoras que nos permitan atender y cubrir cada necesidad en tiempo y forma. Uno de los retos a los que como fundación nos hemos enfrentado, es a la aceptación de los vecinos quienes en ocasiones por falta de información se oponen al avance del programa. Por ello como primer responsable de las tareas de instalación, si es necesario llevo a cabo reuniones informativas, aclarando dudas, tomando en cuenta sus comentarios y generando consensos.

Algo no menos importante es asegurarnos de que se cuenten con los suministros de despensa y productos para la limpieza que se requieren en el día a día, encargándome personalmente de su adquisición y distribución. Lo que se complementa con una “caja chica” a cargo del (la) facilitador (a) para la compra de algunos productos, principalmente perecederos, elevando la comodidad de los jóvenes inquilinos y facilitando su Vida Adulta Independiente.

Todo lo descrito se aplica en los ocho departamentos de nuestra Fundación, ubicados en la Ciudad de México (5) y en el municipio de Huixquilucan (3), Estado de México, teniendo como objetivo llegar a 10 en lo que resta de 2016. Ésta es parte de la contribución de un servidor al bienestar de jóvenes con discapacidad intelectual, una tarea muy exigente para mantener todo en orden, se requiere de una dedicación y compromiso total; pero la recompensa está en la satisfacción de ver cómo les cambia la vida radicalmente, la emoción que viven, la libertad que sienten, el entusiasmo de participar en lo que les rodea y impulsarles a convivir en una sociedad que puede ser cada vez más incluyente.

Suscribiéndote al boletín, puedes mantenerte informado de las actividades de la Fundación.

  • * Requerido Quiero recibir el boletín